Bases para lograr una cadena lechera en Cuba

Con 36 meses de ejecución, el proyecto Focal deja huellas y lecciones en la ganadería cubana.

Archivo IPS Cuba

A partir de Focal, el Ministerio -cubano- de la Agricultura ideó un programa para crear 971 puntos de acopio y enfriamiento de leche.

La Habana, 13 mar.- La pérdida de 10 por ciento del total de la leche acopiada por productores ganaderos motivó crear un proyecto que obtuvo un modelo piloto de cadena lechera en Cuba, que hoy asume costosas importaciones del necesario alimento.

Financiada por la Unión Europea y ejecutado por organizaciones no gubernamentales como CARE (Francia), Oikos (Portugal), Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) y Sociedad Meteorológica de Cuba (Sometcuba), la iniciativa creó capacidades en municipios de Sancti Spíritus y Camagüey (en el centro del país) para establecer vínculos desde la alimentación animal hasta la producción de derivados lácteos.

Bajo el título de Fortalecimiento de la cadena de valor de la leche (Focal), el proyecto desarrollado entre 2011 y 2014 tuvo como objetivo aprovechar las experiencias y lecciones generadas por CARE y ACPA en intervenciones anteriores en el sector lechero cubano.

Con enfoque integrado, esta experiencia incluyó a todos los niveles de la cadena de valor diaria de la leche desde la finca, cooperativas agropecuarias, centros de enfriamiento hasta la industria, con el fin de mejorar la seguridad alimentaria en dos municipios por cada una de las provincias.

Ambos territorios fueron seleccionados por sus altos volúmenes productivos.

“Focal ha sido una escuela. Yo era un productor con pocos resultados y ahora soy uno de los mejores en la cooperativa. Obtenía 8.000 litros en el año y ahora entrego ente 15.000 y 20.000 litros”, dijo con satisfacción José Félix, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) “Bienvenido Pardillo”, en Sancti Spíritus.

Como resultado de la acometida, los municipios de La Sierpe, Sancti Spíritus, Esmeralda y Jimaguayú, mejoraron la disponibilidad y calidad de la leche y productos lácteos por medio de un modelo piloto sostenible de integración a ciclo cerrado de la cadena productiva. Es decir, abarca el manejo del ordeño, enfriamiento-conservación de la leche, acopio, procesamiento y comercialización.

El proyecto completó los puntos de enfriamiento y conservación de leche, reordenó las rutas de recogida, mejoró tecnológicamente dos camiones isotérmicos en cada provincia para el traslado hacia la industria, montó mini-plantas y capacitó a los actores de diferentes niveles en asuntos productivos y de género.

“La leche y otros productos lácteos como queso y yogurt que procesemos son para el consumo del municipio. Ahorramos por concepto de combustible al no tener que traerlos desde la fábrica más cercana, que está a 100 kilómetros”, explicó a la Redacción IPS Cuba Nivaldo Martínez, al frente del mini complejo lácteo de Esmeralda.

Para ajustarse al lema de “Realidad versus utopía por una cadena lechera”, estos territorios incrementaron sus volúmenes de producción lechera, cuentan con mini industrias para el procesamiento de leche fluida, queso, yogurt y crema y redujeron la existencia de leche ácida a menos de dos por ciento.

Según Robier Hernández, co-director de Focal por ACPA, entre sus logros se encuentran también transitar de un equipo de coordinación a un equipo multidisciplinario de implementación, la integración de las autoridades locales y representaciones del estatal Grupo Empresarial de la Industria Alimentaria, y la inclusión de diferentes formas de producción cooperativa.

“He visto tremendo cambio (con Focal). La vaquería estaba en mal estado, sin pisos ni techos ni agua. Ahora tenemos hasta molinos a viento y sistema de agua”, relató Georgina Guibert, jefa del colectivo El Jigüey, en Camagüey.

Con todo ello, “ha aumentado la cantidad de leche que acopiamos y mejorado la calidad. Antes se echaba a perder mientras esperábamos a que la recogieran o el camión llegaba antes que los ordeñadores terminaran su trabajo. También ha crecido el salario de los trabajadores”, dijo.

Focal dejó una larga lista de buenas prácticas en la cadena de valor, el segmento producción- acopio- procesamiento, el sistema de trabajo en la finca y el aporte de los servicios técnicos de extensión que este demanda y la información meteorológica que Sometcuba brinda al productor, con un lenguaje preciso, sencillo y asequible.

Marisela Díaz, directora de ciencia y técnica del Ministerio de la Agricultura, destacó la importancia de esta experiencia que deja huellas en otros proyectos internacionales en ejecución y la práctica de trabajo integrado.

Según Teresa Mayor, de la dirección de ganadería de la cartera, de los resultados de Focal partió el programa de creación de 971 puntos de acopio y enfriamiento de leche que desarrolla en la actualidad su ministerio. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.