Cuba abre las puertas a la energía renovable

El sector energético es responsable del 60 por ciento del total de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

El gobierno cubano incluyó la incorporación de las fuentes renovables de energía en la actual reforma económica.

La Habana, 5 jun.-  Cuba cuenta con capacidades para extender más el uso de las fuentes renovables de energía y colaborar con otras naciones en esta área, cuyo principal objetivo es la reducción del empleo de combustibles fósiles, coinciden especialistas reunidos en una conferencia que concluye hoy.

Durante la XII Conferencia Mundial de Energía Eólica, desarrollada en La Habana desde el pasado 3 de junio, trascendió que la nación caribeña estudia y proyecta inversiones en las energías eólica, fotovoltaica y solar, entre otras, con vistas a que en 2030 el 10 por ciento de la energía provenga de fuentes renovables.

Para ello, trabajan de forma coordinada autoridades, universidades, empresas y centros de investigación en la búsqueda de soluciones, bajo el principio de lograr un desarrollo sustentable en lo económico y lo medio ambiental.

Varias organizaciones internacionales presentes en la cita, que sesionó bajo el lema de “Abriendo las puertas a los vientos caribeños”, se pronunciaron sobre las posibilidades de brindar apoyo a los programas nacionales que implementa el Estado cubano en este sector.

Bárbara Pesce-Monteiro, coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas, destacó que el nuevo plan para Cuba del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) -que regirá en los próximos cinco años- incluye como elementos claves la eficiencia energética y la energía renovable.

“Fomentamos la transferencia de modernas tecnologías con énfasis en fuentes renovables, a partir de programas demostrativos a nivel de comunidades, cooperativas y de la vinculación de las industrias manufactureras nacionales”, precisó.

El PNUD también trabaja en pos de la sostenibilidad de las inversiones, fortaleciendo las capacidades para la realización de estudios de factibilidad técnico-económica y la creación y replicación de esquemas de financiamiento.

Por su parte, Victorio Oxilia, secretario ejecutivo de la Organización Latinoamericana y Caribeña de Energía, ratificó el compromiso de su entidad de cooperar con Cuba en la implementación de políticas orientadas “a dar seguridad energética e impulsar el desarrollo energético sostenible para el fomento del sector productivo y la búsqueda de mejores condiciones de vida para la población”.

Asimismo, en los debates se remarcó la importancia de la colaboración interregional, en América Latina y el Caribe, sobre la utilización de estas fuentes alternativas.

Kai Bethke, al frente de la Oficina Regional de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (Onudi), elogió el compromiso del gobierno de Cuba con  el desarrollo tecnológico y “la cooperación con los países vecinos”.
A su juicio, el país “implementa conceptos olvidados hace mucho tiempo: cooperación y solidaridad”.

ONUDI trabaja con los países miembros buscando soluciones viables técnicamente y que tenga sentido económico la implementación de modelos.

“Los modelos buscan la integración y la combinación de tres dimensiones: crear oportunidades de viabilidad económica sustentable, impulsar el uso de energías renovables para actividades de producción y de la industria, y apoyar modelos de manejo económico sustentables”, explicó.

En la XII Conferencia Mundial de Energía Eólica, participaron unos 500 delegados de 40 países para debatir sobre temas como riesgos ante huracanes, oportunidades de aerogeneradores en Cuba y el Caribe y el empleo de la biomasa, entre otros.

En el principal encuentro sobre energía eólica en el mundo, se analizaron también los sistemas híbridos aire-diesel-solar, la energía fotovoltaica, las potencialidades de los vientos en el Caribe y otras regiones, el cambio climático y la energía renovable.

Datos de organismos internacionales indican que una de cada cinco personas en el mundo carece de acceso a la electricidad. Cerca de 3.000 millones de seres humanos usan madera, carbón mineral y vegetal y residuos de animales para cocinar y calentar sus viviendas. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.