Cuba ante el reto de la recuperación azucarera

Desde el siglo XIX y hasta finales del XX, Cuba fue el mayor exportador mundial de azúcar.

Jorge Luis Baños - IPS

Se aspira a una producción azucarera eficiente y amigable con el medio ambiente.

La Habana, 8 sept.- La aspiración de Cuba de recuperar su producción de caña de azúcar a partir del aumento de los rendimientos agrícolas y la renovación de las áreas, deberá estar acompañada de la participación activa de los técnicos del sector y de prácticas amigables con el medio ambiente.

Sobre el protagonismo de los profesionales insertados en la agroindustria, su papel y retos en las actuales transformaciones del sector azucarero, debatieron delegados al Congreso 50 de la Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (Atac), realizado del 5 al 7 de septiembre en La Habana con cerca de 200 delegados cubanos y ponentes de México, Venezuela, Brasil, Uruguay y Alemania, entre otros.

De acuerdo con declaraciones del presidente de la Atac, Eduardo Lamadrid, hay una influencia de los técnicos y profesionales en los discretos avances productivos de la última zafra, pero lo más importante es pensar y concentrarse en lo que falta por lograr.

La zafra azucarera cubana, que se extendió más de lo previsto y en la que operaron 46 ingenios, terminó con una producción estimada extraoficialmente en alrededor de un millón 300 mil toneladas, por encima de la de 2011, calculada en algo más de un millón 100 mil toneladas.

No obstante, en el país persisten los rendimientos agrícolas muy por debajo de la media mundial, lo cual, junto a reiteradas roturas en la industria en tiempo de molienda se traduce en zafras ineficientes y en un aprovechamiento de las capacidades industriales de apenas 60 por ciento.

A juicio de Lamadrid, la preparación y capacidad del personal técnico tiene que expresarse en los resultados que se obtengan, tanto en el campo como en la industria y en la fabricación de derivados de la caña.

El evento técnico del congreso analizó los aspectos más relevantes de la producción de caña, azúcar y derivados: semillas, riego y variedades de la gramínea, así como elementos relacionados con la energía y el medio ambiente.

Justo por el impacto medioambiental negativo que tiene la industria azucarera y a diferencia de un lustro atrás, Cuba dedica especial atención a los diferentes aspectos que podrían hacer de la producción de azúcar un sector amigable con el entorno.

Para Fidel Doménech, jefe del Centro Nacional de Gestión del Medio Ambiente del grupo azucarero AZUGRUP (creado tras la extinción del Ministerio del Azúcar), “se trata de producir azúcar porque la economía lo necesita, pero tiene que ser una producción eficiente y coherente con el medio ambiente”.

Por esa razón, dijo, “todas las medidas que tomamos van encaminadas a producir respetando el entorno, y se trabaja sobre todo en eliminar las dificultades existentes, para lo cual se requiere del concurso del capital humano y de inversiones”.

Como parte de las medidas para la actualización del modelo económico cubano aprobadas en abril de 2011, en el VI Congreso del Partido Comunista, desapareció el Ministerio del Azúcar, surgió el grupo AZCUBA, dentro de un proceso para deslindar funciones de carácter empresarial de las gubernamentales, destacó en el congreso Wilson Morell, vicepresidente de AZCUBA.

Otras transformaciones fueron el aumento del precio de la caña, que estimula a los productores; la aprobación de un esquema de financiamiento a los agricultores cañeros a través de créditos comerciales, renegociación de viejas deudas a productores y empresas estatales e introducción de un esquema financiero en divisas a AZCUBA para la adquisición de los recursos necesarios.

Según Wilson, entre las perspectivas de la otrora primera industria de la isla están incrementar el área bajo riego de nueve a 27 por ciento, continuar la renovación de máquinas agrícolas y medios de transporte y el uso de técnicas que aumenten la calidad y frescura de la caña.

Cuba, que desde finales del siglo XIX y hasta finales del XX, fue el mayor exportador mundial de azúcar, exporta actualmente apenas unas 400.000 toneladas a China. El país consume entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar al año. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.