Cuba flexibiliza normas para crear cooperativas

El órgano superior de dirección de la cooperativa es su Asamblea General, integrada por todos los socios y elige a su presidente, sustituto y secretario.

Jorge Luis Baños - IPS

Las cooperativas se extienden a sectores diferentes al agropecuario

La Habana, 13 dic- Cuba inicia de manera experimental el proceso de creación de cooperativas no agropecuarias tras la entrada en vigor del Decreto ley 305, el 11 de diciembre, como parte de las reformas económicas emprendidas bajo el gobierno del presidente Raúl Castro.

Según dijo a la prensa cubana, Rubén Toledo Díaz, jefe del Grupo del Modelo de Gestión, este experimento comenzará inicialmente con 230 cooperativas distribuidas a lo largo de todo el país, en un total de 47 actividades diferentes, entre ellas, servicios de gastronomía, transporte y recuperación de materias primas.

Hasta ahora, esta forma de asociación solo era permitida en el sector agropecuario.

El decreto establece en su artículo segundo que estas cooperativas son organizaciones con fines económicos y sociales, que se constituyen voluntariamente sobre la base del aporte de bienes y derechos y se sustenta en el trabajo de sus socios.

Su objetivo general es la producción de bienes y la prestación de servicios mediante la gestión colectiva, para la satisfacción del interés social y el de los socios, indica el documento aparecido el 11 de diciembre en la Gaceta Oficial.

La nueva legislación establece como requisitos para las personas naturales que quieran ser socios de cooperativas ser mayores de 18 años de edad, ser residentes permanentes en Cuba y estar aptos para realizar labores productivas o de servicios relacionadas con su actividad.

En este experimento, que tendrá un seguimiento para valorar su marcha e incluye actividades profesionales como informática, contabilidad y traducciones, las aprobaciones de las solicitudes las hará el Consejo de Ministros, destacó Toledo.

Existen varias variantes para la creación de estas entidades con personalidad jurídica y patrimonio propio, una de ellas es a partir de medios de producción del patrimonio estatal (inmuebles y otros) que el Estado decida pasen a gestionarse de forma cooperativa, por medio del arrendamiento u otras formas que no impliquen la transmisión de la propiedad, explicó Toledo.

En ese caso, la preferencia para ser socios fundadores de la cooperativa la tendrán las personas que trabajan en la actualidad en esos locales. De no aceptar esa posibilidad, deberán acogerse a lo establecido por las regulaciones vigentes sobre el empleo y disponibilidad laboral.

Para esta variante, la propuesta la realizan los órganos locales, organismos o entidades nacionales cuyas empresas administran los bienes del Estado que se quiera sean gestionados mediante cooperativas, los cuales presentarán a una comisión antes de ser considerados por el Consejo de Ministros, que emite la aprobación.

También pueden formarse a partir del patrimonio integrado por los aportes monetarios de personas naturales que deciden asociarse voluntariamente bajo el régimen de propiedad colectiva, así como por personas naturales que deciden asociarse solo con la finalidad de adquirir conjuntamente y comercializar insumos y servicios, o emprender otras actividades.

En este último caso los asociados conservan la propiedad sobre sus bienes, explicó Alfonso Regalado, jefe del Grupo de Otras Políticas Sectoriales.

Las cooperativas pueden participar en licitaciones de arrendamiento de inmuebles. El término del arrendamiento de locales será de hasta 10 años, prorrogables por igual lapso en períodos sucesivos.

Los precios y tarifas de los productos y prestaciones de las cooperativas se rigen por la oferta y la demanda, excepto algunos casos puntuales que por interés y connotación social establecerán los órganos estatales competentes, explicó Vladimir Regueiro, director de ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios.

Por los productos que se les suministren a las cooperativas, existentes en el mercado minorista, estas pagarán el precio minorista con un descuento del 20 por ciento. En las ventas mayoristas deberán abonar el precio mayorista más un recargo que lo aproxime al precio minorista, menos un 20 por ciento.

Estas nuevas formas de gestión deberán pagar impuestos sobre las utilidades, sobre las ventas, sobre los servicios, por la utilización de la fuerza de trabajo, cuando sean más de cinco empleados, así como la contribución a la seguridad social, según lo establecido específicamente para esta actividad en el Decreto ley 306.

Las cooperativas tendrán deducciones que promueven su fundación y funcionamiento y contemplan descuentos debidamente autorizados en el arrendamiento de bienes muebles e inmuebles cuando asuman reparaciones en los locales estatales que arrienden, una retribución por socio, correspondiente al salario medio de la provincia.

Serán eximidas de todos los tributos durante los tres primeros meses de funcionamiento. (2012)

2 comentarios

  1. harold.hechavarria

    La creación de nuevas formas cooperativas en el sector no agrarios permitirán generar efectos productivos y de empleos necesarios para escalar en el desarrollo económico de Cuba.

  2. Casa en alquiler

    Menos mal, ya era hora. Las libertades económicas son las que pueden desarrollar nuestro país,
    Saludos,
    Ernesto

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.