Dice adiós la gastronomía estatal cubana

Las autoridades aseguran que el paso a formas no estatales se realizará de manera gradual.

Se espera que el traspaso no repercuta negativamente en los servicios

La Habana, 4 nov.- Calificada de insostenible, ineficiente, de mala calidad, con grandes pérdidas y desvíos de insumos hacia el mercado subterráneo, la gastronomía estatal cederá más de 8.000 unidades a la gestión de privados y cooperativas.

Diversas normativas acompañarán el proceso que libera al Estado cubano de la carga que representa un sector con más de 100.000 trabajadores, motivo por décadas de quejas e insatisfacciones por parte de la población.

Las regulaciones para las formas no estatales de gestión establecen que se mantendrá la propiedad estatal sobre los principales medios de producción, mientras que los equipos, medios útiles y herramientas se podrán arrendar o vender.

La red de la gastronomía estatal cuenta con 8.984 instalaciones de todas las categorías, desde casas especializadas como El Conejito o El Cochinito, hasta las pequeñas cafeterías de barrio, condenadas exclusivamente a la venta de ron y cigarros por la mermada disponibilidad de otros productos.

Este proceso no es nuevo. Comenzó de forma experimental en diciembre de 2012 en Artemisa, Villa Clara y Ciego de Ávila, para luego extenderse progresivamente por todo el país.

La medida provoca diversas opiniones entre la gente.

“No importa en manos de quién estén (los establecimientos). Los precios son generalmente altos y la mayoría no puede acudir a los restaurantes”, dice una jubilada del sector de la construcción.

Norberto Roja, trabajador de educación, considera que el cambio “se veía venir, porque el Estado cada vez más se deshace de todo. Y lo peor no es la gastronomía, sino los servicios”.

“¿Cuánto tendrán que pagar las personas por arreglar un televisor o un refrigerador sin subsidio estatal?”, cuestionó.

Para directivos de la gastronomía en La Habana, donde centros como Potín y Carmelo trabajan por el nuevo modelo de gestión, el sistema que recién comienza preserva la propiedad en manos de la empresa estatal, en tanto las utilidades benefician a cuentapropistas y cooperativistas.

Así, consideran que estarán mejor cuidadas las unidades y mantendrán siempre una oferta variada, con el sello de cada casa.

Las normas indican que los establecimientos deberán mantener los servicios tradicionales y rescatar aquellos que distinguen el trabajo de entidades emblemáticas para conservar su imagen e identidad.

El resto de las unidades podrá modificar su nombre, siempre que este no sea identificativo para la población.

Según dieron a conocer fuentes del Ministerio del Comercio Interior, en los centros se aplicará el régimen de arrendamiento de los inmuebles, locales, espacios y áreas a las diferentes formas no estatales de gestión: cooperativas, trabajadores por cuenta propia u otras que se aprueben.

El paso a formas no estatales se realizará de manera gradual, teniendo en cuenta la cantidad de trabajadores y los niveles de actividad.

Se espera que el traspaso no repercuta negativamente en los servicios.

Las cooperativas podrán constituirse a partir de una o varias unidades de actividades afines.

Podrán optar por objetos sociales flexibles y serán priorizados en la contratación las y los trabajadores con contratos por tiempo indeterminado, de la empresa, trabajadores por cuenta propia o personas naturales que soliciten incorporarse de acuerdo a los requerimientos del nuevo modelo.

Al respecto, algunas voces consideran que a partir de ahora estarán a cargo de esas unidades justo las personas que durante años brindaron un mal servicio y lucraron con los recursos asignados para las ofertas al público.

El monto del alquiler de locales se fijará en dependencia de sus características y dimensiones y la ubicación, sobre la base de que puedan cubrir los gastos propios del ejercicio de la actividad.

Al pasar al sector privado y cooperativo, los precios de los servicios se establecerán de acuerdo con la oferta y la demanda, a excepción de los que se decidan centralmente y serán en la moneda que operaban a manos estatales.

Los gastos por concepto de compras de insumos, útiles, herramientas, productos, mantenimientos, reparaciones de los locales y otros asociados al ejercicio del negocio, serán asumidos por las formas no estatales de gestión, a los precios y tarifas establecidas.

Este proceso se realizará también en la red de establecimientos que brindan servicios técnicos y personales, como salones de belleza, reparadores de electrodomésticos y equipos de refrigeración. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.