Economista cuestiona vacíos informativos de la prensa

El profesor Juan Triana advirtió que la falta de objetividad en los análisis genera desconfianza y el descrédito de los medios.

El investigador del Centro de Estudios de la Economía Cubana alertó sobre la falta de discrepancias en los medios nacionales.

Foto: Tomada de la web Cartas desde Cuba

La Habana, 27 dic.- Monocromático, conformista, excesivamente descriptivo y de escaso dominio teórico, son algunos de los problemas del tratamiento de temas económicos en los medios de comunicación cubanos, según el profesor Juan Triana.

A su juicio, la falta de matices y análisis más variados sobre las dinámicas de la economía, tanto nacional como internacional, no solo genera inconformidad en quienes reciben la información, sino que alimenta poco a poco la desconfianza y el descrédito.

Por ello, exhortó a periodistas y directivos a “revolucionar” este panorama durante la conferencia “La economía cubana en nuestros medios de prensa. Pistas, señales, insuficiencias y realidades”.

Triana, quien confesó “no ser analista de prensa, ni siquiera de aquella centrada en el tema de la economía”, lamentó la falta de seguimiento de los temas económicos en la prensa cubana, toda en manos estatales.

En este sentido, enumeró tópicos ausentes en artículos que ha consultado en medios digitales nacionales.

Comentó que, por ejemplo, durante la 33 edición de la Feria Internacional de La Habana (del 2 al 7 de noviembre último), las autoridades anunciaron la aprobación de 30 proyectos de inversión en todo el país y seis en la Zona Especial de Desarrollo Mariel, como parte de las facilidades de la nueva Ley de Inversión Extranjera.

“Nadie preguntó por qué después de año y medio de aprobada la legislación (marzo de 2014) solo se ha alcanzado esa cifra. Tampoco sabemos cuál es el monto de lo convenido respecto a las necesidades inversionistas”, observó.

Cuba está urgida de unos 2.500 millones de dólares anuales de capital foráneo directo para aspirar a tasas de crecimiento del PIB superior al seis por ciento, con el fin de echar a andar su deprimida economía.

El también investigador del Centro de Estudios de la Economía Cubana (www.ceec.uh.cu), adscrito a la Universidad de La Habana (www.uh.cu), aseguró que “en nuestros medios no hay discrepancias” en ninguno de los asuntos que tratan.

Echó de menos un análisis serio sobre el porqué de la ausencia de servicio de Internet permanente en los teléfonos celulares y una comparación sobre las tarifas y el acceso de banda ancha móvil respecto a las de América Latina, “a partir de datos que son públicos”, señaló.

El especialista opinó que poco se sabe por los medios sobre los proyectos de campos de golf y de la planta para producir bioenergía en la central provincia de Ciego de Ávila, si bien esta última noticia recibió un amplio destaque mediático al firmarse el acuerdo con Reino Unido en 2012.

Triana lanzó interrogantes sobre el tratamiento del mundo de las cooperativas no agropecuarias, desde la congelada cifra de 498 aprobadas desde hace más de un año, hasta la ausencia de historias desde las perspectivas de los emprendedores privados.

Alrededor de la actividad del llamado cuentapropismo “existe un complejo sistema de corrupción que todo el pueblo conoce, pero la prensa no lo refleja”, aseveró.

La actividad tuvo lugar el 13 de noviembre en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí, ubicado en la barriada de El Vedado, como parte del habitual espacio de debates Catalejo, auspiciado cada segundo viernes de mes por la no gubernamental Unión de Periodistas de Cuba (www.cubaperiodistas.cu).

Entre el público asistente, el escritor Luis Toledo Sande recordó que la cubana, “es una prensa formada con periodistas asalariados, de plantilla, que responden a las políticas editoriales”.

“Hemos perdido la cultura de la discrepancia. Repetimos que no apostamos por la unanimidad, pero el que se sale de ese discurso paga su precio”, remarcó. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.