El sector privado en Cuba, que le abre las puertas a Obama

La agenda de Barack Obama durante su visita a Cuba incluye un foro de negocios con participación de emprendedores privados cubanos.

Empresarios y políticos estadounidenses han expresado su interés por establecer vínculos económicos con el creciente sector no estatal cubano.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 19 mar.- El Centro Histórico de la Habana Vieja es el lugar por donde el presidente de los Estados Unidos y su familia comenzarán este domingo su visita a Cuba.

En la parte más antigua de esta capital aumenta la expectativa ante la posibilidad de que la máxima figura de la Casa Blanca converse con trabajadores y propietarios de negocios privados, durante su histórica estancia del 20 al 22 de marzo.

“Obama recibirá la mejor sonrisa y hospitalidad. Para nosotros sería una satisfacción que camine por las calles, vea nuestra belleza y cómo somos en verdad”, aseguró a la Redacción IPS Cuba Ana Lidia, de 45 años y que trabaja como “costumbrista” en la Plaza San Francisco de este municipio habanero.

El Centro Histórico de La Habana Vieja atesora una gran riqueza cultural y es visitado por miles de personas cada día.

El Centro Histórico de La Habana Vieja atesora una gran riqueza cultural y es visitado por miles de personas cada día.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

“Todavía mucha gente no se lo cree, es importante para nosotros y para los norteamericanos”, continuó la mujer, cuya modalidad de trabajo forma parte de las aprobadas en 2010 durante la ampliación de los pequeños negocios privados en la estatalizada economía cubana.

Una opinión parecida sostuvo Lisette, una vendedora ambulante reconocida por su habilidad para pregonar y comercializar cucuruchos (bolsitas) de maní.

Desde que se hizo pública la visita del mandatario norteamericano a la isla caribeña, visitantes y residentes en Habana Vieja aprecian una intensa labor de mantenimiento.

“Hacía falta una pinturita y gracias a Dios, por los motivos que sean, se la están dando. Ojalá no pierdan la costumbre y se mantenga cuando se vayan los americanos”, comentó Lisette.

Problemas por cuenta propia

Un mayor desarrollo del sector privado en la isla depende en primer lugar de las autoridades cubanas, según sus protagonistas.

Para la manisera, “el trabajo por cuenta propia no tiene nada que ver con el gobierno del norte, ni su gente, porque son temas internos de Cuba”. “Hay que abrirse más al cuentapropismo”, precisó.

Hoy solo se entregan licencias de trabajo privado para un reducido grupo de actividades, circunscritas a los servicios y la producción. Y la falta de un mercado mayorista para que las y los emprendedores adquieran los insumos necesarios sigue como una asignatura pendiente.

Datos oficiales reflejan que entre 2008 y 2014 aumentó significativamente la cifra de licencias de otorgadas, de unas 165.000 a casi 500.000. Pero el crecimiento parece estancado en esa cifra.

En la capital cubana, que acoge la mayor cantidad de emprendimientos, se registraron 136.000 cuentapropistas al cierre de 2015, donde el transporte, arrendamiento de viviendas y restauración están entre las licencias más solicitadas.

Hoy se cuentan 8.000 casas de rentas en La Habana, de las cuales 100 están insertadas en los paquetes turísticos que operadores estatales ofertan a visitantes.

El ejemplo del turismo

Investigaciones confirman que la apertura diplomática entre La Habana y Washington, que comenzó el 17 de diciembre de 2014, incidirá cada vez más en los resultados futuros de las formas de gestión no estatal en Cuba.

Un impacto visible es el aumento de visitantes estadounidenses, que ahora pueden viajar a la isla por las licencias de viaje cultural y profesional, entre otras, permitidas por el presidente Obama, reveló José Luis Perelló, profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana.

En el artículo “El sector no estatal y su papel en el desarrollo del turismo cubano en un escenario de relaciones con los Estados Unidos”, el catedrático afirmó que “el mayor interés de pasar vacaciones en la Isla se centra en los estadounidenses jóvenes”, entre 16 y 24 años, y en “personas mayores de 50 años, de ingresos altos”.

El texto, publicado en 2015 en la serie “Miradas a la Economía Cubana. Análisis del sector no estatal”, detalló que los negocios privados y cooperativos en la industria del ocio están llamados “a desempeñar un rol mucho más activo, que garantice el nuevo consumo turístico”.

Disponible en versión digital en el Centro de Estudios de la Economía Cubana, la indagación puntualiza que los trabajadores privados deben integrase “plenamente a la cadena de valor del turismo en sus dos eslabones fundamentales: el alojamiento y los espacios de ocio y restauración”.

Durante el deshielo, Washington ha manifestado su interés por los negocios privados cubanos y varias de las medidas en los cuatro paquetes emitidos por el Ejecutivo para flexibilizar el bloqueo (impuesto desde 1962 a Cuba), están dirigidas a ese emergente sector. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.