Empresa agrícola vende a precios más bajos

La eliminación de terceros forma parte de la receta de una nueva empresa para ofertar alimentos más baratos.

Jorge Luis Baños - IPS

Las familias cubanas destinan el mayor por ciento de sus ingresos a la alimentación debido a los altos precios de la comida en el país.

La Habana, 2 ago.- La poca efectividad de un experimento de comercialización de productos agrícolas para bajar los precios en las provincias occidentales de La Habana, Artemisa y Mayabeque, impulsó a las autoridades capitalinas a introducir una variante local para eliminar intermediarios.

Las familias cubanas destinan el mayor por ciento de sus ingresos a la alimentación debido a los altos precios de la comida en el país, donde el salario promedio estatal es de 20 dólares mensuales.

La Empresa Agropecuaria Habana, de propiedad estatal, debe comenzar a abastecer sin terceros a mercados agropecuarios seleccionados en busca de poner sobre las tarimas precios más asequibles, trascendió a finales de julio en la prensa local.

Está previsto que la entidad asuma en arrendamiento puntos de venta que estuvieron en manos de cooperativas agropecuarias hasta que se les retiraron por irregularidades y violaciones a las normas vigentes.

Julio Rodríguez, director productivo de la empresa, dijo al semanario Tribuna de La Habana que “los precios son formulados a partir de las fichas de costo –calculadas en correspondencia con los valores actuales de los insumos-, y se gravan hasta 30 por ciento, para pagar lo invertido en transporte y salarios”.

No obstante, aseguró que son más bajos que en otros mercados pues “son de primera mano”.

“La experiencia es muy positiva pues con la cooperativa los precios no eran asequibles. Ahora lo importante es mantener el control constante”, declaró al semanario Alberto Osori, concejal de la circunscripción 19, del Consejo Popular Luyanó, en la barriada habanera de Diez de Octubre.

Sin embargo, no pocas personas ponen en duda esta iniciativa.

Algunos consideran que pronto los revendedores dictarán las reglas en esos puntos, acaparando los productos mientras otros claman por mantener el correcto funcionamiento de una modalidad con precios inferiores a la media.

La libra de mango vale 1.05 pesos cubanos a diferencia de los tres pesos exigidos por la misma cantidad de fruta en la mayoría de los lugares. Sucede igual con las hortalizas de verano como el pepino y la habichuela.

Pero, la empresa estaría en posibilidades de asumir solo unos ocho mercados en la ciudad con más de dos millones de habitantes, porque su principal objetivo es garantizar la entrega a centros de salud y educación.

En meses pasados, Tribuna de La Habana entrevistó sobre el tema al economista Armando Nova, del Centro de Estudios de la Economía Cubana.

Nova reveló que cálculos realizados a partir de visitas a mercados de cooperativas y arrendados encontraron un alza de los precios entre 15 y hasta 25 por ciento.
“La población está preocupada pues si antes no le alcanzaban los ingresos ahora menos”, dijo el experto.

A su juicio, una manera de buscar cierto equilibrio sería “ir liberalizando cada vez más las decisiones de los productores y que el Estado se convierta en facilitador de este proceso. Ellos tienen muchas ataduras y se precisa un mercado de insumo con precios razonables, atemperados a la cadena de valor y aún sin subsidio estatal”.

El economista insistió en que “el país precisa analizar y tomar decisiones con enfoque sistémico y evitar cabos sueltos a lo largo de la cadena producción, distribución, cambio y consumo”.

Para el también profesor, una solución más definitiva sería “introducir un nuevo modelo para gestionar la agricultura, pues si vamos por los métodos tradicionales nos demoraremos muchos años más. El punto de partida está en el mercado de insumos.”

En su artículo “Continuidad de los cambios en la agricultura”, de 2013, Nova opinó que “el análisis y la valoración del comportamiento de la producción agrícola y sus resultados durante los últimos cuatro años, denotan que las fuerzas productivas aún se encuentran detenidas”. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.