Especialistas jóvenes defienden principios de agroecología

Los sistemas diversificados agroecológicos generan producciones con eficiencia biológica, productiva, económica, energética y ambiental.

Actaf trabaja por el relevo en los campos

La Habana, 9 abril.- Insertar a jóvenes investigadores, técnicos, productores y estudiantes de especialidades agropecuarias en las prácticas agroecológicas contribuye a fomentar un relevo sensibilizado y capacitado para producir alimentos sin dejar de defender la naturaleza.

Sobre avances científicos, investigación e innovaciones en agroecología, debatieron muchachos y muchachas dedicados a la labor científica de varias instituciones en el II Taller Agroecológico Juvenil, organizado el 3 y 4 de abril por el Instituto de Investigaciones en Sanidad Vegetal (INISAV) y la Asociación Nacional de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF).

La agroecología es una ciencia basada en principios naturales y en tradiciones de campesinos, quienes tienen una gran sabiduría por su experiencia y su formación, aunque en ocasiones no puedan darle una explicación científica. Junto a ellos, podemos desarrollar mucho las ciencias agroecológicas, considera Raciel Bello, investigador del Instituto de Investigaciones Porcinas.

A su juicio, “es muy positivo que quienes estudian carreras agropecuarias salgan formados con principios y conocimientos agroecológicos. Lo primero es lograr alimentar a la población, pero tengo la convicción de que esto puede lograrse con fincas agroecológicas, con el desarrollo de una agricultura sostenible”.

“No menosprecio otras tecnologías, pero están más que probados los impactos negativos para el medio ambiente de las prácticas que emplean productos químicos. Realmente me enamoré de la agroecología y creo que es la agricultura que debería utilizar el mundo e ir hacia la reconversión agroecológica y algún día se logrará”, comentó Bello.

Con temáticas como biodiversidad, manejo de plagas y suelos, producción y utilización de agentes de control biológico, integración de bioplaguicidas, biofertilizantes y abonos orgánicos y propuestas de reconversión de unidades productivas en espacios agroecológicos, la juventud mostró interés y compromiso con las mejores prácticas agrícolas.

Henner Falcón, estudiante de nivel medio de agronomía, concibió una metodología para convertir una desaprovechada finca de seis hectáreas ubicada en su escuela en una unidad productiva de ciclo cerrado, que comprenda desde el policultivo, la cría animal, hasta el uso de biogás, para reducir la dependencia externa.

“Ellos siembran solo boniato y yuca. Para lograr un cambio hace falta capacitarlos y dotarlos de los conocimientos que les permitan entender la conveniencia de esta propuesta”, dijo el joven de 18 años.

Según destacó Fernando Funes Aguilar, uno de los promotores de estas prácticas a inicios de los años 90, la agroecología no se trata solo de defender el entorno, sino que es posible producir alimentos para garantizar la seguridad y soberanías alimentarias de manera que resulte beneficioso también económicamente para quien trabaja la tierra.

En el encuentro se expuso la experiencia de un proyecto dirigido a la conversión de los sistemas productivos a un manejo agroecológico mediante métodos participativos en cinco unidades de todo el país.

“Un diseño de reconversión permitirá mejoras en la producción y eficiencia de las cooperativas, así como progresos en las condiciones de trabajo e ingresos de sus trabajadores”, sostuvo Janet Blanco, investigadora del Instituto de Investigaciones de Pastos y Forrajes (IIPF).

De acuerdo con Funes, coordinador del Programa de Agroecología de ACTAF, encuentros de este tipo tienen un alto valor pues son los jóvenes quienes tienen que llevar adelante estas banderas.

ACTAF trabaja porque existan grupos de jóvenes en todas las provincias para debatir y analizar estos asuntos. “No podemos llevarlos por falta de recursos para ello, pero sería muy positivo moverlos hacia escenarios que están marchando muy bien en todo el país, en Matanzas, en Ciego de Ávila, y en otros lugares”, precisó.

Los jóvenes, sentenció, tienen que ir a allí a ver que estamos defendiendo el medio ambiente, la producción de alimentos, la cultura ecológica del país muy importante para el cambio climático, y también estamos defendiendo la economía, mediante una actividad económica rentable. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.