Especialistas revisan marcha de las reformas

La revista electrónica Espacio Laical adelantó el prólogo de un libro que analiza la realidad cubana de los últimos cinco años.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

La ampliación del trabajo privado es considerada la medida más reveladora de la actual reforma cubana, en un texto en circulación desde julio pasado.

La Habana, 2 ago.- El presente y futuro de la aplicación de cambios políticos, institucionales y sobre todo económicos en Cuba fueron analizados en el libro “¿Quo Vadis, Cuba? La Incierta Senda de la Reforma”, cuya introducción fue divulgada en el último suplemento de la revista Espacio Laical.

La publicacióndel centro cultural Padre Félix Varela mostró así una parte del texto, que vio la luz en julio pasado y se acerca a estudiosos sobre la realidad cubana de los últimos cinco, cuando se inició el proceso de transformaciones, conocido localmente como la actualización del modelo económico.

Los autores del texto introductorio, el cubano Pavel Vidal, profesor asociado de la Pontificia Universidad Javeriana Cali, y José Antonio Alonso, catedrático en la Universidad Complutense de Madrid, indicaron que la población cubana y observadores califican de lentas e inaplazables a las reformas del país.

“Se han promovido a través de un proceso que empieza a ser habitual en Cuba: se hace primero un experimento, se comprueban los resultados, se ajusta la propuesta y después se generaliza mediante la conformación y aprobación del marco legal”, explicaron, en el volumen, bajo el sello editorial Catarata.

“La secuencia de prueba y generalización otorga al proceso una especial lentitud, que contrasta con la demanda de rápidas y visibles transformaciones que emana de partes de la sociedad cubana”, ampliaron.

Desde la promulgación del Decreto-Ley 259 en 2008, que estipula la entrega de tierras ociosas en usufructo para incrementar la producción de alimentos, la nación caribeña ha vivido transformaciones que vuelcan las dinámicas manifiestas en la sociedad cubana.

Sobrevinieron después la autorización de ventas de computadoras y otros electrodomésticos, la posibilidad de que la población local con recursos se hospedara en instalaciones hoteleras en divisa, la liberación del expendio del servicio de telefonía móvil, la ampliación del cuentapropismo, la compraventa de casas y autos, los créditos bancarios, la reforma migratoria y la nueva ley tributaria.

Para Vidal y Alonso, “el (cambio) más renovador” ha sido la “expansión de la empresa privada y las cooperativas”, que para 2016 debe contribuir a que el sector no estatal genere el 40 por ciento del empleo en Cuba, según fuentes oficiales.

Los autores de la introducción revelaron que esa cifra casi duplica el 22,7 de 2011, cuando “los cuentapropistas y microempresarios generaron 244.100 puestos de trabajo, destacándose las actividades de restaurantes y cafeterías, servicios de taxi, el comercio minorista y el arrendamiento de casas y apartamentos”, actividad esta última que cubrió hasta el 15 por ciento de la oferta habitacional al turismo internacional.

Asimismo, se detuvieron en aspectos no menos impactantes, como la constitución de organizaciones superiores de dirección empresarial, 11 en total, con las cuales comenzará la experimentación de liberar la gestión de los recursos de la dependencia estatal, algo que ha sucedido ya en la industria azucarera y la biotecnología.

Las nuevas características del mercado, el manejo de los supuestos monopolios emergentes y la entronización de la competencia en una sociedad sin costumbre a convivir con esos fenómenos, también se fiscalizan en el texto.

Asimismo, el análisis señaló a la asociación “con el inversionista foráneo como vía para incrementar capital, revertir el atraso tecnológico e insertarse en los mercados internacionales”, un tema de la macroeconomía que aún se rige por delimitaciones adoptadas hace alrededor de 20 años.

“Muchas son las expectativas que se han formado dentro y fuera de Cuba con las nuevas acciones y propuestas del gobierno cubano. Aún quedan muchas incertidumbres sobre el futuro de la reforma pero parece quedar clara una tendencia de graduales pero continuas trasformaciones que están moviendo el sistema hacia lugares desconocidos para la mayoría de los cubanos nacidos después del triunfo de la revolución”, apuntaron.

A su juicio, “las cifras del crecimiento macroeconómico (desde 2008) no parecen responder a las expectativas. Apenas un 2,75 por ciento ha crecido el PIB como promedio en este período, lo cual se queda por debajo de las previsiones oficiales y de los resultados que se necesitan para sumar mayores consensos alrededor del proceso de cambio”.

“Si existen dudas acerca de la secuencia temporal de la reforma, mayores son las que se refieren a su alcance. Los Lineamientos (documento programático de la reforma) marcan algunas directrices de cambio, pero están lejos de ser un programa completo y consistente de reformas”, valoraron.

“Es esa falta de precisión lo que hace que la reforma en Cuba sea hoy un proceso abierto, que encierra enormes potencialidades, pero deja también sembrados infinitos interrogantes”, a los que intenta responder el libro, con trabajos de 14 especialistas. (2013)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.