Expectativa por aumento salarial en sector médico

Presidente cubano reconoce nuevamente que remuneraciones estatales son insuficientes.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

Los servicios médicos en el exterior se han convertido en primera fuente de ingresos del país.

La Habana, 24 feb.-  Satisfacción y esperanzas generó en el personal médico cubano el anuncio del presidente cubano Raúl Castro sobre el aumento salarial en ese sector, una medida largamente esperada y que confirmaría rumores iniciados desde finales de 2013.

“Si lo dice él, debe ser verdad, porque según se había comentado, nos subirían el sueldo desde enero de este año”, dijo Magalys García, especialista en medicina general integral y master en nutrición.

Al intervenir el 22 de febrero en el XX congreso de la única Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Castro dijo: “en este tema dejo aparte los servicios médicos, que sí se les aumentará el salario próximamente, por cuanto el ingreso fundamental del país en estos momentos obedece al trabajo de miles de médicos prestando servicios en el exterior”.

Según aseguró en diciembre pasado, el ministro de Salud, Roberto Morales, 21.000 médicos cubanos prestan servicios en el exterior, lo que constituiría la primera fuente de ingresos de la nación caribeña, calculados entre 6.000 y 9.000 millones de dólares.

El mandatario hizo el anuncio dentro de una referencia a los salarios en el país, que, según reconoció, no satisfacen “todas las necesidades del trabajador y su familia, lo que genera desmotivación y apatía hacia el trabajo, influye negativamente en la disciplina e incentiva el éxodo de personal calificado hacia actividades mejor remuneradas con independencia del nivel profesional requerido”.

Desde su llegada al gobierno, Raúl Castro ha admitido que las remuneraciones que reciben los trabajadores estatales resultan insuficientes y constituyen un obstáculo en la impostergable necesidad de incrementar la productividad.

Castro asumió el cargo en forma interina a fines de julio de 2006, cuando su hermano Fidel, líder histórico del proceso revolucionario cubano, se alejó del poder por razones de salud. Y en febrero de 2008 fue investido como presidente constitucional.

En las conclusiones del congreso obrero, Castro admitió también que  los bajos salarios desestimulan la promoción de los más capaces y abnegados hacia cargos superiores, a consecuencia del dañino fenómeno de la “pirámide invertida”, que se traduce en que, generalmente, a mayor responsabilidad menor ingreso personal.

La noticia, en general, fue bien recibida. El salario de los médicos oscila entre 500 pesos y mil pesos cubanos (el cálculo en dólares rondaría entre 20 y 50), según la especialidad, años de labor, categoría científica o docente.

Aunque personas del sector de la salud consultados por la Redacción de IPS Cuba expresaron su esperanza de que la medida se aplique en la mayor brevedad y manifestaron además no pocas inquietudes.

“Ahora vamos a ver de cuánto es el aumento. La vez anterior fue de cuarenta pesos y eso realmente era nada”, opinó García, con 25 años de práctica profesional, quien devenga 573 pesos como médico general, a lo que se agregan otros 80 por su grado científico.

Por su parte Yolanda Martínez, licenciada en enfermería y especialista en medicina comunitaria, expresó una inquietud referida al valor real que tendría ese aumento. “Si sube el salario y, a su vez, los precios de la electricidad y el teléfono, entre otros servicios, nos quedamos igual”, comentó.

“Nada más justo que esto. Ellos asumen los pacientes que sus colegas dejan atrás para cumplir misiones en otros países y hasta ahora eso no había sido reconocido. El reconocimiento social del papel del médico en la sociedad no era suficiente, necesita también el  material”, consideró Roberto Marrero, profesional de la informática.

“Todo el mundo necesita del aumento, pero si la salud y la educación son los llamados logros de la revolución, es justo que se comience por ellos para que un médico no tenga que aumentar sus ingresos fabricando rejas o muebles, como sucede hoy”, opina Rosaura Ortega, del municipio Centro Habana.

Aunque en el sector de la salud queda la esperanza, no sucede así para el resto de los empleados estatales, pues Castro reiteró que un aumento de los salarios es imposible sin una correspondiente alza de la productividad del trabajo.

Sería irresponsable y con efecto contraproducente” porque conduciría a “una espiral inflacionaria en los precios de no estar debidamente respaldado por un incremento suficiente de la oferta de bienes y servicios”, dijo el mandatario.

Cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) ubican el salario promedio del sector estatal en 466 pesos, unos 19 dólares, muy por debajo del creciente sector privado, que emplea a más de 440.000 personas. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.