Federación hila fino en la capacitación de restauradores

Los servicios gastronómicos están entre los más numerosos del creciente trabajo no estatal.

Alrededor de 30 operadores de establecimientos gastronómicos estatales y no estatales adquirieron herramientas básicas para lograr el funcionamiento eficiente y ético de su negocio.

Foto: Archivo IPS

La Habana, 30 sep.- La no gubernamental Federación de Asociaciones Culinarias de la República de Cuba (Facrc) continúa aunando esfuerzos para ofrecer capacitaciones de alto nivel a mujeres y hombres que se dedican al arte de la cocina en el sector estatal, privado y cooperativo.

Ese fue el objetivo del primer curso internacional sobre control y sistemas de dirección en la restauración, donde 30 operadores de establecimientos gastronómicos estatales y no estatales adquirieron herramientas básicas para lograr el funcionamiento eficiente y ético de su entidad.

“Ya algunas empresas se han interesado en nuevas ediciones de este curso”, indicó el profesor Iván Rebollar, cubano residente en Alemania y autor de la iniciativa que conjugó sesiones teóricas y prácticas sobre cómo concebir un negocio, buscar financiamiento y las normas elementales del servicio.

“Este curso dotó de mucha instrumentación de trabajo para que quienes ya están en el sector estatal o privado lleven adelante un trabajo más eficiente y reanimen la actividad artística de la restauración”, declaró Rebollar, vinculado a la Cámara de Comercio de esa nación europea.

Lo primero, consideró, es tener una idea clara de hasta dónde quieren llegar, el resto son los instrumentos para conseguirlo, sin descartar los elementos de formación personal, su capacidad de dirección, su disciplina y respeto por la restauración, de modo que puedan imprimirlo en su trabajo.

Como parte de la iniciativa de capacitación, las empresas (ficticias) Acuario, Los Chulos, La isla de Cuba, ñó, qué rico y Proy S.A, deben realizar negociaciones para obtener financiamiento, escalar hasta el punto deseado de su emprendimiento y calcular la plantilla ideal que conduzca a costos adecuados, y por supuesto, obtener ganancias.

La necesidad de tener garantía de abastecimientos a partir de varios suministradores por cada producto, cómo limar los conflictos entre las personas involucradas y cuáles acciones tomar para lograr clientes satisfechos, son algunos de los temas debatidos entre los alumnos, que asistieron a la capacitación del 4 al 14 de septiembre.

Para Arelis Ramos, de 39 años, y una de las socias de la dulcería Sister’s Cake, agradeció ser “formada en los diferentes niveles de la culinaria”. “Este curso me permitió acceder a un profesor con un amplio dominio de toda la técnica de la restauración, algo que en Cuba necesitamos mucho”, amplió.

A juicio de Teresa Castillo, chef y profesora de la Facrc, la gastronomía padece de falta de comunicación, poca seriedad con lo que se hace y desconoce con exactitud qué tipo de servicio se quiere brindar.

“Se han dado muchas licencias para el trabajo por cuenta propia en la gastronomía, pero ¿A quién? ¿Tienen esas personas los conocimientos necesarios para ejercer una actividad como esta, muy vinculada a la salud y la calidad de vida? ¿Para qué los preparamos?”, cuestionó Castillo, con muchos años en el sector.

“Los lugares más exitosos del giro en el país son justamente aquellos que, de una forma u otra, cuentan con personas vinculadas desde antes al sector, que conocen, han visto, analizado e implementado su experiencia y conocimientos. El resto está por ver”, valoró.

De acuerdo con Rebollar, para conformar este curso estudió durante año y medio el mercado, qué fenómenos estaban produciendo en la restauración, hacia dónde se dirige el cambio y cuales intereses personales tienen los nuevos emprendedores.

“Detecté falta de sensibilidad, desconocimiento total de cómo se desarrolla una empresa, muchas personas montan un negocio sin tener una idea clara de lo que quieren”, explicó.

A su juicio, el cubano es muy emprendedor.

“Si queremos recibir un nuevo mercado en Cuba, si queremos tener una nueva afluencia de turismo de todo tipo: familias, estudiantes, empleados y personas con mayor nivel adquisitivo, es necesario prepararse”, dijo, en alusión a una eventual apertura al turismo estadounidense.

“No se trata solo de llevar y montar sino también mantenerse en el tiempo, porque solo de esa forma va a lograrse incorporar el gusto por la excelencia”, comentó.

Datos oficiales indican que en lo que va de año, los arribos de turistas a Cuba crecieron 17 por ciento. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.