Ganadería previene impacto del cambio climático

Cuatro municipios azotados por la sequía en Camagüey se benefician de proyecto internacional

Archivo IPS Cuba

La iniciativa es financiada por la Unión Europea.

La Habana, 5 jun.- Ofrecer metodologías, buenas prácticas y tecnologías amigables con el medio ambiente para la adaptación de la ganadería al cambio climático persigue un proyecto que se desarrolla en los cuatro municipios más golpeados por la sequía en la oriental provincia de Camagüey.

La iniciativa beneficia a integrantes de una Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) y siete Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) con capacitación sobre temas diversos, entrega de recursos para riego y rescate de instalaciones e introducción de bancos de semillas, entre otras acciones.

Tres de estas asociaciones fueron reconvertidas de su tradicional uso cañero y forestal a ganaderas.

“Se trata de la adaptación de la ganadería y sus trabajadores a los efectos del cambio climático, en los municipios de Guáimaro, Sibanicú, Minas y Nuevitas”, explicó Norbys Hidalgo Álvarez, especialista del proyecto Adaptación ganadera, una propuesta para zonas de extrema sequía en la provincia de Camagüey, a 533 kilómetros de La Habana.

Financiada por la Unión Europea y con fecha de terminación en enero de 2015, esta iniciativa trabaja fundamentalmente en la parte pecuaria en crear las bases para contribuir a la alimentación del ganado, y facilitar tecnologías amigables como los molinos de viento y el silvopastoreo, que combina cultivo con cría de animales.

Para quienes integran estas cooperativas, el proyecto introdujo diferentes modalidades para garantizar durante todo el año más empleo y mejoras en las condiciones de vida de quienes integran las cooperativas, agregó Hidalgo.

Entre las principales acciones desarrolladas, indicó, se encuentran la capacitación en alimentación del ganado, negocios, cooperativismo, microorganismos eficientes, ordeño, conservación de alimentos, uso eficiente del agua, pastos y forrajes, reproducción, género y sistemas y tecnologías de crianza de las especies económicamente importantes para el hombre.

No han sido pocos los recursos entregados para contribuir a mejoras en los techos de las vaquerías existentes y la construcción de otras en las cooperativas de reconversión, donde además se crearon condiciones para la cría de cerdos, ovinos, aves y conejos.

“La entrega de tejas, cercas, jaulas para conejos, alambres y acero, estuvo acompañada de las herramientas requeridas para el trabajo: alicates, equipos de soldar, insumos, y equipamiento para albañilería, entre otros”, mencionó.

Incrementar el empleo fue otra de las motivaciones a la hora de formular el proyecto, ejecutado por la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA). De ese principio surgió la idea de la creación de minindustrias en las ochos cooperativas para procesar los excedentes de cosechas.

Una de ellas, la Niceto Pérez, del municipio de Nuevitas, al norte de Camaguey, ya se encuentra produciendo conservas, puré de tomate, pimientos, dulce de fruta bomba en almíbar, envasados en polietileno, con destino a la venta a la población, como una nueva forma de generar ingresos.

En una dimensión relacionada con el clima, el proyecto donó cuatro estaciones meteorológicas, cuyo personal, fundamentalmente mujeres, fueron capacitados en la Centro Provincial de Meteorología.

“Estas subestaciones tienen una particularidad interesante: captan más variables que el Instituto de Meteorología: además de la intensidad del viento y las posibilidades de lluvia de seis a 12 horas, pueden determinar también los rayos ultravioletas, en unos 100 kilómetros a la redonda”, dijo Hidalgo.

La intención fundamental de ubicarlas en cada uno de los cuatro municipios es que puedan servirse de estos servicios todas las unidades productoras del territorio, a partir de haberlas dotado de los equipos informáticos requeridos, agregó.

El proyecto hace énfasis en la garantía del agua, con la integración del Instituto de Investigaciones de Ingeniería Agrícola (IIAGRIC) y el Centro Integrado de Tecnologías Aplicadas (CITA) de modo que puedan contar con las fuentes de abasto para suministrar el líquido a los nuevos 19 sistemas de riego, que permitirán dar respuesta a las necesidades de la ganadería y las personas.

Concebida de manera integral, la iniciativa incluye también la creación de bancos de semillas, proteínas y forrajes, con un promedio de veinte variedades de pastos y forrajes, en cada una de las cooperativas, indispensables para la alimentación del ganado durante todo el año.

Según datos del Ministerio de la Agricultura, en 2013 unas 180.000 cabezas de ganado mayor murieron por desnutrición.

El emprendimiento incluye también la incorporación de 10 nuevas casas de cultivos tapados con sistema de riego incluidos, y tecnologías amigables como cocinas eficientes que reducirán el gasto en más de 80 por ciento, letrinas ecológicas, lombricultura para la producción de humus y compost y biodigestores de cúpula fija.

Según Rosario Camejo, presidenta ACPA en el territorio, se trata de una experiencia interesante, que está dando los resultados esperados y que ha generado interés entre los productores y asociados de ACPA para capacitaciones sobre gestión de proyectos. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.