Juventudes cubanas en el reordenamiento laboral

La juventud representa el 30 por ciento de la población en edad laboral de Cuba.

Jorge Luis Baños - IPS

Los mayores nichos de empleo para la juventud cubana se trasladan, a diferencia de otras épocas, al sector productivo.

La Habana, 20 abr.- Las juventudes de Cuba prefieren trabajar en el área de los servicios comunales, sociales y personales, mientras los mayores nichos de empleo en el país se trasladan hacia sectores productivos, en consonancia con el proceso de actualización del modelo económico que implementa el gobierno.

La presencia de fuerza joven experimentó un descenso en los diferentes centros productivos que existen en la isla caribeña, hecho que provocó un retroceso en la obtención de bienes materiales, según la investigadora María Josefa Luis.

Entre otras causas, la autora del artículo “Políticas de empleo juvenil” señaló “la falta de correspondencia entre la formación de la fuerza de trabajo y las necesidades de desarrollo del país”, un fenómeno presentado desde los años 80 de la pasada centuria y que “no ha encontrado solución” en la actualidad.

Por esa razón, abogó por “tomar en consideración las transformaciones sufridas por el país en el orden económico y social” a la hora de realizar los planes de formación para las juventudes.

Hoy, los ministerios de Educación y Educación Superior, junto a otras entidades estatales, encauzan estrategias de orientación vocacional y fortalecen los centros de enseñanza técnico-profesional y de obreros calificados, para aumentar el personal capacitado en oficios del sector productivo como el agrícola y de la construcción.

Pero, en el presente año lectivo, quedaron sin cubrir 4.778 plazas de las diferentes especialidades de obreros calificados y 800 de técnicos medios, según datos de Unión de Jóvenes Comunistas del Cuba, considerada la cantera del gobernante Partido Comunista.

La especialista explicó que este constituyó el grupo más afectado por los reajustes de la estrategia laboral del país aplicados como consecuencia de la crisis económica iniciada en la década de los años 90’s del siglo XX.

Dirigidos a este sector generacional, las autoridades cubanas concibieron, durante el periodo del 2000 al 2008, programas para eliminar el desempleo e incidir en la reinserción laboral de quienes se encontraban sin vínculo laboral.

Entre ellos, destacó la capacitación, y posterior ubicación, de miles de jóvenes formados en cursos emergentes para ser docentes en la enseñanza primaria, profesores generales integrales, trabajadores sociales e instructores de arte. La ofensiva incluyó también el área de enfermería.

Incluso, en 2001, surgió el concepto de estudio como empleo, donde se le pagaba un salario a quienes matriculaban en el Curso de Superación Integral para personas jóvenes desvinculadas, destacó Luis en su texto, publicado en la compilación “Lecturas de la realidad juvenil cubana a principio del siglo XXI” (2011), publicada por el Centro de Estudios sobre la Juventud.

No obstante los resultados positivos que arrojaron esos programas, no se utilizó de manera óptima la fuerza laboral que emergió entonces, explicó a la revista dedicada a este grupo poblacional, Somos Jóvenes, Mario Miranda, director de Formación y Desarrollo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

En la actualidad, la juventud representa el 30 por ciento de la población en edad laboral, y el 22 por ciento de las personas ocupadas en la economía. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.