Llega a Cuba primer vuelo comercial de EE.UU. desde 1961

El secretario de Transporte estadounidense, Anthony Foxx, arriba en ese histórico viaje como enviado especial del presidente Barack Obama.

El Secretario de Transporte de Estados Unidos, Anthony Foxx es recibido por el ministro de Transporte de Cuba, Adel Yzquierdo, en el Hotel Nacional.

Foto: Enrique de La Osa_Reuters_POOL_IPS

La Habana, 31 ago.- El arribo hoy del primer vuelo comercial de Estados Unidos a Cuba en más de medio siglo, marca un nuevo hito en el acercamiento entre ambos países y preludia el posible fin de las restricciones de viaje de estadounidenses a la isla caribeña.

La aerolínea JetBlue Airways Corp. enviará este miércoles una aeronave desde el aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood, en Florida, hasta el Abel Santamaría de la ciudad de Santa Clara, a 268 kilómetros al este de La Habana.

Para el 1 de septiembre se espera el arribo de Silver Airways también a la central urbe y, el 7 de septiembre, American Airlines llegará a Holguín y Cienfuegos desde Miami.

Tal hecho no ocurría desde 1961, cuando Washington rompió relaciones con La Habana y prohibió el aterrizaje de aeronaves cubanas en suelo estadounidense, bajo la amenaza de ser confiscadas, salvo casos específicos que contaran con licencias especiales.

Más sobre los vuelos
En 1979, durante la presidencia de James Carter (1977-1981), se iniciaron vuelos chárter con fines humanitarios, sobre todo para el transporte de cubanoamericanos y otros viajeros autorizados por Washington, que se han mantenido hasta ahora salvo breves lapsos.
El 16 de febrero pasado, EE.UU. y Cuba firmaron en el Hotel Nacional el Memorando de Entendimiento que autoriza hasta 110 vuelos regulares diarios entre ambos países, 20 de ellos a La Habana, a una decena de aeropuertos de la isla.
El proceso de licitación se abrió exclusivamente para aerolíneas estadounidenses y se excluyó a la estatal Cubana de Aviación debido a litigios en EE.UU. producto del bloqueo económico que podrían llevar a que sus bienes fueran embargados si entran en territorio norteamericano.
El 10 de junio, el departamento de Transporte de EE.UU. informó que ocho aerolíneas (American Airlines, Frontier Airlines, JetBlue Airways, Silver Airways, Southwest Airlines y Sun Country Airlines) son las autorizadas para operar vuelos regulares.
El 19 de agosto American Airlines y JetBlue reciben la aprobación final por parte del Gobierno cubano para iniciar por ahora el servicio de vuelos comerciales hacia nueve destinos: Camagüey, Cayo Coco, Cayo Largo, Cienfuegos, Holguín, Manzanillo, Matanzas, Santa Clara y Santiago de Cuba
Los vuelos se originarán desde 10 ciudades estadounidenses: Atlanta (Georgia), Charlotte (Carolina del Norte); Fort Lauderdale, Orlando, Miami y Tampa (Florida); Houston (Texas), Los Ángeles (California), Newark (Nueva Jersey) y Nueva York.

La presencia en este viaje inaugural del secretario de Transporte norteamericano, Anthony Foxx, como enviado del presidente Barack Obama, evidencia la importancia del mismo.

Se prevé que Foxx se desplace luego a La Habana, para dialogar con su par cubano, Adel Yzquierdo, y el canciller Bruno Rodríguez, con quienes se entrevistó en febrero pasado en la capital cubana.

Tras la apertura de sendas embajadas el 20 de julio de 2015, ambos países propusieron avanzar en temas como el correo postal y la aviación civil.

Como consecuencia, el 16 de febrero pasado se firmó en el Hotel Nacional de Cuba un memorando de entendimiento que autoriza hasta 110 vuelos regulares diarios entre ambos lados del estrecho de la Florida.

A mediados de agosto, American Airlines y JetBlue recibieron la aprobación final por parte del gobierno cubano para iniciar el servicio hacia nueve destinos.

Los 20 vuelos aprobados a la capital cubana aún esperan la autorización final, debido a que las solicitudes de las compañías triplicaron la cifra acordada por ambos gobiernos.

Llama la atención que JetBlue ofrecen pasajes de ida desde 99 dólares, mientras que el boleto de ida y vuelta costará 210 dólares, incluyendo los impuestos y cobertura de seguro de salud requeridos por Cuba.

No obstante, días atrás trascendió que American Airlines ofrecería pasajes de ida por solo 74 dólares, la tarifa más baja anunciada hasta ahora, si bien el buró de información de la aerolínea y empleados aún no confirman la noticia publicada en las redes sociales.

Por ejemplo, un vuelo chárter desde Fort Lauderdale a La Habana (ida y vuelta) tiene un precio promedio de 379 dólares.

Analistas coinciden en que el inicio de los vuelos regulares facilitará los viajes para los estadounidenses que entren dentro de las 12 categorías aprobadas por la administración Obama, que permiten visitas como parte de intercambios culturales, deportivos, religiosos y educativos, al igual que por negocios, periodismo y encuentros familiares.

Una ley del Congreso de ese país impide a sus ciudadanos visitar Cuba como turistas, por lo cual se prevé que el inicio de operaciones de las aerolíneas, el incremento de ganancias y el interés en un destino de moda, son hechos que podrían impulsar la derogación de esa prohibición.

De acuerdo con John Kavulich, jefe del Consejo Económico Estados Unidos-Cuba, con sede en Nueva York, los vuelos comerciales directos podrían trasladar a más de un millón de estadounidenses anualmente, si bien otros expertos creen que esa cifra no se alcanzará en varios años.

En 2015 se produjeron 4.783 vuelos chárter a la nación caribeña, mientras que hubo 3.452 en el primer semestre de este año. También unos 300.000 cubanoamericanos viajan a Cuba cada año.

El gobierno cubano reportó el pasado año la estancia en el país de 161.233 estadounidenses, en comparación con los 91.254 registrados en 2014.

Solo en junio último, la isla registró un 61,2 por ciento más de visitantes procedentes de Estados Unidos respecto a igual periodo de 2015, lo que equivale a 22.696 personas, informó la estatal Oficina Nacional de Estadística e Información. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.