Más allá de la producción de alimentos

Intervienen cinco organizaciones no gubernamentales cubanas y tres españolas en programa alimentario.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

El proyecto incluyó la comercialización de los productos

La Habana, 10 abril- Un proyecto internacional en municipios de la provincia de Mayabeque benefició no solo al sector agropecuario, sino que propició avances en género, cultura alimentaria y mejoras en infraestructura.

Bajo el nombre de “Convenio de soberanía alimentaria y desarrollo local”, esta iniciativa con fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID), favoreció directamente a más de 18.000 productores de los municipios de Nueva Paz, Batabanó y Jaruco, e indirectamente, a la población de los seis consejos populares involucrados.

Mediante el proyecto se desarrollaron acciones de gran impacto en el sector agropecuario en seis cooperativas, cinco de Producción Agropecuaria (CPA y una Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), así como con siete productores de patios familiares.

Esta experiencia tuvo seis ejes temáticos: soberanía alimentaria, dinamización sociocultural, apoyo a los servicios básicos, equidad de género, generación de empleo, y medio ambiente y mitigación de desastres.

De acuerdo con Yadán Figueroa Felipe, presidente de la Asociación Cubana de Producción Animal (ACPA) en Mayabeque, el proyecto fue muy integral, no solo tocó la parte agropecuaria, sino que alcanzó también la esfera socio cultural, muy importante en la vida de las personas.

“La experiencia fue muy alentadora. Con las cooperativas se realizaron acciones dirigidas a la parte productiva entre ellas capacitación, apoyo con recursos materiales para el acuartonamiento, asesoramiento técnico para siembra de pastos y forrajes”, destacó Figueroa.

Otros beneficios para el sector productivo fueron el mejoramiento de la maquinaria agrícola, compra de motores de tractores, molinos de viento destinados a la extracción de agua en áreas con déficit del líquido, moledora de forrajes para la alimentación animal, el mejoramiento de las condiciones de vida y trabajo de las personas que integran las cooperativas.

La integralidad del proyecto alcanzó el tema de comercialización, los puntos de venta, y la cultura alimentaria, con una campaña que sirvió como tesis de grado de estudiantes del Instituto Superior de Diseño Industrial (ISDI), quienes elaboraron spot televisivos, afiches y hasta una canción.

“El proyecto finalizó en diciembre, sin embargo, estas acciones de la campaña por la cultura alimentaria se mantienen y en Tele Mayabeque proyectan los spot con bastante frecuencia”, apuntó.

Otro de los ejes del proyecto fue la equidad de género, con acciones encaminadas fundamentalmente hacia la sensibilización.

“Fue creado un comité de género conformado por instituciones como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC); ACPA; la Asociación Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales (ACTAF) y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP)”, dijo Figueroa.

Además, el proyecto posibilitó talleres y acciones concretas para facilitar el acceso de las mujeres a la actividad agropecuaria con la creación de tres jardines infantiles en las comunidades, dos en Jaruco y otro en Nueva Paz, como una oportunidad para que las mujeres con niños y niñas puedan acceder a diferentes empleos existentes en esas comunidades.

No falto la creación de condiciones para su mejor desempeño: ubicación de baños en las áreas productivas acorde a sus necesidades, nuevas fuentes de empleo en la crianza de especies menores y los viveros forestales.

“Incluso, en las herramientas adquiridas por el proyecto se tuvo en cuenta las características físicas de las mujeres”, por ejemplo, con la compra de azadones más ligeros, precisó el presidente de ACPA en Mayabeque.

Para este reto se asociaron cinco organizaciones cubanas ANAP, FMC, ACPA,   ACTAF y el Centro de Intercambio y Referencia de Iniciativa Comunitaria (CIERIC), y tres españolas: Mundubat, Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL), y ACSUR Las Segovias. Entre las organizaciones cubanas participantes estuvieron los ministerios de Cultura, Educación Superior y Comercio Exterior.

“La ejecución de este proyecto fue un gran reto y lo más novedoso fue la integralidad y lo abarcador de este empeño. Se trabajó hasta en el dragado de los cauces de ríos y arroyos que provocaban inundaciones en Nueva Paz, se reanimaron cine-teatros, complejos gastronómicos”, reiteró.

Para Batabanó, sobre todo en la parte del surgidero, por su vulnerabilidad, se adquirió un carro de aguas negras para el tratamiento de albañales y se apoyó el Centro de Gestión de Riesgos para caso de desastres. (2013).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.