Municipios cubanos se empoderan de su desarrollo

Municipio del oriente cubano gana mayor autonomía en la planificación económica.

Niños y otros viandantes transitan por una calle secundaria del municipio Jesús Menéndez, en el oriente de Cuba. Mejorar la vialidad es uno de los objetivos de la mayor autonomía de los poderes municipales.

JESÚS MENÉNDEZ, 1 abr 2015 (IPS) – Una embotelladora de agua mineral, pequeñas industrias de alimentos, sistemas de riego y reparación vial, son algunos proyectos que se desgranan de la estrategia de desarrollo gestada por el municipio de Jesús Menéndez, en el oriente de Cuba.
El Consejo de Administración (alcaldía) de esta localidad de 49.205 habitantes tiene ahora más autonomía en la planificación económica, gracias a las primeras medidas descentralizadoras de la reforma del gobierno de Raúl Castro, aunque los especialistas las califican de insuficientes y rezagadas.

“Ahora se busca que la planificación se haga desde el municipio, de acuerdo a las necesidades y posibilidades reales”, informó a IPS la vicepresidenta para la Economía de su Consejo municipal, Nilian Rodríguez.

Limitada capacidad de decisión y acción de las autoridades locales, exiguos fondos propios, burocratismo y postergación de los planes territoriales, entre otros problemas, frenaron y todavía entorpecen el avance por igual de los 168 municipios que se distribuyen entre las 15 provincias de este país insular del Caribe.

Pese a todo, en su balance regional preliminar de 2014, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacó sobre el desempeño de Cuba que “se mantiene el proceso de descentralización que busca la autonomía financiera de los gobiernos locales”.

Los primeros pasos hacia la mayor autonomía de los poderes locales despiertan las esperanzas y capacidades de autogestión en lugares alejados de los centros como Jesús Menéndez, de la provincia de Las Tunas, a 654 kilómetros al este de La Habana.

La propietaria de la cafetería Los Portales coloca un cartel para identificar su establecimiento en Jesús Menéndez, un municipio del oriente cubano. La tributación de los negocios privados engrosará desde ahora las arcas municipales, para mejorar las condiciones de cada localidad.

La propietaria de la cafetería Los Portales coloca un cartel para identificar su establecimiento en Jesús Menéndez, un municipio del oriente cubano. La tributación de los negocios privados engrosará desde ahora las arcas municipales, para mejorar las condiciones de cada localidad.

Foto: Jorge Luis Baños

Los habitantes del municipio, de 637 kilómetros cuadrados, viven la mayoría en su área rural y el resto en su casco urbano.

Junto a Granma, Holguín, Santiago de Cuba y Guantánamo, Las Tunas conforma el oriente cubano, la zona con más bajo índice de desarrollo del país, donde saltan a la vista las desigualdades entre regiones, pequeñas poblaciones, capitales provinciales y La Habana, que acapara las mayores oportunidades

Con la agricultura como actividad fundamental y sin grandes industrias desde que en 2004 cerró su centenario central azucarero, Jesús Menéndez integra el grupo de 26 municipios seleccionados en 2010 por el Ministerio de Economía y Planificación para implementar programas de desarrollo integral.

Los recursos para este proyecto “no van a venir de la caja central del Estado”, especificó Rodríguez, sobre el básico presupuesto central asignado, que llega con destinos específicos y alcanza apenas para preservar los servicios existentes y paliar algún problema acumulado.

El plan de inversiones es de 10 años y en el caso de Jesús Menéndez se estima en 300 millones de pesos cubanos (aproximadamente 12 millones de dólares), destinados a ejecutar un programa que abarca la producción, lo sociocultural, la infraestructura institucional y el ambiente.

Según la funcionaria, el financiamiento vendrá por los microcréditos bancarios para construir viviendas, emprender negocios privados o fincas; el impuesto de uno por ciento sobre los ingresos que desde 2015 todas las empresas, sociedades mercantiles y cooperativas pagan a las arcas municipales, y la cooperación internacional, entre otros.

El ajuste económico oxigenó el magro fondo de los gobiernos locales al cederle la recaudación tributaria del creciente sector privado, que al cierre de febrero ocupaba 489.929 trabajadores, y de las 329 cooperativas no agropecuarias.

La Cepal prevé que en 2015 este aporte “se incremente dentro de los ingresos brutos (del país) en 11 por ciento”.

Lo recaudado municipalmente se utiliza en áreas y servicios que beneficien a cada población y en Jesús Menéndez “representa más de cinco por ciento del presupuesto municipal”, indicó Rodríguez.  En la localidad hay 1.630 trabajadores privados, pero aún no se establecieron cooperativas que no sean agropecuarias.

Desde 2009, el Ministerio de Economía también apoya a los Consejos con las Iniciativas Municipales de Desarrollo Local, en la elaboración de sus propias estrategias de desarrollo con proyectos económicos autosustentables, que amplíen la producción local, completen cadenas productivas y eleven el bienestar comunitario.

Además, la banca estatal creó en 2010 el Fondo de Fomento Gubernamental, al que entidades municipales pueden presentar proyectos autofinanciables, sostenibles, que generen ganancias en beneficio local y donde participen activamente las alcaldías.

Experimento reservado

Sin muchos detalles ni cifras públicas, se realiza desde 2011 un experimento en los gobiernos locales de las provincias de Artemisa y Mayabeque, colindantes con La Habana, y el municipio especial Isla de la Juventud, el segundo mayor islote del archipiélago cubano.

La prueba, entre otros cambios, separa la dirección de los Consejos de la Administración (alcaldías) y de otros órganos municipales y provinciales.

Además, modifica estructuras y potestades, sobre todo de los gobiernos municipales, para hacerlos más independientes, protagónicos y con bases económicas sólidas.

La iniciativa durará hasta 2016 y las autoridades aspiran a replicar los cambios en el resto del país y hasta valorar la introducción de una reforma en la Constitución para consagrar la nueva estructura.

Sin embargo, estas medidas representan “paliativos”, “con impactos en general positivos” para el desarrollo local, según asegura el economista Juan Triana en el libro titulado “Entrampados en el fuego amigo”, recopilado en su libro “Miradas a la economía cubana”, de 2014.

Triana analizó que actualmente “los territorios quedan entrampados dentro de ellos mismo” por sus limitadas “capacidades de maniobra” para insertarse en programas nacionales y globales de desarrollo.Alertó que la nueva Ley de Inversión Extranjera, de ese año, establece niveles de aprobación en el Consejo de Estado, Consejo de Ministros y ministerios, pero “excluye a los gobiernos territoriales, cerrando de esa manera una oportunidad significativa a los territorios de compensar los déficits que tienen en materia de inversión”.

El especialista llamó a acelerar las medidas descentralizadoras y que empoderen directamente a las localidades para evitar “el incremento de las desigualdades territoriales”.

Municipios perdidos en la geografía cubana, como el de Jesús Menéndez, arrastran con pesados fardos de asignaturas pendientes.

Como parte de la restructuración que redujo de 156 a 61 los ingenios azucareros, se paralizó en 2004 el Central Azucarero Jesús Menéndez y más de 3.000 trabajadores tuvieron que cambiar de empleo. La industria regía la vida de la localidad, con potestades hasta administrativas, como en el resto de las comunidades azucareras.

Datos municipales revelan que en 2005 la producción de bienes y servicios colapsó a 25 millones de pesos cubanos (un millón de dólares), para reflotar en 2013 a 51 millones de pesos cubanos (poco más de dos millones de dólares).

En 2008 el huracán Ike devastó el municipio y dejó sin vivienda a 14.000 familias, entre otras graves afectaciones económicas. Aún quedan por construir 1.700 casas de las que destruyó el ciclón.

Ante la grave situación, la localidad protagonizó en el trienio 2009-2011 un proyecto de desarrollo local participativo sui géneris, por ser concertado desde aquí con manejo descentralizado del presupuesto, con el apoyo de la organización internacional Oxfam y la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional.

Zoraya Pupo, directora del Centro de Desarrollo Local, destacó que la iniciativa fue clave porque “enseñó a todos los actores a trabajar en grupo, gestionar y ejecutar desde el municipio”, una carencia que afrontan los municipios para enfrentar sus nuevas facultades.

“Despertó el potencial” de la localidad, aseveró a IPS.

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.