En el camino de la reunificación monetaria y cambiaria

Un análisis de las más recientes medidas económicas permite asegurar que es necesario avanzar bajo un enfoque sistémico para obtener los resultados esperados.

Los cubanos no llegan o se pasan es una frase atribuida al  Generalísimo[1] Máximo Gómez Báez y una expresión recogida como anécdota durante la contienda Libertadora por la independencia de Cuba, que se ha trasmitido a través del tiempo, hasta nuestros días. Este enunciado muestra su vigencia ante las recientes medidas económicas adoptadas en relación con la reincorporación del dólar estadunidense y otras divisas al mercado, mediante compras minoristas en tiendas especializadas o espacios de venta destinados a este fin en las conocidas tiendas en divisas.

Cuba deja atrás otro año tenso para su economía

Durante 2019, Washington acrecentó sus medidas financieras y comerciales para impedir ingresos monetarios y el traslado hacia la isla caribeña del petróleo importado.

LA HABANA, 23 dic 2019 (IPS) – El año que despide Cuba comenzó con un tornado que recordó a los habaneros la destrucción que causaría el paso de un huracán por la capital, transcurrió bajo un recrudecido embargo estadounidense y termina con un tímido crecimiento económico de apenas 0,5 por ciento.

Cuba en la encrucijada monetaria y legislativa

Tras sesiones en comisiones, el parlamento se reunió para aprobar leyes y nuevos cargos.

La Habana, 22 dic.- Al concluir un año de nuevas vueltas a la tuerca del asedio estadounidense, presiones energéticas y una economía que creció apenas 0,5 por ciento, Cuba proyecta superar sus dificultades y acelerar el ordenamiento monetario y legislativo durante 2020.

Emprendedoras se abren paso en periferia de La Habana

Las actividades económicas comprendidas en las formas de gestión no estatal se han ido consolidando como una opción laboral segura para muchas personas en la capital de Cuba.

LA HABANA, 18 dic 2019 (IPS) – La cubana Rosa del Pilar Luque aprendió por tradición familiar el arte de hacer dulces. En 2014, cuando se vio sin trabajo y sola al cuidado de sus tres hijos, decidió usar ese don para iniciar un negocio en el barrio de San Agustín, en la periferia de la capital de Cuba.