Plan arrocero cubano sufre por la intensa sequía

Cuba importa alimentos por más de 2.000 millones de dólares y una parte de esa factura corresponde al arroz.

Según fuentes oficiales, el programa arrocero previó crecer hasta alcanzar en 2016 un total de 538.000 toneladas del grano.

Foto: Tomada de Cubadebate

La Habana, 8 ene.- Los intentos de incrementar la producción arrocera, que cuentan con el respaldo en capacitación de un proyecto de Vietnam, sufren un contratiempo como consecuencia de la sequía sufrida durante casi todo el año pasado y las últimas lluvias en el occidente del archipiélago.

Según fuentes oficiales, el programa arrocero previó crecer hasta alcanzar en 2016 un total de 538.000 toneladas del grano, que representarían 66 por ciento de lo que demanda el país para su autoabastecimiento.

Pero la escasez de lluvias retrasó el propósito.

De 377.000 toneladas previstas para 2015, se estima un déficit de más de 87.000 por causa de la sequía. Mientras productores del occidente del país indican que las lluvias de diciembre de 2015 inundaron grandes extensiones de arrozales, lo que deprimióaúnmás la cosecha.

Las esperanzas se centran entonces en el incremento de los rendimientos.

El país prevé sembrar 250.000 hectáreas y, de alcanzarse cinco toneladas de rendimiento, podrían obtenerse más de 600.000 toneladas de arroz consumo, meta que estaría reforzada por la continuidad del proyecto Vietnam-Cuba.

La experiencia tiene como objetivo ayudar a la isla caribeña en el desarrollo de la producción de alimentos a través del fortalecimiento de las infraestructuras, mejoramiento de la capacidad de organización y aplicación de tecnologías para la producción sostenible de arroz.

Con cuatro etapas ya concluidas, el proyecto de colaboración vietnamita permitió elevar los rendimientosen las 13 provincias beneficiadas: Pinar del Río, La Habana, Artemisa, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Las Tunas, Holguín y Granma, así como al municipio especial Isla de la Juventud.

Según Lázaro Díaz, director general del estatal Grupo Agroindustrial de Granos, la experiencia ha permitido que los productores implicados alcancen rendimientos agrícolas superiores en 1,3 toneladas por hectárea a los logrados por los otros campesinos.

Salvador Cárdenas, de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Antonio Guiteras, de la provincia de Villa Clara, aumentó sus rendimientos en más de dos toneladas por hectárea.

“Hemos obtenido recursos, conocimientos, paquetes tecnológicos y semillas”, declaró el agricultor, con 18 años de dedicación al cultivo.

Para María Ester Cobas, presidenta de la CCS Félix Edén Aguada, en la provincia de Cienfuegos, hay un antes y un después del proyecto. “Los resultados eran de 3,2 a 3,5 toneladas por hectárea, hoy en el área del proyecto alcanzamos 5,4 y en la otra 4,9 toneladas”, informó.

Según los productores, la capacitación ha sido uno de los elementos esenciales de esta iniciativa que tuvo dos modalidades.

Primero, productores, técnicos y especialistas aprendieron sobre el cultivo en Vietnam. Luego se desplegó en Cuba un programa de capacitación más amplio, que benefició a más de 5.000 personas.

“Los vietnamitas son muy capaces, tienen mucha disciplina agraria. Les agradecemos el tiempo que nos han dedicado y la paciencia que nos tienen, pues solo creemos viendo”, dijo Cobas.

Como resultado de la experiencia, se incorporó el método de semillero y trasplante en la producción de semillas, lo que posibilitó satisfacer más de 70 por ciento de la necesidad de simientes de todo el país.

Se prevé otra etapa como parte del convenio binacional sobre “el uso eficiente del agua, el extensionismo agrario, la transferencia de tecnología y la producción de semillas de calidad para los productores, con el propósito de lograr más de cinco toneladas por hectárea”, dijo Díaz.

A juicio de Idael Pérez, viceministro de la Agricultura, “tenemos productores con buen rendimientos y precisamos expandir esas buenas prácticas y el mejoramiento genético de variedades, pues estamos limitados con la tierra y con el agua”.

Según Nguyen Van Thiet, jefe de la delegación permanente del Proyecto de Cooperación Vietnam-Cuba, en la próxima fase que se iniciará en 2016 y se extenderá hasta 2020 deberá trabajarse con mayor énfasis en la nivelación de los terrenos para disminuir el consumo de agua en el cultivo.

Cuba importa alimentos por más de 2.000 millones de dólares y una parte de esa factura corresponde al arroz, por lo que las autoridades insisten en la necesidad de incrementar la producción arrocera para disminuir las compras en el exterior. (2016)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.