Productores opinan sobre la recuperación ganadera

Un programa estatal de fomento de la ganadería establece por vez primera la importancia de rescatar las tradiciones vaqueras en Cuba.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

El manejo genético, mantenimiento de pastos y más insumos, se requieren para recuperar la ganadería en Cuba, según productores.

La Habana, 29 abr.- Con visiones y recomendaciones diversas, personas dedicadas a la cría de ganado de diferentes provincias cubanas aseguran que puede renacer ese renglón productivo del país, que hoy no cubre las necesidades de carne y leche de su población.

“La ganadería en Cuba se puede recuperar, pero hay que hacer trabajo genético desde el productor. Solo se logrará satisfacer las demandas de los consumidores con el mejoramiento del ganado y cruzamientos”, apuntó Ana Julia Álvarez, trabajadora de la finca Arroyo Hondo, en la central provincia de Sancti Spíritus.

A su juicio, se ha “perdido el interés por la genética en el país, algo que hace mucha falta. Con mejores animales, habrá más leche y carne y eso contribuye a la sustitución de importaciones”.

“Material humano hay, pero necesitamos también rescatar la genética”, concordó  Héctor Rodríguez, un campesino ganadero de Florida, en la provincia de Camagüey, a 534 kilómetros al este de La Habana.

Uno de los criterios comunes entre los ganaderos sondeados por la Redacción de IPS Cuba es la necesidad de disponer de recursos materiales como alambres destinados a cercas, molinos para la extracción de agua y sistemas de riego, entre otros.

“Nuestra provincia está bastante afectada por el marabú -planta invasora que ocupa buena parte de las tierras cultivables de Cuba-. Si nosotros limpiáramos, y tuviéramos un poco de alambre podríamos recuperarla”, opinó Ifraín Cañizares, que desde 1967 se desempeña como ganadero en Ciego de Ávila, a 434 kilómetros al este de la capital.

Cañizares administra la finca Carabalí, de la Empresa estatal Ruta Invasora, donde están desaprovechadas unas 52 caballerías de tierras buenas -una caballería equivale a 13,4 hectáreas-, que ahora están colonizadas por marabusales.

Según  este técnico en la inseminación vacuna, “hace falta la atención de los pastos, acuartonamiento de los terrenos para que los animales pasten y eliminar la malas hierbas, de lo contrario, la ganadería no se desarrolla”.  

Por otra parte, “hay que enseñar a los jóvenes desde chiquitos a que amen la ganadería, que vayan a la escuela en su caballito. Los hemos ubicado a todos en zonas urbanas, por eso quieren estar en el pueblo y no en el campo”, abundó el productor veterano.

A Ángel Jiménez Venegas, de 83 años y ganadero de Sancti Spíritus,  le preocupa que se haya perdido la materia prima fundamental de esa rama pecuaria. “No surgen nuevos ganaderos, los sustitutos de los vaqueros de hoy”, lamentó.

En opinión del camagüeyano Osvaldo Socarrás, para recuperar la ganadería cubana es preciso “sembrar los alimentos, exigirle a los criadores y velar por el relevo”.

 “Se puede vivir siendo ganadero en Cuba”, dice Evaristo López, hijo, nieto y bisnieto de ganaderos, que cría vacas y toros cebú en el centro de Cuba. Su hijo, Evarisney López Estrada, de 14 años, dice tener la ganadería en la sangre y quiere estudiar veterinaria.

Según el villaclareño Yoannis González, de 29 años y con 16 animales en su finca, “lo más importante es buscar los mejores sementales y tener limpios los potreros, hoy llenos de manigua mala”.

“Lo que hace falta es trabajar, sembrar pastos y forrajes aparte del natural”,  indicó Alexander de Valdés, trabajador de Rancho Botija, de la Empresa estatal para la Conservación de la Flora y la Fauna, en Santiago de Cuba, a 847 kilómetros al sureste de La Habana.

La producción lechera del país ha decrecido. Sin embargo, las autoridades de la agricultura intentan incrementar la producción de leche y carne como una forma de sustituir importaciones.

La nación caribeña compra anualmente en el exterior alimentos por cerca de 2.000 millones de dólares.

Según fuentes de la Empresa de Ferias Agropecuarias del Ministerio de la Agricultura, existe un programa de 13 puntos para la recuperación ganadera, con aspectos como la siembra del alimento animal, el trabajo genético, la inseminación artificial y, por primera vez, el fomento de las tradiciones vaqueras de Cuba. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.