Proyecto impulsará producción de maíz y fríjol

Cuba importa cada año alimentos por más de 1.800 millones de dólares.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

Una de las principales metas de la actual reforma económica es elevar la producción de alimentos.

La Habana, 8 nov.- A productores y cooperativas de 18 municipios de Las Tunas, Santiago de Cuba, Granma y Holguín, beneficiará el Proyecto de Desarrollo Rural Cooperativo en la Región Oriental (Prodecor), con el cual Cuba y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) reanudan sus relaciones.

Esta iniciativa, con un monto de 45 millones de dólares procedentes de diferentes fuentes, busca incrementar la producción y la productividad de cultivos estratégicos -principalmente maíz y fríjol- y mejorar las condiciones de vida de las familias de los productores agrícolas de esas unidades.

Tras el lanzamiento oficial de esta iniciativa, Frank Carbonell, coordinador general del  proyecto, explicó que se trata de 157 bases productivas, entre ellas Cooperativas de Crédito y Servicios, Cooperativas de Producción Agropecuaria y Unidades Básicas de Producción Cooperativa.  

Esas provincias fueron seleccionadas por sus condiciones favorables para la agricultura, alto grado de concentración de cooperativas, contribución al balance nacional de maíz y fríjol y elevado potencial para producir un impacto significativo en la seguridad alimentaria, agregó.

“El proyecto va a aportar tecnologías para estos cultivos, sistemas de riego, maquinarias para la preparación de suelo, cosecha y postcosecha, con el fin de incrementar los activos y mejorar las condiciones de vida de agricultores y sus familias”, indicó.

De acuerdo con Telse González, director del estatal Instituto de Investigaciones de Granos, el país tendría amplias reservas en la producción de granos de incrementarse los rendimientos potenciales de cada cultivo.

“Aun cuando el potencial puede llegar hasta siete toneladas por hectárea o más, por diferentes causas, los rendimientos en las unidades productivas quedan muy por debajo”, alertó.

El proyecto se propone aumentar la producción de maíz en al menos 60 por ciento y 80 por ciento en frijol.

Para ello beneficiará a productores agrícolas, de los cuales 10 por ciento son mujeres y 15 por ciento jóvenes, con acceso a maquinarias y equipos para la producción y postcosecha.

Además de incidir de forma directa en pequeños productores agropecuarios y sus familias a través del acceso a crédito para equipos e insumos y capacitaciones, también contribuirá con entidades encargadas de los servicios de apoyo al sector agrícola.

Entre sus componentes está el fortalecimiento de las organizaciones cooperativas de pequeños productores agrícolas, de Entidades Prestadoras de Servicios a la producción agrícola, y organización y gestión del proyecto.

El organismo responsable del programa será el Ministerio de la Agricultura, a través del Grupo Agroindustrial de Granos.

Son también partes de Prodecor la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información y el Banco de Crédito y Comercio.

El acuerdo de financiamiento para el desarrollo rural cooperativo en la región oriental cubana fue firmado en noviembre de 2013 en Roma, Italia.

De acuerdo con Josefina Stubb, vicepresidenta de FIDA, aunque las conversaciones fueron difíciles se alcanzó un acuerdo. “Por 20 años la relación de financiación entre FIDA y Cuba estuvo en suspenso”, recordó.

Según explicó, ambas partes pasaron años tratando se resolver obligaciones pendientes y de recuperar la membresía del FIDA para reactivar estos créditos soberanos en apoyo al sector agrícola y, en particular, a los pequeños productores rurales.
“Es un privilegio para nuestra organización acompañar a Cuba en el proceso de transformaciones en la economía”, dijo.

Para el ministro cubano de Agricultura, Gustavo Rodríguez, el país tiene ventajas como la existencia 6.000 cooperativas en el sector, muchos empleados universitarios y la alta escolaridad de los trabajadores del campo, entre otras, para la ejecución de Prodecor.

En medio de transformaciones económicas, Cuba se propone aumentar los rendimientos del agro, alcanzar mayores niveles de producción local de alimentos, sustituir importaciones de alimentos, preservar el equilibrio ecológico y crear vínculos más fuertes entre el trabajo agrícola y otros sectores de la economía.

De acuerdo con Lázaro Díaz, director general del Grupo Agroindustrial de Granos, los principales esfuerzos se concentran hoy en la producción de arroz, frijoles, maíz y motivando el sorgo, destinado al pienso animal. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.