Raúl Castro defiende ritmo de reformas

Desde hace tres años se trabaja en la reorganización del sector azucarero.

Jorge Luis Baños - IPS

Solo se mantendrán activos 56 de los 61 centros azucareros capacitados para fabricar azúcar

LA HABANA, 29 sep (IPS)  – En una reunión del gobierno de Cuba que dio luz verde a nuevos cambios para reimpulsar el desarrollo de la deprimida agroindustria azucarera, el presidente Raúl Castro defendió el ritmo de las reformas emprendidas para modernizar el modelo económico.

“No importa que muchos nos critiquen porque piensan que el perfeccionamiento que llevamos a cabo es lento. No por cumplir un cronograma vamos a precipitarnos”, dijo Castro, citado este jueves por el oficial diario Granma al informar sobre la reunión ampliada del Consejo de Ministros realizada el sábado pasado.

Según el periódico, el mandatario insistió en que, aunque se quisiera avanzar con mayor rapidez, la complejidad de los problemas actuales del país conduce inevitablemente a emplear más tiempo en su estudio antes de adoptar cualquier decisión, y así tratar de no cometer errores por precipitación.

Granma admitió que se trabajaba desde hace tres años en la reorganización del sector azucarero, otrora considerado locomotora de la economía, que en 2002 y 2004 fue reestructurado con el cierre de alrededor de la mitad de sus fábricas y una drástica reducción de la cantidad de tierras dedicadas al cultivo de caña.

Un repunte de los precios en los mercados internacionales a partir de fines de 2005 llevó al gobierno a dedicar recursos para reactivar el sector y aumentar las áreas sembradas. Incluso así, las zafras han sido inestables y la producción no han pasado de 1,2 o 1,3 millones de toneladas e inclusive menores algunos años.

Según el informe oficial, que no abunda en detalles, la nueva reorganización incluye la extinción del Ministerio del Azúcar, “pues en la actualidad no cumple ninguna función estatal”, y la creación en su lugar del Grupo Empresarial de la Agroindustria Azucarera.

El redimensionamiento responde a los acuerdos adoptados en abril pasado por el VI Congreso del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC) y tiene el propósito de conformar un sistema empresarial capaz de generar con sus exportaciones, moneda libremente convertible para financiar los gastos propios.

En tanto, solo se mantendrán activos 56 de los 61 centros azucareros capacitados para fabricar azúcar, 46 de los cuales operarán en la zafra que va de diciembre a enero. Según Granma, la base productiva se organizará en torno a las unidades más eficientes, que se concentrarán en 13 empresas provinciales.

Consultada por IPS, una fuente especializada comentó que este proceso de reajuste no estuvo exento de objeciones entre sectores que cuestionaban si existían o no condiciones para llevar a cabo los cambios, que en su opinión son positivos y confieren al sector mayor autonomía en la gestión de sus operaciones.

“Pero es importante definir si la descentralización llegará hasta las empresas productivas, las que siembran caña y fabrican azúcar”, comentó el experto, que no quiso ser identificado. “Además, se supone que, al estar la agroindustria azucarera a cargo de un Grupo Empresarial, será más fácil gestionar inversiones extranjeras”, remató.

Hasta ahora, la inversión foránea se concentra en derivados y subproductos azucareros, con seis  empresas mixtas y una de producción cooperativa. Se trata de capitales españoles, italianos, canadienses y mexicanos. Años atrás, algunas compañías extranjeras mostraron interés en invertir también en el cultivo y la producción azucarera, pero las negociaciones no fructificaron.

El congreso del PCC acordó continuar propiciando la participación de capital extranjero, como “complemento” del esfuerzo nacional, en aquellas actividades que sean de interés del país. En esa medida, se buscará garantizar el acceso a tecnologías de avanzada, diversificación y ampliación de mercados de exportación, además del aporte financiero y generación de empleo.

La confirmación de los cambios en la esfera azucarera coincidió con la publicación el miércoles 28 del decreto 293 y varias resoluciones ministeriales que permitirán desde el sábado 1 de octubre la compra-venta entre particulares de automóviles y otros medios de transporte automotor.

La nueva legislación deja sin efecto restricciones que regulaban la adquisición o venta de un   medio de transporte automotor de fabricación posterior a 1959. “Ya era hora. En mi trabajo me dieron derecho a comprar carro (automóvil) hace unos 20 años. Llegó un momento en que no podía asumir su mantenimiento, ni tampoco venderlo. Lo perdí”, contó a IPS Marina Muñoz,

El decreto 292 estipula que “la donación y compraventa de vehículos de motor por parte de personas naturales cubanas o extranjeras con residencia permanente no requiere de la previa autorización de ninguna autoridad” y se realizará ante un notario con la presentación de la propiedad del automóvil y la certificación de inscripción en el Registro de Vehículos del Ministerio del Interior.

La compra de vehículos en las entidades comercializadoras nacionales será otorgada por el Ministerio del Transporte una vez cada cinco año a personas “que hayan obtenido los ingresos en moneda libremente convertible o en pesos convertibles, como resultado de su trabajo, en funciones asignadas por el Estado o en interés de este”.

La recuperación de este derecho de propiedad, así como el de la compraventa de viviendas figuran entre las demandas populares más extendidas recogidas en el programa de actualización del modelo económico. En ambos casos se requiere desmontar un enmarañado conjunto de prohibiciones y regulaciones.

Se prevé que la reforma en el tema de la vivienda estará lista antes de que finalice el año. El presidente Castro anunció en agosto que también se trabaja en la flexibilización de la política migratoria, otro reclamo largamente esperado por la sociedad de esta isla con 11,2 millones de habitantes.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.