Sector agrícola y forestal en busca del relevo

El rescate de la agricultura demanda más integración entre enseñanza, investigación y asociaciones agropecuarias, según activistas.

Foto: Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

La filial habanera de la ACTAF trabaja con unos 330 círculos de interés, para promover la agricultura entre niños y niñas.

La Habana, 4 jul.- Las vías para inclinar a las nuevas generaciones hacia las carreras agropecuarias y forestales suscitan reflexiones entre las y los integrantes de la no gubernamental Asociación Cubana de Técnicas Agrícolas y Forestales (ACTAF).

Multiplicar las acciones, trabajar de forma integrada y potenciar la capacitación de los nuevos usufructuarios de tierras,  son algunas de las alternativas identificadas por el activismo, para llevar los conocimientos necesarios y elevar la producción de alimentos del país.

Solo en La Habana, la ACTAF trabaja con unos 330 círculos de interés, con un promedio de 25 niños cada uno.

Con esta labor, “estamos plantando semillas para el relevo de los actuales técnicos, profesionales e investigadores de los institutos de ciencias agropecuarias”, indicó Sonsoles Guerra Villar, secretaria de comunicación de la filial capitalina de esa asociación.

Sin embargo, todavía pocos jóvenes quieren dedicar sus vidas a un sector, donde el promedio de edad sobrepasa los 50 años en la actualidad.

La hornada joven prefiere las especialidades vinculadas a las letras, la medicina, las ingenierías y las artes. Esta tendencia ha provocado un déficit de graduados de carreras agropecuarias, que se agudiza por la migración de la población juvenil de los campos hacia las ciudades.

Por otra parte, observadores señalan que el poco reconocimiento social, las malas condiciones de trabajo y la escasa remuneración que reciben los obreros, técnicos y profesionales vinculados al escenario productivo, también contribuyen a incrementar el rechazo hacia el campo de las nuevas generaciones.

Unidad

Este asunto ocupó una buena parte de los debates del IV Congreso de la ACTAF, desarrollado  los días 21 y 22 de junio, en la capital de la nación caribeña.

“Creo que la formación vocacional tiene que dejar de ser algo que hagamos espontáneamente o a ciegas”, señaló en la cita Adriana Sabater, directora de personal del Ministerio de la Agricultura.

“Hago un llamado a la unión a las estructuras que oficialmente se ocupan de eso: las empresas agropecuarias y las delegaciones municipales de la agricultura (estructura estatal rectora de la actividad)”, dijo Sabater
Para ella, los actores “que hoy conocen la caracterización de cada territorio” deben señalar la manera de “enrumbar las acciones para llegar al resultado deseado”.

Por primera vez, destacó, el 30 por ciento de la demanda para la formación debe suplir las necesidades de personal del sector cooperativo-campesino, es decir, las Unidades Básicas de Producción  Cooperativas (UBPC), Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA) y Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS).

“Tenemos que ayudar a formar y enamorar a un técnico que va para el sector cooperativo, donde se concentra el mayor por ciento de la fuerza de trabajo y las mayores posibilidades de empleo. El trabajo debe ser más fino y mirando a futuro para recoger los frutos en cinco y diez años”, consideró.

Como parte de su trabajo, ACTAF ha avanzado en sus relaciones con el Ministerio de Educación y existen órganos de base en todos los Institutos Politécnicos Agropecuarios (IPA), a los que les llega bibliografía actualizada y capacitaciones para el profesorado.

Sin embargo, este vínculo no se ha logrado afianzar con las universidades, donde hoy se observan dificultades.

Academia

“Hay que llegar a la universidad con un sistema similar de actualización y preparación, al aplicado en los IPA. En breve comenzará un programa dirigido a la actualización de profesores de la educación superior –incluso a nivel del municipio-, quienes en no pocas ocasiones desconocen las prioridades de la agricultura actual”, insistió Sabater.

Además, el congreso calificó a la atención a los técnicos recién graduados en los centros donde son ubicados de prioritaria para evitar la elevada fluctuación que merma esa fuerza.

En ese sentido, el jefe de departamento de enseñanza técnico-profesional del Ministerio de Educación, Emilio Hernández, precisó que deben seguirse engrasando los mecanismos de trabajo con la asociación, “para tener resultados más consolidados en los IPA”.

“Tenemos que trabajar también porque coincidan los intereses motivacionales de los estudiantes con el rendimiento académico, pues sucede que algunos interesados no tienen los mejores resultados docentes al termino del noveno grado”, continuó.

A su juicio, los IPA deben nutrirse de estudiantes que combinen estos dos elementos para que estén en las mejores condiciones de presentarse a los exámenes de ingreso a la universidad, cuando concluyan los estudios técnicos.

“Están bastante deprimidas las carreras de la rama agropecuaria”, lamentó. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.