Viñales, una vida al amparo del turismo

Sus primeros habitantes fueron comunidades aborígenes de vida nómada y en 1865 comenzó la formación del núcleo urbano.

Archivo IPS Cuba

Este poblado incluye también en sus planes de desarrollo las potencialidades de la agricultura.

La Habana, 17 jun.- El pintoresco pueblo de Viñales, en la occidental provincia cubana de Pinar del Río, tiene una importante fuente de ingresos en el turismo, uno de los componentes claves de su desarrollo, con potencialidades también en los recursos forestales.

Por ello, en el pequeño poblado pinareño, casas de alquiler y restaurantes privados se mezclan e interactúan con hoteles y excursiones organizadas por empresas estatales. Las y los turistas escogen si moverse en caballos rentados por particulares o en las bicicletas de una iniciativa municipal de desarrollo local.

Opciones

A lo largo de la calle principal, Salvador Cisneros, se encuentran la casa de Kenia y Jorge, las villas Doña Cachita, Inesita, Doña Cristina, el hogar de los doctores José y Dianelys, la casa La Utopía, el bar restaurante La Fiesta, y las paladares Juana la Cubana y La Colonial, entre muchas otras iniciativas.

Para los clientes cubanos que visitan esta localidad sobre todo por la belleza de su naturaleza, hay también ofertas estatales y particulares de pizzas, panes, jugos y churros.

“Hasta hace unos doce años el pueblo no era así. Desde entonces comenzó a crecer el turismo y las personas comenzaron con los alquileres de sus casas a los visitantes foráneos”, recuerda Abel García, de 42 años, nacido en  el Valle de Viñales.

Con la última apertura del trabajo por cuenta propia, llegó el auge de las paladares (restaurantes privados), que hoy muestran una variedad de ofertas y platos similar a las de grandes ciudades.

Con solo 603 kilómetros cuadrados y 29.870 habitantes, Viñales tiene 493 casas dedicadas al arrendamiento y 39 restaurantes privados.

Otra actividad de estos tiempos es el alquiler de caballos o los paseos en pequeños carros movidos por caballos a los lugares de interés: el Mural de la Prehistoria- dibujos de dinosaurios en una de las laderas de un mogote-, el hotel Rancho de San Vicente- con cabañas, algunas de madera, entre pinos, como un paisaje alpino extrapolado al Trópico-, la Cueva del Indio, con paseo en bote a lo largo de 200 metros, entre otros.

“A los turistas les gustan los paseos a caballo. Yo tengo dos animales, uno para trabajar y el otro para el turismo”, dice García, quien dejó su casa en el valle para mudarse al pueblo, donde obtiene mayores ingresos.

Yusmelis (su apellido bajo reserva),  de 25 años, dejó su poblado natal, el pinareño San Luis, hace tres años y ahora vende viandas y hortalizas en un punto ambulatorio en Viñales. “Me va bien, aquí hay más posibilidades que en mi pueblo. El turismo genera comercio”, indica.

Perspectivas

Cuba recibió en 2012 unos 2. 900.000 visitantes. Las proyecciones para 2013 son superar los tres millones.

Sin embargo, el comportamiento en los primeros meses del año no ha sucedido de acuerdo a lo esperado, según datos de la estatal Oficina Nacional de Estadísticas e Información.

Para Julio César Bauta, trabajador de la base de campismo Dos Hermanas, si bien el turismo ha traído beneficios a las viviendas y la infraestructura, ha cambiado a las personas hacia una mentalidad mercantilista.

No solo ha crecido la actividad por cuenta propia. Otras formas de gestión comprendidas en la reforma económica actual se insertan en la vida de este pueblo, a unos 175 kilómetros al oeste de La Habana.

La iniciativa municipal de alquiler de bicicletas por horas le ha dado movilidad de turistas de todas las edades, procedentes fundamentalmente de Europa y América del Norte y del Sur, a la vez que genera ingresos para paliar algunas necesidades de la localidad.

Los beneficios de la afluencia de turistas llegan también al sector estatal.

La Casa Don Tomás, restaurante ubicado en una casona de 1889, supera sus planes de ingresos diarios. “Con la apertura de paladares no ha perdido clientes, pero esa competencia nos hace mantener la calidad permanentemente”, comentó Celia (su apellido bajo reserva), dependienta del lugar de propiedad estatal.

Historia

Los primeros habitantes de Viñales fueron comunidades aborígenes que desarrollaban una vida nómada, las cuales aportaron una significativa herencia cultural expresada en las pictografías y petroglifos que atesoran varias cuevas del territorio.

La ganadería extensiva constituyó la actividad económica fundamental en los siglos XVII y XVIII. En la mitad del XVII comenzó la llegada de los primeros vegueros al territorio y en esa etapa el tabaco se consolidó como la principal fuente de ingresos de la región.

Condicionado por el florecimiento económico, durante 1865 se comenzó a fomentar la formación del núcleo urbano de Viñales, cuya discreta expansión  continúa durante la última década del siglo XIX.

La evolución urbana del poblado se produce de forma lineal. Su arquitectura reinterpreta el estilo neoclásico tardío, que conforma la visión estética de la localidad, con la extrapolación de elementos del campo a la ciudad.

El uso de la teja criolla, el ladrillo y la madera son considerados elementos básicos de la reconstrucción de la vivienda de Viñales. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.