Confesiones de un tipo que fue crítico de cine

Convergencias |

A los críticos de cine de ahora les tocó una época prodigiosa porque el cine está en todos lados. Su insumo originario (la imago kinesis) se ha vuelto vírico, ubicuo, regente dentro de la vida cotidiana de los espectadores, quienes, sin gesto trascendentalista alguno, se convierten en productores, en cineastas.

Ante este teclado, no puedo despojarme de mi condición de dinosaurio. Aunque me facilite la vida, cada herramienta o dispositivo de la época digital me envía refractado a la memoria de animal analógico que poseo. Como tantos amatores del cine antes que yo, me crié en las salas de exhibición, sobé su humedad y encontré mi yo real bajo el peso de las imágenes magnificadas por la inmensa pantalla. Cuando conocí las iglesias, entendí el por qué. En el cine el universo adquiría sentido, orden y concierto. Leer más


Esteban: un melodrama de la Cuba de hoy

Vista recientemente en la pequeña pantalla, la película sobresale por la banda sonora y la dirección de actores.

Papa Hemingway, nuevamente en Cuba

Otra digna muestra de un cine trasnacional.

Esbozo esquivo de una no-presencia

Cortometraje de animación que es una alegoría melancólica y sorda a la tristeza, la descolocación, el no pertenecer…