El naufragio del Potemkin

Convergencias |

Memorias del subdesarrollo (Tomás Gutiérrez Alea, 1968) cumple medio siglo. Altercine publica la primera de varias aproximaciones que, con la perspectiva del tiempo transcurrido, revalúan su legado para el cine cubano.

Además de significar un importante y provocador hito en cuestiones de escritura fílmica para la ficción cubana de entonces, Memorias del subdesarrollo (1968) resulta destilación de una curiosidad intelectual manifestada por su director Tomás (Titón) Gutiérrez Alea en entregas previas —Las doce sillas (1962)— y posteriores —Los sobrevivientes (1978), Fresa y chocolate (1993)—, hacia una de las otredades nacionales menos analizadas en el campo representacional del cine insular de entonces, e incluso de ahora: el civil confesamente no proletario, no militante y resiliente a la reconfiguración de las jerarquías sociopolíticas suscitadas a partir de 1959 en el país. Partícula social al pairo y a la vez resistente a las fuerzas centrípetas que buscan atraerlo hacia el núcleo radical de la revolución. Leer más


Paisajes en el audiovisual contemporáneo

Un acercamiento al paisaje y a su representación en el audiovisual cubano.

Los cineastas cubanos vuelven a declararse… ahora en cardumen

Una aproximación a la declaración de los jóvenes cineastas cubanos, dada a conocer esta semana.

La herejía del g-20: una lectura en flash back

Cuando ha transcurrido media década del surgimiento de aquel grupo de cineastas autoconvocados bajo la idea de conseguir la renovación del audiovisual nacional, hoy sus demandas son más urgentes que nunca.