Omega 3: Esta es la historia que me seduce

A propósito del comienzo del rodaje de Omega 3, la más reciente película de Eduardo del Llano.

Tomada de Habana Times

Al Licenciado en Historia del arte Eduardo del Llano no le asustan los retos. Luego de llevar a las pantallas domésticas y subterráneas cubanas su popular serie de cortometrajes de Nicanor, en 2011 debutó en la pantalla grande con el largometraje Vinci, basado en un pasaje de la juventud del gran artista del renacimiento Leonardo Da Vinci.

Ahora ajusta los detalles para comenzar el rodaje de Omega 3, la primera película totalmente futurista producida por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), con producción ejecutiva de Isabel Prendes.

No le preocupan las comparaciones. Está consciente de que en estos momentos Miguel Coyula está preparando una historia de ciencia ficción que se desarrolla en Cuba.

Del Llano disfrutó, asimismo, el referente cinematográfico aparecido en Madrigal, largometraje de Fernando Pérez, cuyo cuento final se desarrolla en un mundo donde reina Eros y hay ciertos coqueteos con el género de ficción.

“La mía no es una historia de naves espaciales y robots, aunque esos elementos no estarán ausentes en el filme. No me hago demasiadas pretensiones. No me considero un renovador ni mucho menos, pero esta es la historia que me seduce y la quiero contar de la mejor manera”, adelanta del Llano en exclusiva para Altercine.

Para rodar Omega 3 partió de la premisa de hacer más con menos recursos. De ahí la importancia que le concedió a especialidades como el diseño de producción, a cargo de Gricel González Otaño; y la dirección de arte, en las manos de Jorge Rafael Zarza, quien es graduado en Diseño Escenográfico de la Escuela Nacional de Diseño (1983).

¿Por qué una película futurista cuando en Cuba no hay una tradición de ese género cinematográfico?

Justamente por eso. Me gusta trazarme retos y lanzarme a proyectos que parezcan locuras, como me sucedió con Vinci. Ya enfrenté una gran polémica cuando hice esa película. Pienso que no debemos constreñirnos a los temas que se esperan de nosotros y dejar que haya temas privativos de Holywood.

Por supuesto que allí se pueden hacer con más recursos. Todo está en la historia que uno escoja. Hay historias -aunque sean futuristas- que se pueden contar con pocos recursos, pero bien utilizados.

Soy fanático de cierto tipo de ciencia ficción como lector y como cinéfilo. En Cuba hay una tradición bastante fuerte en de ese tipo de literatura, que se inició con Oscar Hurtado (1919-1977) –considerado el padre de la ciencia ficción cubana. Luego llegaron los talleres literarios con publicaciones digitales y en soporte físico.

Por supuesto que hacer cine es mucho más complicado porque tienes que lograr un producto verosímil. De pronto di con la historia apropiada y creo que se puede rodar en Cuba. Lo estamos intentando con esta historia que se desarrolla en un lugar X.

¿El guion de Omega 3 es totalmente inédito o parte de una obra literaria?

Se basa en un cuento mío del cual partí para la escritura del guión. Por suerte, cuento con un equipo muy creativo que, durante los ensayos, le ha ido incorporado morcillas (improvisaciones propias del teatro bufo cubano) al texto, cuyas escenas se han enriquecido con el aporte de los actores.

Una película de este tipo requiere de una fuerte dirección de arte. ¿Por qué apostaste por un director de arte poco conocido en estas lides?

El director de arte Rafael Zarza ha hecho algunos trabajos como asistente y se ha dedicado bastante al video clip. Fue el director de arte de Esther en alguna parte. La fama y el nombre se construyen con el trabajo diario.

No aspiraba a contar con un director de arte super reconocido, sino con alguien creativo. Desde que llegó me mostró dibujos que había hecho, con una cuerda futurista. Es un apasionado del género. Hubo mucha química entre nosotros desde el principio.

Zarza está buscando muchas soluciones para el vestuario. Ha contactado con personas muy talentosas que trabajan con objetos de desechos o materiales poco tradicionales.

También tuvimos que hacer algunas compras de tejidos específicos, fuera de Cuba, para cuidar al máximo el aspecto visual de la película.

Otro aspecto muy importante en este tipo de cinematografía son los efectos visuales. ¿Quién asumirá la labor de postproducción de Omega 3?

Jorge Céspedes es muy competente y cuenta con muy buena tecnología a su disposición. Es un realizador independiente, especializado en efectos digitales.

Para el ICAIC, laboró en la película Y sin embargo. Tuve la suerte de contar con él en Exit –el último cuento de Nicanor–, donde aparece Osvaldo Doimeadiós como lisiado. Eso fue obra de Céspedes.

Él ha participado en todo el proceso de postproducción y además estará presente en el rodaje para facilitar, desde ese momento, su labor en las escenas que posteriormente requieran de efectos especiales.

El rodaje comenzará a mediados de octubre y está previsto para cinco semanas. Será un proceso complicado porque los efectos especiales se van a tomar cierto tiempo.

Además, vamos a contar con Osvaldo Montes, el mismo argentino que compuso la música para Vinci, quien vendrá a Cuba a principios de 2014 a grabar la música mientras se trabaja en los efectos especiales.

Amén de ser un filme de ciencia ficción, ¿en que otro género se puede clasificar: comedia, drama, melodrama?

Es una especie de comedia amarga, de drama con sustrato de comedia. No es para morirse de la risa, aunque si tiene momentos hilarantes. Tampoco es una farsa. De hecho, presenta situaciones bastante violentas y dramáticas.

Lo que sucede es que la metáfora a extraer de la película sí es, evidentemente, humorística. Como ocurre en la ciencia ficción, se hace una extrapolación al futuro de los problemas del presente.

¿Qué sentido tiene incluir una publicidad en la película filmada por el realizador de video clips Carlos Eduardo Maristany?

Es una manera de dar una pista de por dónde va la película. La publicidad aparece en una escena familiar al comienzo y final del filme, donde uno de los personajes mira la televisión y ve en pantalla una publicidad que dura cinco o seis segundos.

Para mí era muy importante hacerla con la mejor calidad posible porque se trata de un comercial del futuro y sabemos que lo que es futuro en Cuba puede ser el pasado de un país desarrollado. Entonces tratamos de que, al menos en materia visual, se parezca al menos al presente audiovisual de esas naciones.

¿Cuáles referentes tuvieron en cuenta para concebir la visualidad de Omega 3?

Tenía en mente Liberación (1971), un filme bélico soviético. Para concebir la imagen visual nos basamos en muchas películas de ciencia ficción como La Matrix (1999), por ese contraste, dentro del submarino –-que es un lugar sucio, húmedo, lleno de cadenas, goteras– y, al mismo tiempo, con computadoras de última tecnología.

Hemos analizado diseños de armas, objetos, ordenadores, porque para filmar un filme futurista todo lo que se vea debe ser o muy futurista o muy retro.

Eso sucede en Blade Runner (1982), donde se aprecian unos extractores de aire o unos ventiladores antiguos en un contexto en cual se clonan seres humanos. Esos son los dos extremos que vamos a utilizar en Omega 3″.

En Omega 3 repites con Carlos Gonzalvo y algunos otros actores de Vinci, ¿te gusta apostar al seguro?

Carlos Gonzalvo me parece uno de los actores más extraordinarios de este país, muy natural, muy orgánico y con mucha lógica. Me ayuda mucho a explicarles a los otros actores lo que quiero lograr. Entiende perfectamente lo que quiero.

Yo no fui quien lo descubrió para el cine. Tiene unas posibilidades impresionantes como actor dramático, independientemente de sus dotes para el humor. Hizo el papel de Germán Pinelli en el filme El Benny, después el Premio Flaco con Juan Carlos Cremata y luego Vinci, conmigo.

Por vez primera trabajo con Héctor Noas, uno de los grandes rostros del cine cubano. También con Dainelys Fuentes y Omar Franco, entre otros.

¿Por qué se titula Omega 3?

Partiendo de la lógica formal, Omega 3 es un suplemento nutricional relacionado con la alimentación sana pero, al mismo tiempo, me sonaba como el nombre de un plan de contrainteligencia. La razón precisa se sabrá cuando vean la película.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.