Acuse de recibo para todos

El diario Juventud Rebelde mantiene con éxito una de las pocas secciones en la prensa cubana que se ocupa de visibilizar los problemas de los ciudadanos.

Jorge Luis Baños - IPS

Todas las ediciones de Acuse contienen situaciones alarmantes, dolorosas, que propician el debate de los casos

Pepe Alejandro, como se conoce al periodista José Alejandro Rodríguez, inició su carrera contra la burocracia y los trámites infructuosos el 21 de diciembre de 1997. En esa ocasión declaró: “queremos instaurar un rincón para que la gente se exprese, con todo el derecho que les asiste”.

Tras 13 años de publicar diariamente las quejas y denuncias de miles de cubanos, aún permanece firme en la decisión de velar porque se respeten los derechos de la ciudadanía, junto al joven periodista y profesor de la Universidad de La Habana Jesús Arencibia, con quien comparte la sección.

“Aunque se han registrado avances sustanciales en no pocas instituciones, uno percibe que aún muchas otras nos ven como un molesto y atravesado acreedor de respuestas y esclarecimientos, y no como un aliado en el mejoramiento del funcionamiento del país y de la vida de nuestros ciudadanos. Aun así, seguimos adelante”, afirmó en su espacio.

Los dos últimos años muestran un descenso del 4,7% en la cantidad de respuestas por parte de los organismos. No obstante, la confianza ganada por Acuse de recibo y su periodismo de denuncia se refleja en el apego de sus lectores, que la convierten en una de las secciones más comentadas en la versión digital del periódico de la juventud cubana, solo por detrás de las noticias sobre béisbol y fútbol.

Alexander Wilson, usuario de la versión digital de Juventud Rebelde, manifestó que este es uno de los pocos espacios para análisis críticos y maduros de la prensa cubana, mientras Florente05 considera la sección como “una de las mejores armas para juzgar a los incompetentes y emplazarlos públicamente”. Para Daniel Ortiz se ha convertido en “una ventana a través de la cual el pueblo puede expresar su malestar, su descontento, sus críticas”. No obstante, la audiencia reitera la necesidad de ampliar los canales para promover el intercambio entre la ciudadanía y las instituciones.

Protestas repetidas

Según los autores, “los dos temas más candentes siguen siendo vivienda y calidad de los servicios; y solo el 5,4 por ciento de las cartas recibidas -entre el 16 de octubre de 2009 y 15 de abril de 2010- contenían demandas improcedentes. La gente habla alto y claro; y cada vez son más certeros los enfoques para destruir los muros de la ineficiencia”, expresaron.

Todas las ediciones de Acuse contienen situaciones alarmantes, dolorosas, que propician el debate de los casos. Al final de cada entrega los internautas comparten historias y recursos legales.

En la reseña del primer semestre de 2010, el usuario Fernando López narró un caso publicado en Kaos en la red donde el Instituto de la Vivienda determinó que los residentes debían abandonar su casa luego de finalizar la obra. “Es muy probable que hayan habido múltiples ilegalidades, pero después que fue construida, ¡a desalojar se ha dicho!, ¿y no hay acaso otra solución?”, cuestiona López.

Otros, como Ángel, recuerdan los mandatos de la Constitución cubana que “en su Capítulo VII, artículo 63, expresa: Todo ciudadano tiene derecho a dirigir quejas y peticiones a las autoridades y a recibir la atención o respuestas pertinentes y en plazo adecuado, conforme a la ley”.

Fidelidad entre autores y lectores

La tirada de Juventud Rebelde es de más de 200 000 ejemplares, pero su audiencia promedio es mucho mayor. Cada periódico que sale a la calle se multiplica por más de un lector y por las visitas al sitio web.

El estudio de lectoría realizado por el medio durante el 2010 arrojó que la sección de Pepe Alejandro y Jesús Arencibia contaba con un apoyo del 70,5%. Los mensajes recibidos por los autores en sus buzones de correo, tradicionales o digitales, así como los comentarios que dejan quienes leen Acuse en la web prueban la simpatía del público por ese espacio.

“La sección le hace mucha falta al pueblo y a sus dirigentes, que (…) tienen un termómetro en Acuse de recibo y en Los papelitos hablan”, afirma Leonardo Barrera. Por su parte, el lector Eduardo Navarro declaró que “el hecho de ‘estar bien pegaíto’ a cada uno de los problemas y situaciones que le confiamos a la sección constituye ese fijador que le falta a determinados servicios”.

José Alejandro Rodríguez considera que “cuando el país transita hacia importantes cambios económicos y sociales, que requieren de rigor y de mucho esclarecimiento, es significativo que haya todavía instituciones y organismos que se desentiendan de las temperaturas, estados de ánimo y problemas de la ciudadanía”.

La relación de la prensa con los problemas del país y con la población no debe alejarse nunca de las páginas de los diarios. El impacto de Acuse de recibo en los lectores demuestra la importancia y validez de mantener un espacio de participación que los usuarios sientan como suyo, donde el protagonismo sea de la cotidianidad.

Un comentario

  1. rolando tamayo

    buenas ante todo aun personaje muy carismatico y sinsero como es alejandro rodriguez en esta ocacion me dirijo a usted para plantearle mi situa cion ya que e escrito al gramma los viernes y nada de respuesta solo le interesa cosas para mantener una pajina llena pero nada de problemas reales como son lo que existen en realidada vivo en un imueble que enestos momentos esta en face milafgrosa como lo catalogan ellos en peligro de derumbe pero e escrito a todo el mundo y tiene conocimiento el gobiern de la ciudad y nada solo mandan un dia una persona para hacer levantamiento que parese que es para separarnos los nichos en el cementerio colon para separar capacidades este immueble esta en belascoain 77 %animas y laguna centro habana aun lado del hospital amergeiras que es donde trabajo espero respuesta y si puede su visita

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.