Aumento de aranceles provoca desconcierto en Cuba

Ciudadanía cubana debate las nuevas resoluciones aduanales a través de los medios digitales.

Jorge Luis Baños - IPS

Las autoridades aduanales afirman que “el motivo principal de las nuevas regulaciones es garantizar la estabilidad, agilidad y seguridad del tránsito de pasajeros por los aeropuertos cubanos”

“Sería hasta cómico si no fuera tan trágico: la Aduana General de la República, como la puerta estrecha y abierta en un solo sentido que en realidad es, dispuso nuevas regulaciones para la entrada de paquetería al país. Ahora, con las normas al uso a partir de septiembre, quienes reciban un bulto en Cuba deberán pagar como si hubiesen ido a comprarlo al mismísimo Corte Inglés de Madrid”. Así comienza el post Botar el sofá, de la periodista Gisselle Morales Rodríguez, motivado por los más recientes cambios en las disposiciones aduaneras de la nación caribeña. Cambios que han sido analizados críticamente en la blogosfera y por más de 300 usuarios –una cifra muy elevada si se tienen en cuenta las limitaciones para el acceso a Internet que persisten en el país- en redes sociales, blogs y medios de prensa oficiales.

Las normativas, agrupadas en la resolución 122/2012 de la Aduana General de la República y 222/2012 del Ministerio de Finanzas y Precios, estipulan los aranceles para los viajeros cubanos y extranjeros con residencia permanente en Cuba a partir de su segunda importación en el año; mientras que la 223/2012, dictada por el mencionado ministerio, resuelve que el pago de los derechos arancelarios por el envío de paquetes. Las autoridades aduanales afirman que “el motivo principal de las nuevas regulaciones es garantizar la estabilidad, agilidad y seguridad del tránsito de pasajeros por los aeropuertos cubanos”, en una entrevista publicada en el sitio web Cubadebate.

Tales medidas han sido cuestionadas entre los receptores directos de los productos y aquellos que se benefician de la mayor calidad y mejores precios disponibles en el mercado paralelo. Al mismo tiempo, muchos internautas cuestionaron el pago en pesos convertibles (cuc) de la segunda importación en un año calendario por parte de ciudadanos cubanos residentes en la isla teniendo en cuenta que solo la minoría los cubanos percibe algún porcentaje de su salario en esta moneda.

Por su parte, Lucas, usuario de Cubadebate, expresó lo que considera como objetivo real de los cambios: eliminar el trasiego de mercancía para el mercado negro y, en consecuencia, elevar las remesas, pues será más barato comprar en Cuba que importar o recibir paquetes de regalos. Sin embargo, aclaró que “la primera consecuencia será un aumento considerable en los precios del sector cuentapropista (afectación directa para el bolsillo del pueblo trabajador), que desprovisto de un mercado mayorista, recurre a esta vía de suministro”.

Según la opinión de este lector, falta el análisis más importante, que “debe centrarse en la red de tiendas nacionales, sus altos precios, menor calidad y suministro inestable; una de las causas por las que miles de viajeros, residentes o no, viajen a la isla con sobrepeso de equipaje. Solo atacando los problemas desde la raíz se acaba definitivamente con ellos”, enfatizó Lucas.

“En un país normal tiene sentido proteger sectores de la producción interna con medidas como estas. Pero en Cuba, donde no hay producción, ¿qué pasará?”, pregunta Rigo, comentarista de Havana Times. “Una cosa entre muchas que pasarán es que los paladares van a sustituir los productos que importaban por otros de menos calidad que se pueden encontrar en el mercado negro. Eso significa que habrá menos para la población, como pasa con los huevos. Este tipo de cambios me hace creer que quien decide no tiene la mínima noción de los efectos”, consideró.

Algunos comentarios destacan propuestas de soluciones alternativas. La legalización de las importaciones a personas naturales y la apertura de tiendas mayoristas fueron algunas de las más reiteradas.

Tal es el caso del usuario F@B@T, quien considera que, luego de permitir el trabajo por cuenta propia, debió legalizarse la importación con carácter comercial y cobrar los impuestos correspondientes. “Esto significaría entrada de divisa fresca al país de manera rápida y con bajos riesgos”, declaró.

En varias declaraciones durante los últimos años, el gobierno cubano ha abogado por la eliminación de leyes que obstaculicen el desarrollo del país.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.