Cómo hacer crowdfunding en Cuba y no morir en el intento

Muchos de los proyectos independientes cubanos que surgen apuestan al crowdfunding, por ser una vía promisoria para lograr apoyo.

Foto: Tomada de Marketing 4 Ecommerce

Marta María Ramírez, o mejor dicho, Martica, conoce uno a uno los obstáculos que desde Cuba se enfrentan para recaudar fondos a través de Internet. Lo mismo en la acera de un parque con servicio wifi que a través de una lenta conexión por teléfono en casa, esta comunicadora social ha emprendido tres proyectos de micromecenazgo desde Cuba, una alternativa que, pese a las dificultades, gana seguidores en la isla caribeña.

Para realizar películas, discos musicales y revistas sobre temas sociales como el respeto a libre orientación sexual e identidad de género, varias personas radicadas aquí han enfrentado el duro reto de completar el presupuesto necesario con pequeños aportes.

Algunos contaban con toda la explicación de cada paso, otros preguntaron incesantemente cómo llegar a feliz término…

Por esa razón, la Redacción IPS Cuba conversó con Ramírez para elaborar una pequeña guía sobre los requisitos para realizar desde Cuba recaudaciones por Internet y sus consejos en ese sentido:

-Para crear una campaña de crowdfunding en Cuba, lo primero que se necesita es tener garantizada una conexión rápida a Internet.

-Resulta indispensable tener una cuenta bancaria en el extranjero o un amigo con ese servicio que le preste ayuda.

-La campaña de crowdfunding es un trabajo a desplegar por una persona con habilidades en comunicación social, con el apoyo del equipo detrás del proyecto.

-Martica aconseja emprender una campaña publicitaria que vaya más allá del micromecenazgo. En este tipo de procedimientos, las redes sociales y blogs ocupan un papel primordial.

-Elabore un proyecto sólido y las herramientas para argumentar la necesidad de fondos para desarrollarlo.

-Para mostrar la idea se precisa de un prototipo, proyecto o tráiler, en dependencia del tipo de iniciativa que se aspira a financiar. Martica recomienda ser creativos porque se debe mostrar algo concreto a los potenciales donantes. Por ejemplo, de un disco se divulgan las pistas grabadas o fragmentos de ellas; y de una película se debe incluir un tráiler o algo similar. Para la campaña de una película a camino entre el documental y la ficción que realiza el joven cineasta cubano Yimit Ramírez, se incluyeron “imágenes de investigación” tomadas como parte del anteproyecto.

-También es recomendable investigar iniciativas similares a la que se pretende presentar en busca de mejorar la estrategia.

-Si al final se obtienen los fondos, los donantes serán solo eso, en las diferentes categorías establecidas por la campaña para captar más fondos. Todos los derechos sobre el producto final serán del creador.

Verkami es hasta ahora la única plataforma que facilita la recaudación de aportaciones para Cuba, entre varias alternativas como Kickstarter, donde además de recaudar dinero se crea una comunidad alrededor del proyecto; Indiegogo, que ingresa lo que se ha recaudado, aunque no se llegue al total deseado, y Ulule, que ha facilitado el financiamiento de más de 2.000 proyectos por un valor de más de seis millones de euros.

“El bloqueo (de Estados Unidos a Cuba) existe y este caso es la prueba”, asegura Martica sobre la causa por la cual la mayoría de las plataformas desaprueba proyectos donde el destino final de los fondos es Cuba.

Verkami, dirigido principalmente a creadores, artistas, diseñadores y colectivos, ofrece asistencia especializada y personalizada. Es una plataforma cultural y social, aunque cada vez está haciéndose más amplio el abanico de proyectos publicados. “El cine y la música son los proyectos más numerosos y los proyectos editoriales los que más triunfan”, revela su sitio web.

-Una campaña de micromecenazgo en Internet permite obtener fondos, pero también publicidad. Ofrece un escenario para medir la efectividad de la propuesta, incluso antes de haberla realizado.

-Martica aconseja organizar actividades paralelas de publicidad y acudir a la tradicional “ponina” para recaudar en efectivo pequeñas ayudas para, por ejemplo, pagar las costosas horas de acceso a Internet. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.