Desarrollo= conexión + memoria histórica

Tres documentales realizados por jóvenes cubanos abordan la situación de desconexión de Cuba.

Por estos días recorre la web una petición colectiva para masificar el acceso a Internet desde Cuba. “El ingeniero en telecomunicaciones Norges Rodríguez, gestor de la bitácora Salir a la manigua, publicó una petición al gobierno de Cuba a través de la plataforma Change.org, en la cual se dirige a las autoridades cubanas, específicamente al Ministro de las Comunicaciones Maimir Mesa Ramos, para solicitar un acceso menos restrictivo a Internet” publica Global Voices.

Resulta interesante aprovechar el contexto para reseñar en Cuba 2.0 tres documentales, realizados entre 2013 y 2014 por jóvenes cubanos, que discurren sobre la desconexión cubana y su impacto en la sociedad.

Offline, hecho 2013 por la joven graduada de la Facultad de Medios Audiovisuales del Instituto Superior de Arte, ISA, Yaima Pardo; Redes.cu también de 2013, realizado por el periodista David Vázquez como tesis de grado y por último Blog Bang Cuba (2014), trabajo de licenciatura del periodista Claudio Peláez.

Estéticamente, existe una brecha entre Offline y los dos realizados por los periodistas. El primero se vale de planos fijos, pero excesivamente cargados de colores e información visual proyectada justo encima de los entrevistados, una impresión caótica y de sobre información que asemeja a ratos los flujos de contenidos en Internet.

Recortes de videos virales, imágenes, caricaturas que refuerzan las opiniones de los entrevistados y las cifras oficiales de precios y capacidad del acceso a Internet en Cuba hilvanan el mensaje que quiere transmitir Yaima Pardo.

Los entrevistados analizan sociológicamente los costos a largo y corto plazo de la desconexión para los cubanos. El profesor y crítico de cine Gustavo Arcos señala: “Las personas que no tienen acceso a las nuevas tecnologías se están quedando rezagadas en el conocimiento, se están quedando apartadas de la dinámica del mundo contemporáneo. Y en este caso dejan de ser funcionales, para ser analfabetas, si se quiere”.

Offline analiza el papel de los medios en Cuba, la diferencia entre las oportunidades y derechos de los extranjeros y las de los nacionales, los precios privativos de los servicios de conectividad e incluso la utilización de “las dificultades reales, el bloqueo para evitar el problema real, que a veces pienso que es que se tiene miedo”, argumenta Daniel Díaz Mantilla, editor de la revista La Letra del Escriba.

Por su parte Redes.cu, del periodista David Vázquez, cuenta de manera simple, con largos planos y una edición sencilla, las historias de vida de tres jóvenes cubanos y cómo su vida transcurre dentro de Internet -en dos de los casos sin conexión estable-. Con primeros planos casi íntimos, pues el documental transcurre en su mayoría en las habitaciones de los entrevistados, David Vázquez construye la realidad de los jóvenes que apuestan por la vida online en Cuba.

“En Cuba no hay Internet masiva, no hay un acceso que sea económicamente factible y, sin embargo, la gente lo explota, la mayoría de la gente tiene acceso a Internet por terceros ángulos”, dice Daniel Vázquez, estudiante de Ingeniería Civil en la CUJAE.

Una mirada más al complejo fenómeno del acceso a Internet en Cuba se enfoca a donde se consumen los videos más populares de Youtube y los sitios de clasificados, casi masivamente sin tener acceso a Internet real.

David Vázquez no abunda sobre los detalles económicos o políticos que median en la poca penetración de Internet en la isla, pero ilustra a partir de estas tres historias y sus estilos de trabajo, netamente ligados a la red de redes, y cuán incierta puede llegar a ser la experiencia online de algunos.

Por último, Blog Bang Cuba, estrenado en las aulas de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana este 2014, como parte de los ejercicios de defensa de tesis, aborda el fenómeno de la desconexión, pero esta vez desde la voz de un grupo de blogueros cubanos y tres especialistas, con un marcado estilo periodístico que se evidencia en los planos utilizados, salvo los momentos en los cuales intervienen los blogueros, donde se utiliza el recurso de la filmación mediante webcams.

En este documental, los blogueros se autodenominan suplidores de vacíos de información que la prensa no toca. Una de las especialistas, la periodista y profesora Milena Recio, define la ciudadanía 2.0, “no es un plan tramado por nadie, forma parte de la naturaleza de las redes, en Cuba –cada vez más conectada– ese fenómeno va a multiplicarse”. En la misma cuerda, la también periodista Rosa Miriam Elizalde asegura que las competencias profesionales serán decisivas.

Sobre las mediaciones del acceso a Internet, el autor del blog Chiringa de Cuba ilustra: “acceder a Internet desde una cuenta institucional es un problema y ello condiciona las cosas que quieres decir y cómo las quieres decir; amigos han dejado de escribir por situaciones incómodas en centros laborales, donde se esgrime la bandera de que Internet es propiedad del Estado para censurar”.

“Si la sociedad cubana genera un blog bang es porque la sociedad cubana lo necesita”, subraya Rosa Miriam y también se pregunta “cuáles van a ser las políticas que favorezcan la interlocución social para permitir que las mejores prácticas y valores estén por encima de las otras y que sea una sociedad con capacidad de minimizar los riesgos y multiplicar infinitamente las grandes posibilidades”.

Cuba precisa de un acceso masivo a Internet, más allá de las experiencias sociales y colectivas que se implementan en universidades, algunos centros laborales y Joven Clubs. Estos tres documentales, desde sus singularidades, así lo demuestran. “La desconexión cubana hipoteca nuestro futuro, pospuso el acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación al menos a dos generaciones de cubanos, y este es un problema cultural que tendrá un costo para Cuba”, comenta Milena Recio en Blog Bang Cuba.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.