Emigración cubana: ¿Odiseos en busca de Ítaca?

Este martes deben partir hacia México los primeros 180 cubanos, luego de una crisis migratoria que los mantuvo varados por casi dos meses en Costa Rica.

Foto: Tomada de cubanosporelmundo

Desde mediados de noviembre de 2015, la cifra de cubanos varados en Costa Rica solo ha aumentado. El país centroamericano es una de las paradas obligatorias de la travesía que vienen implementando personas cubanas desde Ecuador hasta la frontera mexicana con Estados Unidos, donde solicitan asilo político y comienzan una nueva vida arropados por los derechos que les brinda la política de pies secos/pies mojados y la Ley de Ajuste Cubano.

La situación, que parece comenzar a solucionarse este martes, requirió el concurso de casi todas las naciones centroamericanas, mientras las sociedades civiles implicadas participaron de muchas maneras, sobre todo desde las redes sociales de Internet.

Con la negativa del presidente nicaragüense Daniel Ortega de permitir el paso de los cubanos por su territorio en el mes de noviembre, Costa Rica se convirtió en anfitrión de casi 8.000 cubanos que justamente hoy comenzarán a moverse —un primer grupo de 180 personas—hacia su destino final: Estados Unidos.

En la revista digital On Cuba, el columnista Jesús Adonis Martínez achaca el aumento del éxodo a lo sucedido el 17D, que “fue un detonante para la ansiedad, la impaciencia, la premura de los cubanos con planes de emigrar, temerosos de que se derogara la ventajosa Ley de Ajuste Cubano (1966) antes de llegar a plantarse en el Norte”.

Por ahora la situación define los destinos de 7.802 cubanos, aseguró el semanario estatal Trabajadores, que están albergados en Costa Rica y serán beneficiados con el convenio que entrará en vigor el 12 de enero con la salida hacia El Salvador en un vuelo chárter. Desde esa ciudad abordarán un autobús hasta Guatemala para continuar rumbo a la frontera con México, país que cruzarán por tierra rumbo al destino final.

No obstante, deberán cumplir con tres condiciones: estar localizables de inmediato, ser mayores de edad y disponer de 535 dólares, que es el costo total de su traslado hasta la frontera con México, precisó la directora de Migración costarricense, Katia Rodríguez.

Por lo tanto la falta de dinero extenderá la estancia de algunos en ese país. Reynaldo Cabrera, uno de ellos, opinó al respecto en los medios de comunicación: “Es frustrante saber que yo podría ir en ese avión y ahora tendré que esperarme quién sabe cuánto tiempo más. Cuando me llamaron (Migración), me faltaban 158 dólares para pagar el paquete, así que me descartaron”.

En tanto, el representante de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Roeland Dwiled, dijo que las autoridades mexicanas se comprometieron a documentar a los cubanos para que puedan transitar libremente por su territorio, quienes tendrán 20 días para trasladarse por sus propios medios a Estados Unidos.

Los cubanos “son migrantes económicos, la OIM asesoró su salida de Costa Rica pero lo que hagan en México será su responsabilidad, seguramente encontrarán los medios de transporte (hasta Estados Unidos)”, puntualizó Dwiled.

FACEBOOK

En esta red social se creó un grupo cerrado #SonCubanos, que reúne a 1.892 integrantes y mantiene informada a la audiencia sobre el destino de los migrantes. En este espacio, muchas personas han opinado, además de realizar acciones solidarias con los coterráneos que protagonizan la última crisis migratoria cubana y sus familias.

En declaraciones a la Redacción IPS Cuba, Justo Planas, miembro de #SonCubanos, comentó que “la situación en que se encontraban los cubanos en Costa Rica comenzó a hacerse visible a partir del testimonio de algunos de ellos, que saltó de manera espontánea de un muro a otro de Facebook”.

“Recuerdo haber buscado en noviembre la noticia en los medios anglófonos norteamericanos y no recuerdo haber leído ni una pequeña nota, ni siquiera en el New York Times, un periódico con una amplia red de corresponsales y que, como es sabido, dicta la agenda mediática estadounidense en lo internacional”, indicó.

A su juicio, “entonces podría decirse que muchos cubanos en las redes sociales se preguntaban cómo ayudar: difundir era la misión que una gran cantidad de ellos se asignaron. Difundir era la misión, más que nada, porque, salvo El Nuevo Herald y algunos otros medios interesados particularmente en Cuba; la prensa estaba ignorando el asunto incluida la oficial cubana”.

“El uso que hicieron los cubanos de las redes sociales en relación con este acontecimiento fue un tanto caótico y marcado por el ensayo y error que siempre implica una herramienta recién estrenada. Sin embargo, pensando con los ojos puestos en el futuro, me atrevería a decir que fue el primer paso a la conformación de una nueva comunidad digital, una comunidad digital cubana que está dispuesta a negociar hasta cierto punto sus diferencias en pro de un objetivo común”, valoró.

“Esta comunidad cuenta con una mayoría de cubanos de la diáspora, dada la brecha digital en que todavía viven los cubanos de la isla, y la facilidad de acceso a internet que tienen muchos compatriotas radicados en Europa, Norteamérica y el Cono Sur americano. Ha sido emocionante ver cómo esa comunidad, aparentemente dispersa, ha probado que puede trascender geografías y fundar una isla digital. Lo demás está por contarse, este es solo el comienzo”, concluyó Planas.

Melissa también se enteró a través de esta red social. Encuentro “muy interesante el debate que se generó, sobre todo por el apoyo que muchos amigos de Facebook empezaron a mostrar, casi siempre como intermediarios entre los cubanos y sus familias en la isla. El grupo #SonCubanos es un muy buen ejemplo porque reúne una parte importante de las noticias que se publican sobre el tema”.

“Creo que este fue un detonante para que la ciudadanía online en Cuba fuera más activa, para que muchos de los que ya se conectan a través de Nauta se solidarizaran con los que estaban “atrapados” en Costa Rica. Casi siempre los que se conectan abren solo su correo y Facebook, y es ahí donde se enteran de muchas de las cosas que nuestra prensa no publica”, comenta la joven cubana residente en el exterior.

Incluso un grupo de firmantes de todo el mundo lanzó por las redes sociales, el pasado 6 de diciembre, una declaración, que pidió soluciones humanitarias a la crisis migratoria.

Desde Cuba y de manera oficial, se ha pronunciado el Ministerio de Relaciones Exteriores y el canciller Bruno Rodríguez, quien ratificó que Cuba ha solicitado varias veces que la solución para los miles de migrantes cubanos en Costa Rica sea adecuada, tome en cuenta el bienestar de esos ciudadanos y sea lo más rápida posible.

Sobre el tema opina el cibernauta Jorge Luis en el periódico oficial Granma, “las declaraciones de los gobiernos de la mayoría de los países involucrados son ciertas y complican las alternativas; no es un caso de desastre ni persecución política, ni hambruna, ni crisis humanitaria es simplemente un acción de migración en busca de lógicas mejoras económicas que la Ley de Ajuste Cubano le pone en las manos a todo cubano que se acoja a ella pero que lo haga de forma ilegal para que los coyotes se den banquete o los tiburones en el estrecho de la Florida y así, hacer ver que en Cuba la cosa esta mala”.

De manera inusual, varios medios de prensa estatales informaron con cierta frecuencia a la población local sobre la situación de los miles de cubanos, donde se encuentran hasta mujeres embarazadas. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.