Formulario cubano de medicamentos en tu móvil

La aplicación gana cada vez más seguidores entre el personal de la salud y la población cubana.

Al doctor Oscar Manuel Villa quizás pocos lo conozcan fuera de los predios del estatal Instituto Nacional de Gastroenterología de Cuba; o tal vez solo identifiquen al talentoso galeno aquellos formados en esa especialidad.

Ahora, otra sería la reacción si se explica que Villa es el autor de la aplicación Formulario Nacional de Medicamentos (FNM), la primera de su tipo hecha en la isla sobre temas relacionados con la salud.

Destinada para dispositivos con sistema operativo Android, la propuesta gana cada vez más seguidores entre el personal médico y la población cubana.Formulario-medico

Una encuesta aplicada por la Redacción IPS Cuba así lo comprobó.

Para Daniel Castillo, residente de primer año en Medicina General Integral, la app mejora su trabajo. “Imagina, que un libro de cientos de páginas lo reduzcas a un clic. Es más cómodo y condensado. Te permite refrescar los conocimientos con más facilidad y mejorar el servicio médico”.

Por su parte, Alberto Fontaine, alumno de cuarto año de Estomatología, emplea el formulario por ser “un necesario instrumento de estudio. Es una opción útil y muy interactiva. Ayuda ante la escasez de bibliografía”, amplió.

Pero pocos conocen que la iniciativa no solo es idea original de Villa, sino creación de sus propios conocimientos en programación.

Y aún más. Cuando programadores e informáticos independientes cobran en Cuba solventes cifras, este galeno donó su producto para el uso gratuito de médicos, especialistas, técnicos y estudiantes.

Hecha en Cuba, para Cuba

Con información sobre los medicamentos empleados en el país y sus principales usos, esta alternativa para móviles optimiza el desempeño de los profesionales de la salud en la isla, además de constituir una ventajosa herramienta de consulta para la población ante las prescripciones médicas.

Si bien el Formulario Nacional de Medicamentos se imprime y distribuye, cada dos años, a los médicos de la nación caribeña, no alcanza para todo el personal, aunque es posible acceder a su versión digital. Sin embargo, en cualquiera de los casos resulta engorroso examinar sus cientos de páginas en medio de una urgencia. De ahí varios de los aportes de la opción.

“El formulario es difícil portarlo en consultas, pases de visitas y en otras situaciones. Además, lamentablemente, en Cuba consultar un medicamento a la hora de tratar un paciente, estando frente a él, constituye un tabú que debe ser superado. En el mundo entero los médicos cuentan con un Vademecum, al cual pueden acceder para consultar cualquier tratamiento”, explica Villa a la Redacción IPS Cuba.

“Ante todo esto, tenía la posibilidad de crear la aplicación personalmente y decidí desarrollarla con el apoyo de algunos colegas en Infomed (Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas), esencialmente para la obtención de la base de datos digital que ya estaba publicada. Necesitaba tener un formulario accesible en mi consulta y decidí hacerlo para Android”, añade el especialista en Gastroenterología.

Médico asalariado, programador gratuito

FNM_9

Oscar es un amante de su carrera y de la informática. Es de los que aprendieron a programar sin computadoras, hilvanando líneas de códigos apenas con lápiz y papel.
“Desde que di mis primeros pasos en el mundo de la programación, haciendo diagramas de lógica, siempre he pensado en explotar ese conocimiento en mi profesión”, recuerda.
De ahí nacieron ProGastro (2007), programa con versión para escritorio y Android, que permite el registro y control de pacientes de Gastroenterología. De su autoría también es BioClim, usada para el tratamiento del daño hepático.
Se suman a estas creaciones, The Doctor Hand para procesamiento de datos elementales de medicina, y NASHRES, para brindar seguimiento a un paciente con hígado graso.
Y todas estas aplicaciones fueron donadas sin ningún ánimo de lucro para el empleo por los profesionales cubanos.

Desde agosto de 2014, fecha del lanzamiento oficial, circula esta alternativa que es optimizada periódicamente en correspondencia con la misma actualización del sistema de medicamentos de Cuba.

En cuanto a la programación, la opción cuenta con un diseño para ejecutar en dispositivos con sistema operativo Android 2.3 o superior. Las facilidades son varias, a criterio del propio creador.

“Cuenta con más de 780 medicamentos registrados en el Formulario Nacional, además de una amplia lista de plantas medicinales. Se muestran las particularidades de cada producto, incluyendo en varios hasta el precio; y una calculadora interna para el cómputo de las dosis”, detalla Villa.

Para una mejor organización, en la app existen divisiones por categorías farmacológicas: antibiótico tópico, anticoagulante, anticonceptivo hormonal, anticonvulsionante, antidepresivo, antidiarreico…También se muestran las contraindicaciones, reacciones adversas, entre otros datos.

“Toda la información está organizada por diferentes aspectos, como son los riesgos en grupos poblacionales, presentaciones, etc. Cuenta además con una opción de identificación por escáner de los medicamentos, según su código de barras, y un sistema de búsqueda integrada bien específica”, describe.

La importancia de un programa como este parece evidente en un país que genera casi 20 millones de recetas al mes.

“Es muy difícil conocer todas las características de los medicamentos registrados. Teniendo esta posibilidad informática, contamos con ese conocimiento en nuestras manos, incluyendo aspectos tan importantes como las interacciones y su efecto sobre poblaciones de riesgo”, aclara Villa.

Aunque la alerta no falta en una nación donde más de 10 millones de usuarios son atendidos mensualmente en las farmacias.

Según un estudio de la Revista Cubana de Medicina General Integral, la automedicación es una práctica común para la mayoría de las personas en Cuba, ante padecimientos como la cefalea, los estados gripales y la fiebre.

De ahí otro posible alcance. “En cuanto a la población nacional, siempre insistimos en que no se automediquen, pero teniendo este software, también nuestro pueblo aprende a no utilizar medicamentos deliberadamente, consultar igualmente las interacciones y riesgos, así como toda la amplia gama de medicina verde que está registrada”, agrega.

Pero Oscar Villa sueña con más para su creación como incluirle todos los teléfonos de las farmacias del país caribeño, así como la posibilidad de geolocalización, que les permitiría a los usuarios conocer dónde está la instalación más cercana.

Útil, pero poco socializada

Pero, para el probado beneficio de la iniciativa, algunos galenos encuestados por la Redacción IPS Cuba se quejan de los pocos espacios para obtenerla.

En ese sentido, Villa insiste en que está disponible como publicación oficial en el sitio destinado al Formulario Nacional de Medicamentos, dentro de la intranet estatal Infomed. De igual forma, dentro de la red nacional está creado un espacio en la plataforma estatal Cubava, donde se encuentran las versiones betas. Además, puede obtenerse en su versión para Google Play.

“En este último espacio, hemos tenido un número importante de descargas, principalmente desde aquellos países donde labora gran cantidad de colegas en misiones médicas como Brasil, Venezuela y Bolivia”, informa Villa.

Incluso está dentro de las aplicaciones médicas más descargadas en países como Estados Unidos y México.

Detalla que “la mayoría de las versiones distribuidas nacionalmente se deben a los propios usuarios que la comparten directamente”. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.