Importación de alimentos a debate en la red

Comentarios en la web muestran la polémica que ha generado el restablecimiento del cobro por importaciones no comerciales de alimentos.

AIN-IPS

Más de 12.000 gallinas ponedoras murieron en la Granja Avícola

Las regulaciones de la Aduana General de la República de Cuba han sufrido varios cambios durante los últimos meses. La apertura a la exportación monetaria de mayores cantidades de dinero y la publicación del listado de precios de los artículos que se importan sin carácter comercial han sido las de mayor aprobación por parte de numerosos internautas.

Sin embargo, otras medidas no han recibido el mismo apoyo. Entre ellas, el restablecimiento del cobro por importaciones no comerciales de alimentos, normativa que fue suspendida excepcionalmente en 2008, tras el paso devastador de los huracanes Paloma, Ike y Gustav por el territorio nacional.

La regulación, amparada por el Decreto Ley no. 22, data del 16 de abril de 1979, cuando las condiciones alimentarias en la nación caribeña eran distintas. Durante esos años y hasta la década del noventa “el abastecimiento racionado, marcado en una libreta familiar habilitada anualmente para ello, satisfacía aceptablemente las necesidades básicas de la familia, pero ahora no alcanza para más allá de 10 o 12 días del mes”, coinciden investigadores y consumidores.

Esta situación, ligada a los altos precios en los mercados internacionales, ha provocado que el tema de la producción de alimentos constituya “un asunto de seguridad nacional” para la isla, como afirmó el presidente cubano, Raúl Castro, en diciembre de 2009. Mientras, gran parte de la ciudadanía debe lidiar con las carencias y el desabastecimiento que, con frecuencia, sufre la red nacional de tiendas en divisa.

No obstante, según José Luis Muñoz Toca, jefe de la aduana del aeropuerto Internacional José Martí, se hizo necesario restaurar el cobro por la importación de alimentos con el fin de minimizar la estancia de pasajeros en la Aduana y agilizar los procesos en cuestión, pues las terminales aeroportuarias se habían convertido “prácticamente en puntos de carga”.

Tales motivos resultan comprensibles para muchos usuarios y usuarias, aunque alegan que la razón principal es disminuir el tráfico de las llamadas “mulas” – viajeros que transportan cargamentos a personas en Cuba, mayormente desde Estados Unidos- y aumentar los ingresos en divisas que por concepto de importaciones reciben los aeropuertos cubanos.

Vivian, lectora de Cubadebate que acaba de regresar al país, afirma que “para la Aduana sería más fácil distinguir al traficante del simple ciudadano que destina sus limitados ingresos a traer alimentos necesarios para su familia que palian la difícil situación del abastecimiento. Los mercados en pesos convertibles (CUC) están vacíos, e igual los agropecuarios, y los precios han subido notablemente. Esta medida requiere de un análisis justo y equilibrado, que evidentemente no ha tenido”. Y agrega: “si el pago ‘fue suspendido hace cuatro años como medida excepcional’ ¿en qué índices se basan para considerar que la situación económica y alimentaria es mejor, aún sin huracanes?”.

La situación de Xiomara Rodríguez, residente en Panamá, “es muy delicada”, confiesa. Sus padres tienen más de 80 años y una salud debilitada por la diabetes, por lo que debe enviarles alimentos específicos para ese tipo de enfermedad que no están disponibles en las tiendas nacionales. A la vez, comenta sobre la posibilidad de entrar al país con 10 kilogramos de medicamentos, exentos de pago –únicos productos que mantienen esa condición-, siempre que estén separados del resto del equipaje. “Esto mismo podría hacerse con los alimentos y así al menos podríamos llevar algo”, plantea. “Me duele realmente que algunos dirigentes tomen medidas que contribuyen a bloquear internamente a mi patria y los más afectados sean los cubanos de a pie”, expresa.

Para Aída Palacios la reanudación del cobro del arancel por alimentos significa el comienzo de “la lucha entre lo que se quiere y lo que se puede llevar a Cuba más allá de lo humanamente tolerable”.

Estas no son las únicas muestras de desconcierto. Desde la web de Cubasí, el usuario Lopitus expone varias consecuencias que pueden derivarse de la medida en cuestión. La más importante, según él, será la reducción drástica de la importación de alimentos por las elevadas tasas a pagar, lo que conllevaría a la disminución de los beneficios monetarios de la Aduana. Finalmente, “los únicos perjudicados son los ciudadanos cubanos que, en tiempos críticos, ven limitadas aún más sus posibilidades alimentarias”, asegura.

La alarma también ha llegado a los negocios privados creados en los últimos años. Como afirma Riolli desde Cubadebate “es difícil calcular cuántos trabajadores por cuenta propia dependen de lo que acarrean los viajeros en sus equipajes. La medida, que resulta elemental en muchos países del planeta, se convierte en un freno para el desarrollo de la pequeña empresa en Cuba, una nación marcada por el desabastecimiento, la ausencia de un mercado mayorista y el elevado costo de los productos alimentarios”.

En el mismo sentido puede leerse la intervención de Luis. “Nos parece ilógica, innecesaria e inconsecuente esta nueva medida, y contraria a todo lo que aparece en los lineamientos de nuestro Partido, que llama a potenciar por todas las vías la alimentación del pueblo trabajador (los que no tienen CUC, la mayoría), al menos antes los que podían se beneficiaban (que además también son cubanos y se sacrifican por los suyos). La Revolución no se hizo para esto y estamos rectificando errores y perfeccionando nuestro socialismo, nunca tomando medidas capitalistas y mucho menos jugar con algo tan sagrado como el alimento del pueblo”, enfatiza.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.