@JosefinaVidalF o los #dirigentescubanos en redes sociales

Las autoridades cubanas se debaten entre el “estar” y el “ser” en estas plataformas digitales.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

Josefina Vidal, directora general de la Dirección de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, lo ha comprendido bien: no se puede hacer política hoy ni practicar la gobernabilidad, sin una participación activa en las redes sociales.

Desde que el año pasado potenciara su cuenta en Twitter, @JosefinaVidalF, la diplomática que pilotea por la parte cubana el diálogo histórico con Estados Unidos ha sabido integrarse a la usanza internacional de informar importantes cuestiones del país mediante mensajes en estas plataformas.

Sin alejarse de la institucionalidad a la cual se debe, Vidal asume un empleo activo de su perfil, tanto en español como en inglés, donde actualiza sobre significativos acontecimientos acaecidos luego del 17D a sus más de 1.280 seguidores.

En este espacio, explica la hospitalidad con la cual será recibido Obama durante su visita este mes a La Habana, critica la reciente multa aplicada a la compañía Halliburton debido al bloqueo estadounidense contra Cuba, anuncia informaciones de la cancillería cubana, opina sobre sucesos particulares y hasta brinda consejos personalizados sobre lecturas y artículos de prensa.

Es Vidal, en ese sentido, una de las pocas dirigentes cubanas que defiende-aplica esta modalidad de participación en y desde las redes sociales.

Por lo general, los directivos cubanos de la administración pública no se caracterizan por una interacción constante y acertada en las dinámicas de las redes sociales en Internet.

#Cuba en redes

Pensar a Cuba desde la web, construir escenarios de participación y diálogo a través de las redes sociales, ha sido una acción con frecuencia asociada a periodistas, medios de prensa e instituciones educativas. Es por ello que muchos organismos, ministerios e instancias públicas vienen a dar, hace corto tiempo, sus primeros pasos como usuarios institucionales en este tipo de entornos.twitt-josefina-vidal-bloqueo-cuba-ee-uu-2

La mayoría de los funcionarios en Cuba, especialmente en las localidades, no conocen de Trending Topic, hashtags, perfiles o posicionamiento, ni saben qué es o qué hace un Community Manager. Por eso, a pesar de que la presencia de presidentes y líderes en redes resulta práctica cotidiana en muchas naciones, en Cuba todavía “sorprenden” casos como el de Vidal.

La propia vicepresidenta primera de la Unión de Periodistas de Cuba, Aixa Hevia González, ha manifestado este dilema: “En Cuba, no abunda este tipo de práctica todavía, pero comienzan a verse algunas experiencias que evidencian una mayor comprensión de la importancia de las tecnologías y la comunicación permanente con los ciudadanos en un país camino a una mayor informatización”, publicaba en febrero pasado en el sitio Cubaperiodistas, de la organización.

En este incipiente panorama, pocos organismos y personalidades tienen prácticas loables.

Una de las instituciones de trabajo más sostenido –por decirlo de alguna manera, aunque ya llegan con retraso– es el Ministerio de Relaciones Exteriores (@CubaMINREX), que mantiene una actualización constante de sus perfiles e incentiva a varios de sus funcionarios a prácticas similares.

Se pudiera sumar a Vidal, el diplomático José Ramón Cabañas, @JoseRCabanas, Embajador de Cuba en los Estados Unidos, quien refresca contenidos con relativa frecuencia en inglés y español.

Esta práctica la defendió hace cinco años el canciller cubano Bruno Rodríguez, durante su intervención en el Taller “Los medios alternativos y las redes sociales”, donde abogó por una creciente presencia político-gubernamental en estos entornos mediáticos: “Tenemos que romper atavismos y timideces, y actuar con responsabilidad. Deberíamos hacerlo más rápido de como lo estamos haciendo”.

A estos ejemplos de relativa buena praxis se sumó, desde julio de 2015, la Asamblea Nacional del Poder Popular, @AsambleaCuba, que en su cuenta oficial comparte intervenciones de los diputados, imágenes y audiovisuales de las sesiones de trabajo del parlamento (unicameral) cubano.

Por aquella fecha, Tubal Páez, ex presidente de la Upec y director de Comunicación del legislativo, declaró a medios nacionales que esta iniciativa perseguía como objetivo brindar mayor información a la ciudadanía, toda vez que para un órgano de este tipo es importante tener la opinión del pueblo por todas las vías dispuestas.

“No es posible la comunicación sin la interacción con las personas porque, en el sistema político cubano, este intercambio de ideas permite ir construyendo el consenso”, subrayó entonces.

Pero hasta la fecha no todas las personas lo entienden de igual manera.

Mientras líderes e instituciones como el único legal Partido Comunista de Cuba (@PartidoPCC), el Ministerio de Educación Superior, la cartera de Turismo (@MinturCuba) y las universidades asumen la voluntad de incorporarse de manera efectiva a los nuevos escenarios comunicativos, otros no se despojan de mecanismos verticalistas de información.

Entre el “estar” y el “ser”

Por crear perfiles en redes sociales, algunos centros y funcionarios públicos pueden regodearse de “estar” en Facebook o Twitter. Pero en cuanto al “ser” en red, pocos cumplen con cuestiones elementales de estas plataformas y, cuando más, actúan como replicadores de contenidos.

Es por ello que existen cuentas con un matiz extremadamente rígido y con poco margen a la flexibilidad. En otros perfiles, los líderes públicos dialogan desde la distancia y cometen hasta el error de hablar de sí mismos en tercera persona.

Vale señalar también la limitada participación en redes sociales de instituciones de envergadura popular como el Ministerio de Salud Pública, el de Cultura o el de Trabajo y Seguridad Social. Mientras otras entidades, como el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación, @InderCuba, con poco más de 70 seguidores, no explotan todos los mecanismos de retroalimentación con sus lectores para responder a las constantes polémicas sobre su área de gestión.

El escenario es complejo para la institucionalidad cubana. Existen clones de cuentas en Twitter a nombre de altos dirigentes o que, al menos, generan dudas sobre la fiabilidad de si es o no el perfil de dichos funcionarios, y tampoco se salvan de los trolls y las discusiones digitales más diversas.

Aunque, el mayor reto está en concienciar cada vez más a los centros y dirigentes de la necesidad de brindar visibilidad en los escenarios virtuales a la realidad cubana desde la localidad hasta la nación, desde un discurso participativo y sin pronunciamiento panfletario.

Cierta labor de alfabetización digital se dispone en un Diplomado de Administración Pública, que capacita sobre diversos temas a funcionarios y dirigentes de todo el país. Pero sin una mirada descentralizada, abierta y horizontal de la comunicación, todo intento será fallido.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.