La Habana maravilla

La pasada semana, muchos cubanos y extranjeros votaron mediante páginas Web y SMS por La Habana como una de las siete ciudades maravilla del mundo

Finalmente La Habana fue elegida, por New7WondersCities como una de las siete ciudades maravilla del mundo, pues “representa la diversidad global de la sociedad urbana”, aseguraba Bernard Weber, presidente de la fundación organizadora.

A partir de “más de 1.200 candidatos de 220 países diferentes” se conformó el listado de ciudades capitales nominadas, que luego fueron 14 para, de ahí, seleccionar solo siete mediante votos populares y electrónicos.
Cuando La Habana quedó entre las 14 finalistas, se realizaron varias estrategias en el país para ganar votos, algunos medios de comunicación compartieron enlaces y explicaron el proceso para votar mediante SMS.
Como la penetración de Internet en Cuba es baja, el Ministerio de Turismo y la Empresa Nacional de Software (Desoft) desarrollaron un servicio de ayuda gratuita y un canal de votación como alternativa al método de selección de www.new7wonders.com.

Los usuarios de ETECSA podrían enviar un mensaje al 8888 con el texto CIUDAD y a continuación el número de la ciudad por la que se deseara votar (para votar por La Habana: 8888 CIUDAD 1). El sms tenía un costo de 0,16 cuc, una cifra alta en comparación con el precio de los mensajes actuales (0,09 cuc) y que limitaba la participación de no pocas personas, quienes alegaban que este servicio debería ser gratuito.

En Cubadebate, Héctor Manuel Luzardo aseguraba que, sin dudas, “La Habana ha ganado entre tantas y todos los que realmente nos sentimos cubanos y amamos esta tierra estamos orgullosos y felices de esta buena nueva noticia. Los que dicen que nuestra capital es un horror, seguro nunca han caminado por sus calles o simplemente no se sienten cubanos. En todo el mundo hay ciudades hermosas, pero en ellas no todo es color de rosa; también hay calles que dejan ganas de decir”.

Por su parte, Domingo Día Feriado proponía que primero votase Servicios Comunales, cuestionando la decisión de incluir a La Habana como ciudad maravilla, a pesar de la situación constructiva e higiénica que presentan algunos lugares de la capital cubana. En tanto, Independiente se preguntaba hacia dónde irían los recaudos de tantos sms, “¿será donado a arreglar un poco esta ciudad maravilla?”.

Aunque la estrategia de permitir que la mayor cantidad de persona desde el país pudiesen votar perseguía un buen fin, los precios propiciaron un aluvión de comentarios, Ninja recalcaba que, si fuese gratis, todo el mundo votaría: “Si el interesado fuera yo, está bien que me cobre, pero para votar por la ciudad maravilla, no veo en qué me puede beneficiar eso a mí, así que no me parece que valga la pena gastar mis 16 centavos en eso. No entiendo por qué tan caro, los SMS solo cuestan 9, no 16”.

En twitter, varias personas no entendían los parámetros utilizados para seleccionar las ciudades, @lecr1953 tuiteó: “¿Cuáles son los parámetros para elegir una ciudad maravilla? ¿La cantidad de votos por internet o los msm? ¿Cómo se coló La Habana entonces?”

Desde su blog, Ernesto Guerra, alguien con “ínfulas de escritor”, definía las posibles desventajas de la capital cubana en esta votación: “no es cosmopolita. La Habana no tiene rascacielos. La Habana está azotada por el sol y suda el año entero. No tiene playas como las de Cancún ni Catedrales como las de Italia. No tenemos el Big Ben, ni las Petronas; nuestro edificio más atrevido, el FOCSA, se construyó hace más de medio siglo. No tenemos armazones de cristal, salvo el hotel Panorama”.

“En La Habana hay lugar para todos. La gente se quiere, baila y se ríe de sus problemas. Porque La Habana es la antítesis de la Cenicienta, La Habana no tiene rascacielos ni monasterios budistas. La Habana es una de las Siete Ciudades Maravilla del Mundo. La Habana ¿está en desventaja?”

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.