La maldición de Cuba en las redes sociales

Algunas plataformas digitales tienen restricciones para el país en cuanto a publicidad, merchandising o crear nuevos perfiles de usuarios.

Para Cuba ni desde Cuba es posible hacer anuncios de publicidad o promocionar páginas o negocios, por ser considerado un país con restricción comercial.

La noticia de que Twitter ofrece nuevamente la posibilidad a las y los usuarios cubanos de crearse una cuenta en esta red social resultó una buena nueva. Varios sitios oficiales confirmaron que esta plataforma de microblogging habilitó el código de llamada de Cuba (+53) para las opciones de registro, activando así la opción de crear nuevos perfiles a residentes en la nación caribeña.

Desde hace años, interactuar en esta popular red social estaba restringido para la ciudadanía radicada en el país, porque un conjunto de limitaciones impedían a nuevos usuarios registrarse en el entorno.

Cuando las cuentas no eran bloqueadas por “comportamiento sospechoso” o por “considerarlo robot”, les pedían, por defecto, un número de celular para código de verificación o garantizar seguridad. Al no estar Cuba en la lista de portadores móviles compatibles de Twitter, pues el tema era claramente de prohibición de entrada de nacionales a esta mega red.

Pero desde noviembre, Twitter abrió sus puertas a las y los cubanos y ha permitido que la isla esté entre los países a los que se puede enviar mensajes de notificaciones sobre el espacio digital.

Aun cuando no ha existido una declaración oficial, sí algunos sitios de prensa nacionales, instituciones estatales e iniciativas privadas han confirmado no solo que pueden abrirse nuevas cuentas, si no que recuperaron perfiles cerrados desde 2016.

No obstante, las restricciones continúan. El país caribeño no aparece aún como territorio en “tendencias”, un mecanismo que la red social provee para más de 400 localidades en alrededor de 60 países.

De esta forma, priva el acceso a uno de los recursos informativos más utilizados de la red social y, por tanto, restringe la filtración de los contenidos que son más consumidos actualmente en el territorio nacional. Una alternativa ha sido buscar mediante posicionamiento de etiquetas o hashtag, que al menos brindan una idea de la lectoría y actual.

¿Y qué pasa con Facebook?

Esta es sin duda la red social más empleada en Cuba, aunque Youtube le esté haciendo la competencia. Y es, por tanto, una de las que mayores prohibiciones a su usabilidad dentro de la nación caribeña, especialmente con las acciones relacionadas a publicidad y negocios.

Si usted reside en Cuba, pues ni malgaste su tiempo en crear anuncios o configurar su administrador de Facebook Add. Cuba tiene restringido, prohibido, limitado, “NO SE PUEDE” en mayúsculas, publicar anuncios ni promocionar nada.

A la hora de configurar el tipo de pago, ya sea manual, por crédito o cupón, la red le emite un comunicado clarísimo: “país con restricción comercial. Lamentablemente, tu compra no se ha podido realizar por las restricciones de comercio del país en el que te encuentras”.

Nada, que el bloqueo económico que Estados Unidos impone a Cuba desde 1962 tiene un impacto directo.

Pero el dilema no termina ahí. No es solo que usted, como usuario radicado en el país, no puede activar ninguna cuenta de publicidad en Facebook, incluso si le regalaran los cupones amigos o aliados internacionales, sino que tampoco puede configurar una campaña o audiencia para esta región.

Por ejemplo, si en la hipotética vía que se pudiera habilitar una cuenta publicitaria desde otro país, a la hora de configurar el alcance de la campaña y los conjuntos de anuncios, Cuba no aparece como región a indexar. Es decir, Cuba en Facebook no existe.

Las prohibiciones no solo se circunscriben a los aspectos comerciales, en ese afán de que no entre ni un peso –y menos por el entorno digital–, al país o a asuntos vinculados a los cubanos.

También han existido bloqueos de cuentas personales y páginas institucionales, por supuestas violaciones de las condiciones de uso de la plataforma. Aunque, en general, eran sanciones a espacios con un discurso oficial, que si bien puede ser polémico, no violaba en sí las normativas de Facebook.

El fenómeno es complejo. Y apenas son dos redes. Instagram, Youtube y Linkedin tienen lo suyo con Cuba también. Pero eso daría para otra reseña más larga. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.