Publicidad en Cuba: en las márgenes del río

Varias son las iniciativas publicitarias adoptadas por medios emergentes en Cuba pero… ¿qué legalidad las ampara?

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

En Facebook, en Internet y el Paquete Semanal… son varias las plataformas que distribuyen los contenidos de revistas emergentes en el panorama mediático cubano como Vistar Magazine, Garbos, PlayOff y On Cuba, entre otras.

Con concepciones, perfiles y estilos diversos, cada uno de estos productos comunicativos se ha hecho de un espacio en el pastel de la comunicación actual en Cuba. En común tienen que la publicidad, a diferencia de la mayoría de los medios oficiales cubanos, es el principal mecanismo para su financiamiento.publicidad-red-cuba01

¿Cómo se define la proyección de esta publicidad? ¿Cómo se regulan sus usos? ¿Qué protege legalmente a los publicistas, diseñadores y otros roles que emergen de esta esfera tan “oxidada” en la comunicación cubana?

Es en la academia cubana donde aparecen algunos claroscuros sobre el tema.

La investigadora Elena Nápoles, en su tesis de licenciatura defendida en 2003, asegura que el Código de Ética de la Asociación Cubana de  Comunicadores Sociales y las regulaciones para la propaganda y la publicidad elaboradas en 1993 y reelaboradas en 1995 y 1998 son los únicos documentos que actualmente regulan la práctica publicitaria en nuestro país.

“En Cuba no existe una ley específica de publicidad; lo más avanzado en este sentido es el proyecto de Ley sobre la Publicidad, la Promoción, las Relaciones Públicas, la Propaganda Institucional y la Propaganda de Bien Público”, indica.

Desde el blog La Joven Cuba, Álvaro Álvarez diserta sobre si se practica o no la publicidad en Cuba hoy. Y en la misma línea afirma que sí: “Tímida, marginada, clandestina, rácana o escasa tal vez, pero se hace”.

“Oficialmente, existen las Páginas Amarillas de ETECSA; Oferta, de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) y los servicios de Cubavisión Internacional o Radio Taíno, por solo mencionar algunos de los sitios masivos donde pueden acudir los anunciantes. Ahora bien, “clandestinamente”, circulan otros medios, hasta cierto punto más buscados, que ofrecen servicios de publicidad. Revolico o Porlalivre representan casos populares. También están los alternativos como OnCuba o las revistas que circulan en el Paquete, ejemplo Vistar Magazine, Adrenalina, entre otras. Es evidente que muchos negocios privados aprovechan estos espacios para darse a conocer”, enumera.

No existe en Cuba una fórmula total que cubra el ejercicio de la publicidad, aunque los pagos y contratos se gestionan a través de la no gubernamental Asociación Cubana de Comunicadores Sociales que ofrece, previa afiliación, permisos de trabajo por cuenta propia cuyos clientes finales serían empresas mixtas, estatales y recientemente el sector privado.

De nuevo resalta la ausencia de una ley de Comunicación que regule el ejercicio de la prensa y la publicidad en la nación cubana.

Profesionales vinculados a la actividad y clientes saben cuáles son los precios fijados para los productos publicitarios. Algunos hablan de 150 CUC por media página de los tabloides impresos e incluso una doble página puede alcanzar los 400 CUC, en un país donde el mayor empleador sigue siendo el Estado, que eroga salarios promedios mensuales equivalentes a 23 dólares.

En el país no existe un flujo legal y autorizado de estas actividades en términos generales, qué decir de códigos de ética o regulación de mensajes que podrían ser discriminatorios o sexistas.

Sobre esto último, la investigadora y periodista Lirians Gordillo publica en SEMlac que “un análisis de algunas ediciones (Vistar, Venus, Garbos) pone en evidencia el uso del cuerpo de las mujeres como herramienta y el racismo presente en la publicidad comercial actual”.

Gordillo trae a colación el artículo 7 de los estatutos de la ACCS, donde se le comunica a los miembros que “…prestarán especial atención y cuidado a la labor dirigida fundamentalmente al tratamiento adecuado de los símbolos patrios, el empleo ético de los temas de la familia, la mujer, los niños y jóvenes; contribuir a la educación ciudadana, la protección del medio ambiente y el uso correcto de nuestro idioma; así como lograr que la imagen de Cuba se corresponda con los elementos de nuestra identidad nacional y los valores de nuestra sociedad”.

La desactualización del cuerpo legal cubano, que pide a gritos ser atemperado a los nuevos tiempos, provoca vacíos por donde avanzan acciones bien pagadas pero desprovistas de legalidad.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.