Se aviva polémica sobre presunto fraude de Cuballama

El monopolio estatal de las telecomunicaciones, Etecsa, acusa de estafa a la compañía canadiense Cuballama. Esta niega las inculpaciones.

La estatal Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) vuelve a ser centro de la polémica por estos días. Cientos de comentarios en sitios de medios de prensa cubanos y extranjeros, así como intensos debates en redes sociales, recolocan cuestionamientos ciudadanos sobre la calidad y los costos de este tipo de servicios en la isla caribeña.

La oleada de criterios emergió tras la publicación del artículo “Cuballama: en la ruta de los fraudes telefónicos”, en el estatal diario Juventud Rebelde.

Escrito por el periodista Yurisander Guevara, el material acusó de fraude a Cuballama, empresa subsidiaria de Techrrific Inc., con dirección legal en Canadá.

Según culpa el trabajo periodístico, la compañía opera de forma ilegal en la isla y le causa a Etecsa pérdidas millonarias.

Guevara argumentó, mediante un informe de Etecsa así como con criterios de especialistas de la empresa cubana, que el fraude se realiza a través de complejas estructuras tanto dentro como fuera del país.

El artículo insiste en que la estafa más común ocurre con las llamadas internacionales entrantes y los SMS enviados al exterior.

Para ello, agregan especialistas y el periodista, se emplean ilegalmente dispositivos Simbox, los cuales se introducen en el país de forma furtiva.

Mediante este método se crea una especie de central telefónica a pequeña escala que se conecta al exterior por vía internet y mediante tarjetas de celulares locales.

De esta forma, las llamadas y mensajes hacia el extranjero figuran como tráfico local y son más baratos.

En el extenso trabajo, Guevara informó que contactó con Cuballama vía correo electrónico para abordar el tema, sin recibir respuesta alguna.

Además el texto publicado por Juventud Rebelde incrimina también de timo a otras entidades como DimeCuba y Rapitel.

No obstante, el periodista reconoció que Etecsa, empresa que posee la exclusividad en las telecomunicaciones en Cuba hasta el año 2023, debe buscar una fórmula para que continúe el descenso de precios en los servicios móviles.

De igual forma, insistió que urge una mejor normativa nacional para el uso de las nuevas tecnologías.

¿Qué contesta Cuballama?

Aunque el debate ya inundaba el sitio web de Juventud Rebelde y otros medios de prensa cubanos, la polémica creció con el comunicado publicado por Cuballama para desmentir las acusaciones.

El presidente de la compañía Techrrific Inc., Víctor Manuel Castro Vaquero, negó que su empresa utilice algún método fraudulento en la prestación de sus servicios.

El directivo señaló que la compañía no tiene presencia dentro de la isla, ni participa en ninguna estructura de estafa como denuncia el trabajo periodístico.

En su réplica, Castro Vaquero explicó que no existe ninguna legislación o normativa internacional que obligue a Cuballama a firmar contrato directo con Etecsa para ofrecer actividades de comunicación a Cuba.

En cuanto a los precios más económicos, el CEO agregó que en el entorno internacional las empresas tienen la libertad de establecer los importes de sus productos y de operar a costo.

“O incluso a pérdida si así lo desean durante determinados períodos y que esto no recibe el nombre de fraude, sino de promociones”, añadió.

A la contestación, Castro Vaquero anexó además el correo original de Guevara y las contestaciones brindadas por él al periodista cubano, como forma de desmentir cualquier negación de información de su parte.

Pero, ¿qué es Cuballama?

Según la supuesta respuesta brindada por Castro Vaquero a entrevista previa de Guevara, fechada en octubre pasado, Cuballama es una marca (especializada en el mercado cubano) de la empresa Techrrific, Inc.

Esta compañía vende llamadas a 194 países y 1.156 operadores de telefonía. También comercializan recargas a 95 naciones y 360 operadores, entre los cuales figura Cubacel.

“Con la mayoría de estos proveedores de telefonía o de recarga NO tenemos un contrato directo”, explicó el directivo en una de las informaciones brindadas al periodista cubano.

Castro Vaquero explicó que la firma opera mediante la compra a entidades intermediarias que distribuyen el servicio o producto al por mayor.

“De modo que si una empresa quiere vender llamadas al destino Cuba, no necesita de un acuerdo previo con Etecsa”, sumó.

“Basta con firmar un contrato con uno o varios distribuidores (como Telecom Italia). Esta es la práctica habitual dentro del mercado internacional”, adicionó.

El CEO remarcó que Cuballama no tiene contratos, ni empleados ni estructuras en el país caribeño.

Sin embargo, el máximo representante de la compañía manifestó el interés de firmar un acuerdo comercial y de cooperación con la empresa cubana.

Hasta el cierre de este trabajo ni el periodista ni el diario cubano así como Etecsa han brindado nuevas declaraciones sobre el asunto.

Debate viral

Pero si la polémica trajo a debate el tema de los fraudes en telecomunicaciones, suscitó a la vez un intenso cuestionamiento sobre las prestaciones y precios de Etecsa, único operador autorizado para brindar estos servicios en Cuba.

Muestra de ello son los cientos de comentarios de lectores en el sitio de Juventud Rebelde y otros medios cubanos que replicaron el trabajo, así como en el portal institucional de Cuballama y diversas redes sociales.

En su mayoría, los foristas aluden a los costos prohibitivos de la mensajería e Internet en la isla.

También se vertieron criterios, aunque en menor escala, que defendieron y explicaron los procederes por los cuales existen estos precios.

La Redacción IPS Cuba resume algunas opiniones:

Juan Carlos: “Pienso que independientemente de que existan estos (y otros) fraudes, los clientes preferirían un servicio legal, eficiente y económico. ¿Cuándo bajarán los precios de las llamadas internacionales hacia y desde Cuba?”

Roberto: “Etecsa no está perdiendo nada, solo está dejando ganar. No es lo mismo en monopolio que en competencia. Lo que tienen que hacer es ajustar su expectativa de ganancia a la realidad del mercado actual, donde los precios de las comunicaciones son precios populares al alcance de todos”.

Eduardo: “Estoy en contra de las ilegalidades y más si son lucrativas, pero hay que reconocer que las tarifas de Etecsa están todavía caras respecto al desenvolvimiento económico del cubano promedio, un factor que sin dudas hace caer a muchos en estas ilegalidades con toda conciencia”.

JD: “Es realmente inadmisible que justifiquemos el delito amparado en las presuntas deficiencias de los servicios que brinda Etecsa, es como decir que se le puede robar al vecino porque el salario no alcanza. Reitero, Etecsa es una empresa estatal, sus ingresos no son para su propio consumo. Si Etecsa pierde, Cuba está perdiendo”.

David: “Entiendo que nuestro país aún no reúne las condiciones para sostener una tecnología tan cara como esta; pero tal como han hecho en otras ramas, deberían considerar de alguna forma bajar los precios y tarifas del servicio que presta Etecsa. Sin dudas, no hay bolsillo que aguante, y la comunicación es una necesidad primitiva que tenemos todos…” (2016)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.