Streaming en Cuba: ¿para quién?

La transmisión online en vivo es todavía un sueño para la mayoría de las y los usuarios cubanos.

Cartel de la serie Cuatro estaciones en La Habana.

Cuando el conductor y periodista cubano Randy Alonso indica en el programa televisivo Mesa Redonda que este podrá ser visto por streaming, pareciera que el servicio es cuestión cotidiana en las dinámicas digitales de la isla caribeña.

Como cuando comenzó a hablarse de Twitter y Facebook en los noticiarios estatales cubanos, las y los usuarios escuchan la palabra streaming sin entender mucho lo que significa.

Un sondeo de la Redacción IPS Cuba en 20 televidentes de diferentes provincias de la nación caribeña encontró el desconocimiento total sobre este tipo de tecnología online.

Y aunque el país ha diversificado y ampliado las opciones de acceso a Internet, estas todavía resultan insuficientes para una conectividad de calidad, y mucho menos para que las y los ciudadanos disfruten de un servicio como streaming.

La era Netflix

Cuando en 2015 Netflix, la cadena líder de televisión en Internet, introdujo a Cuba en su experiencia streaming, muchos miraron el hecho con entusiasmo. Incluso, la compañía ya produjo el primer serial cubano de transmisión online en vivo.

Las novelas de Leonardo Padura, el escritor más traducido del país caribeño y Premio Princesa de Asturias 2015, fueron el material escogido por Netflix. Cuatro capítulos, donde actúan prestigiosos artistas locales, abordan temas polémicos de la realidad cubana desde la mirada del personaje Mario Conde.

El serial ya ha sido visto por una audiencia activa en consumo audiovisual en la nación de 11,2millones de habitantes y escaso acceso a Internet.

Pero no precisamente por acudir al streaming, sino porque los materiales digitales circulan a través de memoria flash o discos externos, y se venden por el Paquete Semanal, un compendio de audiovisuales, revistas y otros materiales cubanos e internacionales que se distribuye offline, cada semana, por toda la isla.

Así que de televisión online en vivo, nada.

Aunque Netflix apuesta en grande por incorporar al segmento cubano a sus millones de usuarios, estos todavía no saben qué significa un servicio como este y ni siquiera cuentan con la tecnología y ni el acceso a internet apropiado para ello.

Web Tv ¿para quién?

Para utilizar streaming, o sea, ver o escuchar un producto a la vez que se descarga, es necesario un buen ancho de banda.

Ese tipo de conectividad solo la poseen determinadas instituciones estatales: algunos centros de investigación y tecnológicos, universidades y determinados medios de prensa. Y no a todos les interesa o les permiten ver y transmitir materiales audiovisuales en vivo.

Los que sí han aprovechado el servicio son algunos medios estatales, como el periódico Granma y algunos canales de televisión y radio.

¿Qué transmiten por streaming? Actividades de gran convocatoria política o social, como el desfile por el Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, o programas televisivos específicos como la Mesa Redonda Informativa.

¿Qué pueden transmitir? De todo. La isla cuenta con numerosos valores culturales y deportivos lo suficientemente atractivos para usuarios extra fronteras, con una diáspora numerosa en varios países del mundo.

Juegos de la Serie Nacional de Beisbol, programas humorísticos, películas, conciertos, los recientes shows de talentos producidos en la nación caribeña, entre otros, pueden ser un buen entorno para comenzar.

Mientras quienes pueden deciden qué colocar en la red, otros ni saben de esta posibilidad.

¿Los usuarios digitales de Cuba? Siguen sin llegar al estado de always on, una de las características esenciales para el consumo de lo audiovisual en la red. No cuentan con la banda ancha necesaria; los niveles de penetración en la web son bajos a pesar del incremento paulatino del servicio. Apenas poseen “banda estrecha”, los que pueden pagar los aún elevados precios.

Tampoco cuentan, la mayoría, con tarjetas de crédito de proyección internacional para pagar por los servicios de las grandes compañías de streaming. Y para disponer de los sitios web que ofrecen este servicio gratis, necesitan un buen acceso a Internet para disfrutar del servicio. Así que volvemos al principio.

Emprendedores sondeados por la Redacción IPS Cuba sostienen que, de tener mejores condiciones y precios para la conectividad, aprovecharían las opciones de la WebTv para promocionar los crecientes negocios privados.

Mientras tanto, para buena parte de las y los usuarios, Netflix y Spotify son nombres americanos para alguna empresa que no conocen.

Y el streaming sigue siendo esa palabra rara que el periodista cubano Randy Alonso menciona al empezar el programa Mesa Redonda. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.