Un Secretario de Estado, dos intenciones políticas y tres almendrones

La reciente visita del Secretario de Estado John Kerry provocó diversas opiniones en las redes…

“Es el momento de acercarnos como dos pueblos, ya no enemigos ni rivales, sino vecinos”. Luego de esta frase del Secretario de Estado estadounidense John Kerry y teniendo como testigos un grupo de invitados de diversas ramas de la política, la cultura y la economía cubanas, además de tres autos clásicos aparcados cual postal inmemorial; se izó la bandera de estrellas y barras en suelo cubano y comenzó una nueva etapa de las relaciones Cuba-Estados Unidos.

Muchos analistas aseguran que el discurso del estadounidense fue planificado milimétricamente y satisfizo los intereses de muchas audiencias, en especial estuvo dirigido al público de su país. Con estas líneas se pretendía fortalecer la imagen del partido en el poder, en tiempos de contienda electoral.

Kerry criticó el sistema cubano y los nacionales del archipiélago lo vieron en directo en sus telerreceptores.  El suceso provocó diversas opiniones en las calles y en las redes…

Por ejemplo, On Cuba publica las declaraciones del informático Osvaldo Moreno, “ahora con la bandera estadounidense en La Habana es un avance más de la amistad entre los dos pueblos. Lo que falta es eliminar el bloqueo, toda la pérdida que hemos tenido los cubanos en muchos años. Esa es la primera mejoría que podía tener el pueblo cubano, ahora con el anuncio que ha hecho el presidente Obama, que es una buena respuesta”.

Con más edad, el jubilado Adonis Sarmiento asegura que esta fue una obra de la Revolución. “Los americanos deben tratarnos como iguales, respetarnos, pagarnos lo que nos deben, porque han maltratado a este pueblo durante más de cincuenta años, y esa es una deuda que debe ser saldada”.

Desde los espacios participativos de esa misma revista, Luis Cruz entiende el interés de los cubanos por este acontecimiento. El bloqueo económico impidió no solo el desarrollo, fracturó a las familias, animó a muchos cubanos valiosos a salir de su país. “Como buenos capitalistas los norteamericanos buscaran llevar a cortes internacionales los derechos de propiedad de bienes, que tenían los empresarios antes de la revolución Cubana, y no cederán beneficios hasta que estos queden resueltos. Posiblemente el Estado tenga que ceder muchas de sus propiedades.

“Cuando se arregle esto, los capitales americanos llegarán para dos cosas: prestarle al Estado con intereses para que active la economía de las clases populares e incrementen su poder adquisitivo, y posteriormente promoverán las empresas tipo McDonalds, para exprimir ese deseo y pequeños excedentes monetarios de la población, será interesante ver si en la creación de estas empresas los puestos de mando y organización los ocupan los cubanos o solo los puestos operativos. Interesante, muy interesante lo que pasará en Cuba nuestra bella Cuba”, recalca Cruz.

El australiano Joseph Fawad cruzó el mundo y la casualidad quiso que este 14 de agosto presenciara la bandera estadounidense en suelo cubano: “Los estadounidenses ricos podrían venir aquí y comprarlo todo, hasta chuparle la sangre a este país. Comprar casas, lugares, Cuba. Y luego los cubanos no podrían pagar por las cosas de su país. Pero depende de ustedes, especialmente de los jóvenes, asegurarse de que eso no pase otra vez”, le comentó a los reporteros.

En Cubahora, Inconforme comenta: “¿Cuál es el día histórico? ¿Que los ex-marines que arriaron la bandera vengan ahora a subirla?, el discurso del señor Kerry para ser analizado y ¿qué significan los almendrones?, ¿qué día histórico es este?”

Por otro lado, Cubano de a pie declara en Cubadebate que no entiende el cuidado del que muchos hablan ni el miedo que muchos respiran. “Aquí se ha desafiado al imperio por más de 50 años, se le ha gritado en la cara, se le ha ido en contra en todo por el mundo, hemos sido una espina clavada en su espalda por años y años y aquí nadie tuvo miedo ni mucho menos”.

“Ahora se abre una nueva etapa en la historia y por suerte el compañero Raúl está muy claro en eso, así que abriremos las puertas de par en par para que entre el aire nuevo y nos oxigene esta revolución que pecaba de vieja. Si algo hay que cambiar aquí seremos nosotros mismos los que lo haremos, los norteamericanos saben bien eso, nos ganamos ese respeto, así que a convivir en paz y a bebernos mutuamente los mejores licores de ambos”, concluye Cubano de a pie.

Existen dos claras intenciones políticas con la reapertura de las embajadas en ambos países: la cubana y la de los Estados Unidos. La diplomacia, la astucia y el tiempo demostrarán la coexistencia de ambas o la imposición de una sobre la otra.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.