Las pupilas insomnes, dos bitácoras con un mismo nombre

Dos bitácoras cubanas comparten el mismo nombre pero cuentan diferentes realidades.

Ambos blogs son ejemplos diferentes de las condiciones y circunstancias en las cuales se bloguea desde la isla

Varias singularidades pueden ser develadas cuando examinamos, a primera vista, la blogosfera cubana: muchas bitácoras son gestionadas desde fuera de la isla; un número considerable de ellas hacen referencia en el título a nuestro país; otra cantidad se refiere, casi por exclusivo, al tema político, pero hay una circunstancia que llama muchísimo la atención y es la existencia de dos bitácoras con el mismo nombre.

Se trata, entonces, de los ojos que no descansan, los blog llamados La pupila insomne, que pertenecen a dos intelectuales cubanos, Juan Antonio García Borrero e Iroel Sánchez, críticos, ensayistas, hombres de letras y, ahora, de tecnología, podríamos decir.

Recuerdo que cuando descubrí la existencia de La pupila insomne, de Iroel, me comuniqué con él de inmediato para hacerle conocer que ya existía otro con ese nombre: el blog de Juan Antonio García Borrero (Juany), a lo cual me respondió que se había comunicado con su autor y de alguna manera habían consentido en el nombre propio de estas bitácoras.

Tomando como punto de partida el poema homónimo de Rubén Martínez Villena cada uno de estos intelectuales examina, de manera visiblemente diferente, zonas de la cultura y la sociedad cubana: a García Borrero le interesa casi exclusivamente el cine, y a Iroel la política.

La pupila insomne no.1, la de Juany, nació en febrero de 2007. Para presentarse, su autor expresa: “No sé quién soy. Un currículo es una vuelta al ego en 80 líneas. Solo sé que posteo. Luego existo.”

No quiero decir lo que Juany no dijo en su presentación, pero es común encontrar en las bitácoras que surgieron en esa época en Cuba, de manera espontánea y con un pobre acceso a Internet, que la identificación del blogger no fuese lo más importante. La necesidad primera era la de escribir, comunicarse y recibir retroalimentación por ello.

A Juany muchos le conocemos por su trascendental obra dentro de la ensayística cubana referida al cine. Sus prolijos textos y excelentes libros hacen que reconozcamos en este intelectual de vanguardia, que además vive en la no tan lejana geográficamente Camagüey – pero distante cuando se trata de accesibilidad a la red-, un comunicador del nuevo siglo, que muestra experticia en el uso de las nuevas tecnologías a disposición del debate de temas culturales cubanos.

En un post que condujo a una polémica con el también intelectual Víctor Fowler, Juany expone la necesidad creciente de que cubanos y cubanas seamos sujetos de la informatización de las mentes y los cuerpos.

Cine cubano, la pupila insomne se destaca como pocas bitácoras cubanas por la cantidad de entradas y comentarios. De hecho, una de sus revelaciones, la existencia de Ku Klux Kan en Cuba, provocó que varios investigadores retomaran el asunto y vertieran además otros elementos importantes a la discusión, que llegó también a la intranet cubana mediante la mensajería digital.

En su blogroll destacan otras bitácoras relacionadas con cine. Este blog tiene más de 30 categorías, entre las cuales sobresalen “Reflexiones” y “Polémicas”, con 262 y 111 entradas respectivamente. Temáticamente, Audiovisual joven en Cuba, Libro sobre cine cubano, La mujer en el cine, El cine en la diáspora y el dedicado propiamente a la Blogosfera son algunos de los resaltes de esta Pupila.

Lo anterior permite catalogar esta bitácora como una de las más importantes. Sencillamente la historia de la ensayística y el debate sobre el cine cubano no puede ser contada sin referencia a Cine cubano, la pupila insomne.

Quizás sea el momento para alojarlo también en el servidor del Instituto Cubano del Arte y a Industria Cinematográfica (ICAIC), de la Facultad de Medios Audiovisuales (FAMCA), de la Fundación de Cine Latinoamericano, y así minimizar las posibilidades de que desaparezca un día, tal como podía haber sucedido si Manuel Zayas no lo transfiere de Nireblog a WordPress, cuando el primero desapareció.

La pupila insomne no.2 es la de Iroel y surgió en julio de 2010. Su autor aún es conocido por haber sido el presidente, por varias décadas, del Instituto Cubano del Libro. Ahora dirige, en la Oficina de Informatización de la Sociedad cubana, el proyecto llamado Ecured.

Temática e ideológicamente, Iroel es un “bloguero la Revolución”, entendiendo por ello que en su bitácora trata aquellos temas presuntamente prioritarios para nuestro proceso, como son las relaciones EE.UU.-Cuba, la campaña por la libertad de Los Cinco y otros.

Pese a la corta estadía de esta bitácora en la blogosfera, quizás sea una de las más famosas de las redes cubanas. Del mismo modo, el uso de la plataforma Youtube y de las redes sociales como Facebook, es otra de las particularidades de esta Pupila, lo cual le brinda un dinamismo reconocible desde que se arriba a la página principal.

Esta Pupila insomne se distingue del resto de las bitácoras escritas desde Cuba. Además de su alojamiento en WordPress también es accesible desde la intranet cubana y tiene asiento en un servidor de los Joven Club de Computación.

Textos de este mismo autor, que a veces coinciden con los publicados en la bitácora, se pueden encontrar en los medios digitales Cubadebate, La Jiribilla, Kaos en la Red, Rebelión y otros.

No sé si sea el primer caso en la blogosfera cubana, pero lo cierto es que no ha dejado de llamarme la atención la existencia de estos dos blogs.

Ambos son ejemplos diferentes de las condiciones y circunstancias en las cuales se bloguea desde la isla. Uno con apoyo institucional y el otro con la gestión individual de su autor en colaboración con algunos de sus lectores. Quizás esto modele de alguna manera el futuro de las bitácoras.

Aprovecho para desearles lo mejor en las redes cubanas, salud y conectividad, y les comunico que existe una tercera La pupila insomne que alojada en Blogger es gestionada desde Venezuela por Víctor Álvarez Rodríguez.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.