Blogs en Cuba: una mirada cómplice

Un análisis sobre las prácticas comunicativas en los blogs mantenidos por periodistas desde Cuba.

Archivo IPS Cuba

Algunos blogueros cubanos se han desplazado hacia espacios como Twitter y Facebook

El escritor estadounidense Elbert Hubbard decía que los editores separaban el trigo de las hojas y luego… imprimían las hojas. Más allá de la evidente connotación crítica que posee la frase con respecto al periodismo del siglo pasado, el periodista y bloguero estadounidense Paul Andrews la trae a colación en su artículo Is blogging journalism? para referirse a los puntos de coincidencia y ruptura existentes entre ambas formas. Para Andrews, los blogueros, a diferencia de los editores a los que se refería Hubbard, publican, vinculan y comentan sobre el trigo.

Rebecca Blood define el blog (en español bitácora) como un “sitio web frecuentemente actualizado, donde los posts están organizados en orden cronológico inverso”[1]. Para la autora de uno de los primeros libros sobre el tema, The Weblog Handbook, “es este formato (el orden cronológico inverso) lo que determina que una página web sea un blog”. A esta concepción se añaden las características relativas a los procesos sociales generados en estos espacios. Así, una definición más completa de blog incorpora la visión del profesor español Antonio Fumero, quien hace hincapié en “la construcción de conexiones sociales significativas o comunidades virtuales alrededor de cualquier tema de interés” generadas en estos espacios.

En la actualidad, 10 años después de su surgimiento, gran parte de los usuarios que viabilizaron el alcance de cifras millonarias en la creación de blogs se trasladan hacia formas de publicación más rápidas y sencillas. La falta de tiempo para actualizar y la premura de la vida actual demandan nuevas herramientas. El mercado y las grandes empresas especializadas en el uso de las nuevas tecnologías y en la construcción de aplicaciones para la llamada web 2.0 han captado el auge de la socialización de la web y cada día se incorporan nuevos servicios listos para satisfacer e integrar disímiles demandas.

Hay aspectos imperecederos, incluidos por el formato blog en el momento de su surgimiento, que supusieron un paso de avance en la evolución de la web, tal como se entendía hasta entonces: una estructura extremadamente sencilla a partir de plantillas predefinidas, la reducción en el tiempo de publicación y la posibilidad de insertar comentarios, entre otros. Pero la verdadera contribución de los blogs radica en la conversación virtual de muchos a muchos, en la interacción entre usuarios que traspasan las barreras geográficas y en el principio de escritura colaborativa, donde lo dicho por el autor puede ser tan importante como la opinión de sus lectores.

Los contenidos periodísticos caracterizados por la actualidad y la inmediatez encontraron en los blogs un nicho para incorporar información de interés en espacios diferentes a los medios tradicionales, previamente establecidos y legitimados para ello. Debido a la popularización de la herramienta, algunos medios consideraron su inclusión dentro de su oferta informativa. Así, los periodistas vieron en esta novedosa forma una vía para encauzar el debate y dar voz a historias que, de otro modo, no verían la luz. La objetividad, la imparcialidad y el distanciamiento del autor, tan celebrados por el periodismo tradicional, disminuyeron su valor en tanto el nuevo espacio exigía una implicación directa al escribir, más cercana a los llamados géneros interpretativos o de opinión del periodismo tradicional.

El periodismo que hasta entonces conocimos se vio obligado a metamorfosearse para poder adaptar su propuesta a las nuevas circunstancias. Se incorporaron los comentarios en las noticias, así como la posibilidad de compartirlas. El grado de endogamia en los enlaces de los medios digitales disminuyó y se comenzó a entender la hipertextualidad como vía para encauzar una lectura descentralizada y no lineal, muy parecida a la Rayuela de Julio Cortázar. En cuanto al tratamiento de los contenidos, se redimensionó la importancia de lo local y su interrelación con lo global. De este modo, pese a que las cuestiones éticas, las rutinas productivas e ideologías profesionales; el lenguaje, el estilo y hasta los géneros mantienen principios básicos que atraviesan toda la práctica periodística, desde sus inicios hasta la actualidad, otros aspectos se transformaron y dotaron a la producción informativa en los blogs de características propias.

En 2005 se popularizó el uso de la herramienta entre los profesionales de la prensa cubana. La explosión de espacios de publicación personal por parte de periodistas –en su mayoría alentados por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC)[2] y el Departamento Ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), con el objetivo de incrementar exponencialmente la cantidad de publicaciones sobre la realidad nacional– constituye una de las manifestaciones del fenómeno blog en este país, aunque no la única. Otros espacios creados desde la sociedad civil y algunos gremios profesionales se incluyen, asimismo, dentro de la blogosfera cubana.

A pesar de la carencia de un directorio de blogs nacional que agrupe todas las bitácoras creadas en la Isla, la UPEC lista en su sitio web una muestra bastante completa de las páginas personales creadas por periodistas u otros profesionales vinculados directamente con el gremio (fotógrafos y editores). Según este inventario, actualmente hay alrededor de 200 blogs de periodistas, sin contar las derivaciones temáticas que motivan la creación de otros por parte de un mismo autor. Resulta importante señalar que esta cifra aún no es exacta, pues omite algunas bitácoras de reciente creación y toma en cuenta otras que, por su falta de actualización, pudieran ser obviadas.

La conversación virtual generada a partir del esfuerzo de algunos periodistas que toman muy en serio la escritura en sus páginas personales amerita ser plasmada, estudiada y aprehendida como una nueva forma de hacer ese periodismo diferente que reclaman los ciudadanos en todo el mundo. El papel de difusores de la verdad absoluta, auto-asumido por los medios desde hace más de un siglo, comienza a tambalearse con la ola 2.0. La filosofía del do-it-yourself otorga a los periodistas un nuevo papel: la interpretación y el análisis de la realidad sobre la base de una relación comunicativa horizontal, donde los roles de emisor y receptor se intercambien constantemente.

En este vertiginoso proceso de evolución, los medios de prensa cubanos deberán adaptar su mensaje a los cambios que demanda la web y aprovechar las nuevas herramientas, siempre después de una apropiación consciente de estas –algo que limita el uso actual de los blogs-, para insertarse de manera efectiva en el panorama mediático mundial y legitimarse como las principales fuentes de información sobre los temas relacionados con el país.

Génesis: periodistas y blogs en Cuba

En 2005, el acceso doméstico a Internet comenzaba a extenderse dentro del gremio periodístico. Según la periodista Milena Recio, “la UPEC contaba entre sus afiliados más de 1.300 periodistas en la categoría `redactores-reporteros de prensa´. De ellos, 872 tenían acceso residencial a Internet mediante un acuerdo con el ISP ENET, de la empresa estatal de telecomunicaciones cubana, ETECSA, para ofrecer a estas personas entre 80 y 100 horas de navegación mensuales, desde sus casas y con equipos de computación propios”.

Durante este mismo año se impartió el curso “¿Cómo multiplicar la presencia de Cuba en Internet?” a un grupo de periodistas en la Escuela Superior del Partido Comunista de Cuba (PCC) “Ñico López”. En este encuentro se abordó la posibilidad de utilizar los blogs, los wikis y otros medios alternativos como Indymedia en la creación de contenidos periodísticos que contribuyeran a difundir mediante Internet la realidad cubana, y así contrarrestar el discurso distorsionado o francamente opuesto de los grandes medios hegemónicos.

Al interés gubernamental se sumó la iniciativa personal de los periodistas y algunos medios de prensa, que aprovecharon la tendencia en los cibermedios mundiales de crear blogs para enriquecer y diversificar la oferta informativa de sus sitios web. Esto les permitía aprovechar, en favor del medio, el talento y estilo de sus columnistas habituales, muy acorde con la forma de escritura propia de la blogosfera. En el caso cubano, diarios nacionales como Juventud Rebelde y Trabajadores, y provinciales como Ahora, de Holguín, también promovieron el uso de los blogs entre sus profesionales.

La posibilidad de publicar informaciones al margen de la política editorial y la agenda temática del medio para el cual trabajan, la comunicación directa y horizontal que se establece con los lectores, el grado de personalización –tanto en el aspecto formal como en el contenido – y la conformación de un espacio donde quien escribe asume varios roles al mismo tiempo –editor, webmaster, redactor – constituyen las principales ventajas listadas no solamente por los periodistas cubanos, sino también por la mayoría de los blogueros en el mundo. A esto se añaden algunas facilidades tecnológicas previamente aludidas al conceptualizar los blogs y otras como la gratuidad y la no limitación del espacio.

La personalización, para las y los periodistas cubanas, se encuentra estrechamente relacionada con la expresión de la individualidad y la subjetividad del autor, la propiedad particular del espacio, el empleo más libre del lenguaje, la posibilidad de modificar formalmente la página y en la manera de abordar los contenidos para lograr una comunicación menos vertical con los lectores, semejante a la conversación, y que aproveche al máximo un componente esencial de las bitácoras: el comentario.

¿Ética periodística en escenarios virtuales?

La caracterización del papel de los periodistas cubanos en sus blogs precisa entenderse como parte de un panorama mediático mundial complejo. Resulta importante tener en cuenta el criterio de la profesora cubana Milena Recio, quien certeramente señala “la hostilización (des)informativa permanente que recibe Cuba, como Estado político y sus instituciones, y también como colectividad cultural, dado que, en última instancia, estos dos niveles no pueden ser desligados completamente. Discursos mediáticos habituales en los flujos internacionales de comunicación suelen descalificar, acusar o denigrar, no solo al gobierno cubano y a sus líderes políticos, sino que, al mismo tiempo, de forma más o menos evidente, y como resultado de una gestión sistemática de imagen y representaciones ideacionales, convierten al conjunto del concepto Cuba en una lámina chata y arquetipizada”.

Esto motiva, añade, que “la discursividad que se teje a través de estas prácticas comunicativas se elabora desde la trinchera de la isla que necesita ser defendida, también en el espacio virtual, donde no solo circulan datos, sino representaciones complejas (adversas muchas veces) acerca de la realidad cubana”. A esto se suma la posición asumida por los medios digitales cubanos, cuyo principal propósito es fortalecer el quehacer informativo de la isla en el ciberespacio, decisión que se tomó en el VII Congreso de la UPEC, en 1999.

A la necesidad informativa inicial de los periodistas se incorpora entonces una nueva tarea: propiciar el intercambio respetuoso y el debate con una comunidad de lectores no circunscritos a un espacio geográfico determinado y que desconoce la construcción del tema Cuba realizada desde la propia isla. Lo anterior se enriquece con la comunicación de ideas personales, la compilación de información dispersa, la reflexión sobre el periodismo desde una perspectiva teórica y la posibilidad de compartir el trabajo individual.

“Los autores de estos blogs se presentan al ciberespacio con sus verdaderos nombres y haciendo alusión a datos ciertos sobre algunas características de sus carreras profesionales o sus vidas personales”, explica Recio en su artículo “Blogs Cuba: una identidad atrincherada”. Esta característica, presente en la mayoría de los blogs realizados por periodistas en el mundo, está estrechamente vinculada con el compromiso ético asumido por sus profesionales y con la necesidad de legitimar el mensaje que trasmiten, a través de la enunciación de la profesión o del medio al cual pertenecen.

De la serie de principios éticos que ha intentado mantener el periodismo moderno, los periodistas cubanos entrevistados conceden mayor relevancia la veracidad, la objetividad (entendida como imparcialidad y reflejo lo más fiel posible de la realidad), la cita de fuentes consultadas, el cuidado del lenguaje y, en menor medida, la tolerancia, la integralidad, la credibilidad y el balance informativo. Se añaden además los mecanismos propios creados por el gremio para regular la práctica periodística, entre ellos el Código de Ética de la UPEC, y los principios individuales de cada ciudadano.

Una de las características que enriquece la producción comunicativa en el blog es el grado de interacción que se puede establecer con los lectores. La posibilidad de esta interrelación y los patrones éticos que deben guiarla ocupó un lugar importante en las reflexiones de los periodistas entrevistados. Entre las cuestiones enumeradas al respecto, se estableció como premisa básica el respeto, tanto al posible lector como a la diferencia y a la opinión contraria, sin que ello implique permitir determinada clase de abusos y extralimitaciones.

De manera general, todos los periodistas entrevistados confieren un lugar preponderante a la ética como parte constante de la práctica periodística, tanto en los medios tradicionales como en las bitácoras. Según José Raúl Castillo, periodista de Santiago de Cuba y autor de Infodeportivas, “la eticidad es algo unido indisolublemente al quehacer de un periodista cubano, sin ella se desdora la profesión y se cae en los brazos del envilecimiento. Atribuirse información ajena, plagiar artículos, adulterar la verdad, desentenderse de la necesaria objetividad en cualquier enfoque, etc., por sólo citar algunas censurables prácticas, acaban –a corto, mediano o largo plazo- por minar la credibilidad de quien pretenda ganar el reconocimiento en este terreno”.

De rutinas e ideologías para un periodismo 2.0

La existencia de estándares para el proceso de producción informativa es una característica intrínseca del periodismo, independientemente del medio donde se realice la práctica. La escasez de tiempo, las particularidades del órgano de prensa y la sobreabundancia de acontecimientos obligan a realizar una labor de selección. Las rutinas productivas y los factores profesionales se convierten así en recetas que agilizan y homogeneizan los procesos productivos. El blog, por el contrario, no tiene una periodicidad fija, ni una agenda temática preestablecida. No obstante, se apropia de algunos valores noticia tales como la inmediatez, la actualidad y la relevancia de los acontecimientos y utiliza rutinas propias de la prensa en la determinación del tema, la búsqueda y el procesamiento de la información y la exclusión o jerarquización de los contenidos, complementando estos procesos con dinámicas propias desarrolladas a partir de la interacción con el nuevo entorno.

En el caso específico de los blogs de los periodistas cubanos, existe un conjunto de factores relacionados con la profesión que han sido asimilados en su forma tradicional o reconfigurados para este nuevo medio. Entre los valores noticia tradicionales tenidos en cuenta en los posts se observa la actualidad –no sólo referida al suceso que acaba de ocurrir, sino también como característica atribuible a un grupo de acontecimientos que adquieren determinada relevancia en un contexto específico–, la repercusión, el interés colectivo y la prominencia de los protagonistas.

La personalización del mensaje ha desplazado el uso de algunos de los valores-noticia tradicionales y potenciado la consideración de otros habitualmente ignorados. Lo que antes era concebido como un modo de atrapar el interés del lector, se convierte en la blogosfera en el principal componente del relato. Así lo manifiestan los periodistas entrevistados, quienes privilegian el interés humano de las historias a través de crónicas donde emplean construcciones discursivas que remiten a una tercera persona, protagonista o testigo indirecto de las situaciones narradas. No obstante, aunque exista un nivel mayor o menor de personalización en los contenidos, por las funciones que han asumido los creadores de los blogs –anteriormente analizadas–, dentro de este discurso subyace una postura que Recio califica de “irremediablemente politizada”.

En el caso de las fuentes, los posts muestran la coexistencia de fuentes oficiales y testimonios o experiencias individuales. Entre las oficiales más citadas se encuentran los medios de comunicación nacionales, las agencias de prensa, las instituciones especializadas en los diferentes temas abordados en el blog, el medio de prensa donde labora el periodista, los diarios extranjeros y organizaciones internacionales no gubernamentales como la Organización de Naciones Unidas (ONU), entre otras.

La inserción en la red ha motivado el uso de algunos recursos propios de Internet como vía de obtención de información. Las páginas digitales nacionales o internacionales especializadas, los buscadores, las web de biografías, las enciclopedias y los boletines digitales se encuentran entre los sitios más consultados con el objetivo de informarse, argumentar, ripostar, contraponer y unificar información dispersa.

Otro de los aspectos que influyen en la efectividad del mensaje periodístico tiene que ver con las competencias profesionales, entendidas como el grado de conocimiento que poseen los periodistas de las características del medio. Esto se expresa a partir del aprovechamiento, tanto de los recursos propios de la herramienta como del empleo de los diferentes géneros periodísticos en la conformación de los mensajes. Los periodistas cubanos señalan entre los elementos enriquecidos a partir del dominio de las aplicaciones del blog el diseño y la calidad en la presentación de los materiales, el mejor posicionamiento de la página y la incorporación de valores agregados más atractivos para los usuarios.

No obstante, la mayoría de los periodistas reconoce que el uso actual que hacen del blog es aún muy primigenio y básico, en algunos casos por el desconocimiento de las facilidades que brinda el servidor y, en otros, por la ausencia de tiempo o de una conexión a Internet con una velocidad adecuada para explorar estas opciones. Esto se evidencia, además, en la poca presencia de elementos gráficos e interactivos, la escasa o nula utilización de hipervínculos y archivos de audio o video, la ausencia de contadores de visitas, encuestas y el apego a los widgets (íconos) más tradicionales: archivo, enlaces y categorías.

De manera general, los blogs de los periodistas cubanos reproducen las mismas dinámicas del espacio donde se encuentran: la blogosfera. No tienen un horario ni periodicidad fija, sus autores generalmente utilizan el tiempo libre o las horas de sueño para su actualización, dependen más de la motivación personal que de una agenda predeterminada y no existen filtros ni editores que medien el proceso de creación; aunque, en algunos casos, se establecen los llamados mecanismos de retroalimentación desde arriba, tal como refiere el periodista Circles Robinson[3], quien envía sus artículos a algunos medios de prensa cubanos para intercambiar opiniones sobre el tema, pero siempre después de haberlos publicado en el blog.

Cómo decir en y para una red global

Contrario a lo que sucede a nivel mundial, donde los blogs han supuesto una reconfiguración en el lenguaje y el modo de escribir por parte de profesionales y ciudadanos, más cercana a la llamada “redacción de correo electrónico” que al estilo periodístico tal como se tenía concebido, los comunicadores cubanos refieren que siguen manteniendo, en sus rasgos esenciales, la misma forma de escritura característica de los medios tradicionales, fundamentalmente de la prensa impresa.

No obstante, algunos entrevistados identifican transformaciones que, aunque no suponen cambios medulares, sí anticipan una evolución hacia formas comunicativas más personalizadas. Muchas de estas características están estrechamente vinculadas con la libertad temática y la posibilidad de emitir criterios individuales, y no con una transformación profunda del lenguaje.

Entre los rasgos del lenguaje periodístico que se mantienen constantes, tanto en la producción para los medios tradicionales como en los blogs, se encuentran la claridad, la seriedad, el respeto y el grado de atracción que puede despertar el mensaje. No obstante, algunos autores notan, aunque todavía muy primitivamente, las diferencias que existen entre ambos. Cuando se refieren a sus blogs, señalan que redactan “con más libertad temática, estilística y léxica”, privilegiando el estilo coloquial, el distanciamiento de los géneros informativos, la omisión de localismos –síntoma de una nueva percepción sobre el lector, que ya no se circunscribe a los límites geográficos de la isla- y el uso de las figuras retóricas que enriquecen el mensaje.

En relación con el aprovechamiento de los recursos del lenguaje literario, la ironía se ha convertido en una de las figuras más usadas, y en ciertos blogs como Patria y Humanidad, produce un efecto positivo en el texto, al tiempo que le imprime simpatía y ritmo a la narración. En el post “Forbes cree que somos bobos”, Luis Sexto concluye: “y entonces, ¿qué aducen los redactores de Forbes? Ah, que Fidel viaja en automóviles Mercedes-Benz. Y en qué vehículo podría hacerlo como jefe de Estado, y un jefe de Estado al que han intentado asesinar decenas de veces: ¿sobre patines, en bicicleta?”.

También se observa la incorporación de interjecciones propias del lenguaje popular y el alargamiento de las letras característico de Internet. El empleo de estas formas evidencia el inicio de un cambio en las maneras de concebir la comunicación. El diálogo directo con el lector se constituye como la vía para lograr un mayor grado de empatía e identificación con el texto. Sin embargo, todos estos usos novedosos se opacan ante la realidad que predomina en la blogosfera cubana, caracterizada por la sobrepresencia de un lenguaje triunfalista, artificioso y rebuscado, cargado de adjetivos innecesarios y construcciones sintácticas complejas, reflejo del discurso de los medios tradicionales.

Audio, imagen, video, enlaces… ¿conversación?

A partir de la entrada del periodismo en Internet y aprovechando el carácter multidireccional y policrónico de la red, según el profesor español Ramón Salaverría, al discurso periodístico tradicional se suman los tres elementos esenciales de la comunicación en red. En Cuba, cuando se enuncian los términos hipertextualidad, multimedialidad e interactividad, los periodistas relatan el primer día que descubrieron “para qué servía la cadenita que traía Blogia” mientras otros, mucho más avezados en materia tecnológica, se aventuran en la construcción de videoblogs, incluyen servicios de chat, personalizan el diseño de su página y se inscriben en buscadores o sitios donde se establecen rankings de influencia. De este modo, algunas bitácoras cubanas –la minoría- comienzan a rebasar el estado embrionario referenciado por Recio en su artículo.

El análisis de un conjunto de posts, siguiendo un orden cronológico, permite afirmar que, aunque se mantiene “el uso discreto de la narratividad hipertextual o hipermedial” enunciado por Recio en 2006, existe una mayor apropiación de las facilidades comunicativas inherentes al formato. Este acercamiento ha estado marcado, entre otros factores, por la búsqueda de espacios similares en la red, la creación de comunidades de intercambio de información de manera informal entre profesionales, el interés personal motivado por el sentido de pertenencia con la página y el aumento de la importancia y utilidad concedida a estos elementos.

Según José Luis Orihuela, el hipertexto constituye la “gramática de la web” y, en el caso específico de los weblogs, su utilización le ha impreso una dimensión social a la red que no poseía hasta entonces. Las relaciones establecidas a partir del enlace en el blog, más que de promoción o siguiendo criterios de objetividad –tal como los medios digitales-, son relaciones de afinidad, de socialización de criterios. Las dinámicas que se producen entre los blogueros pueden ser reconstruidas fácilmente a partir de los enlaces y demuestran la conformación de redes o comunidades de intereses que rebasan las fronteras geográficas y físicas.

La mayoría de los blogueros cubanos cuentan con una categoría donde compilan los enlaces de su interés. Entre los criterios de selección primarios se encuentran el interés para el lector, la promoción de sitios o contenidos que complementen la información inicial propuesta y el nivel afectivo y de amistad entre los blogueros referenciados. En este sentido, los enlaces son entendidos también como forma de ayuda y cooperación para posicionar aquellas páginas con un nivel menor de visibilidad. Este fenómeno da cuenta del despegue de una parte de los blogs, con un mayor impacto en la web y que devienen faro y guía para el resto. Así, blogs como Patria y Humanidad, El Sureño o ContraCuba constituyen patrones a seguir y altavoces del tema Cuba en la red.

Otro de los criterios que subyacen en la selección de páginas para enlazar son los juicios de orden político. Entre los periodistas cubanos predomina la falsa concepción de que el enlace a los sitios con visiones positivas sobre la Revolución aumenta el prestigio o impacto de estos en la web cuando, en realidad, la reiteración injustificada resulta contraproducente.

No existe una receta exacta en cuanto al número adecuado de enlaces. Aunque casi siempre los blogs superan la docena y no llegan a la veintena, se trata de mantener una coherencia con los propósitos del autor. Otra de las estrategias seguidas en la inclusión de hipervínculos externos tiene que ver con el nivel de posicionamiento de las páginas enlazadas. Vincular sitios oficiales y con un alto número de visitantes es una práctica común en la blogosfera cubana. Por este motivo, muchas de las bitácoras actuales promueven el medio de prensa a donde pertenece su autor, sitios cubanos vinculados con la cultura, el deporte, la política o medios de prensa alternativos y de izquierda internacionales, así como organizaciones no gubernamentales.

La incorporación de los blogs dentro de la oferta informativa de los órganos de prensa cubanos ha generado, en algunos casos, el traslado de las relaciones sociales establecidas entre los propietarios de estas páginas al espacio web. De este modo, podemos situar la pertenencia a un mismo medio de prensa como elemento que potencia el vínculo entre sus integrantes y conforma una sub-comunidad dentro de la blogosfera.

En el caso de los enlaces internos del post, la mayoría de los periodistas lo utilizan para definir palabras, caracterizar sucesos o personas, citar las fuentes de información y, en menor medida, para reflejar la respuesta a algún artículo anterior.

Aunque en la blogosfera cubana no existe un aprovechamiento óptimo de la hipertextualidad, algunos profesionales han logrado incorporar a sus páginas, con distintos niveles de calidad, elementos que las enriquecen desde el punto de vista informativo y contextual, al proporcionar guías de lectura que rebasan la construcción lineal propia del discurso impreso.

El uso de los elementos multimediales presente en los blogs cubanos se encuentra principalmente asociado a la inclusión de imágenes fijas en los textos propuestos. En este sentido, es justo destacar que el periodismo digital nacional ha logrado conformar, con mayor o menor éxito, verdaderos productos multimediales, en tanto estos implican la creación conjunta donde converjan los elementos visuales –imágenes fijas o en movimiento-, el uso de archivos de texto y audio, entre otros.

Varios factores han condicionado el pobre aprovechamiento de los elementos multimediales. Al desconocimiento tecnológico por parte de los periodistas se suman las características desfavorables de la conectividad en Cuba –extremadamente lenta para subir imágenes de gran calidad o archivos de audio y video-, las herramientas básicas presentes en los servidores gratuitos de blogs y la subestimación de las potencialidades que proveen estos recursos, en tanto enriquecen, contrastan y contextualizan la información propuesta. Por estos motivos, se observa un predominio del uso de imágenes de dimensiones reducidas con una función de acompañamiento, síntoma del traslado de los esquemas de trabajo de la prensa tradicional.

Un elemento distintivo en el uso y aprovechamiento de la imagen está relacionado con el interés de fotógrafos vinculados a medios de prensa en crear fotoblogs, ya sea con objetivos meramente estéticos o para construir verdaderos relatos periodísticos apoyándose en las reglas del fotorreportaje. En estos casos, más que el texto, la fuerza expresiva viene dada por el uso que se hace de la fotografía.

Además de los fotoblogs, otros autores han promovido formas alternativas de creación en la red. Tal es el caso del caricaturista Douglas Nelson, quien a través de su bitácora La chispa del humor refleja temas de actualidad nacional e internacional haciendo uso de la caricatura política. Pero quizás la propuesta más abarcadora de uso de la multimedialidad en los blogs cubanos sea ContraCuba, página del periodista cienfueguero Adonis Subit, quien utiliza el video, fundamentalmente con un valor documental e histórico, para dialogar sobre diferentes tópicos del acontecer nacional.

La implementación de otros recursos posibilita niveles destacados de interacción entre el público y los contenidos propuestos. Tal es el caso de los servicios de chat, las encuestas, el correo electrónico y los comentarios. La concepción del papel atribuido al lector por parte de los periodistas cubanos repercute de manera directa –aunque no es el único factor- en el grado de participación establecido en el nuevo espacio. La mayoría concibe el intercambio con el público basándose en criterios de respeto e interés en relación con el contenido. Sin embargo, se reproducen las relaciones de poder características de los medios tradicionales, donde el autor –periodista– propone al lector –público– una serie de temas para leer, y a este último se le permite en ocasiones comentar, pero su opinión no es tenida en cuenta como un juicio de valor.

Resulta interesante destacar que, en la mayoría de los casos, el debate en torno a un tema adquiere un matiz político y deriva en una discusión entre personas a favor y en contra de la Revolución. Esta situación también está mediada por el hecho de que, entre los propios blogueros cubanos, muchos de los tópicos se tornan politizados o encierran una enseñanza moralizante; pero tampoco es ocioso desdeñar la existencia de mecanismos “contestatarios” creados por la derecha reaccionaria anticubana, en aras de saturar los blogs con comentarios de toda índole y obligar a que los periodistas se vean envueltos en un debate político, aun sin ser esta su intención manifiesta.

Hacia una blogosfera.cu

La necesidad de potenciar un espacio nacional, donde se puedan incluir las bitácoras no solamente de los periodistas, sino también de aquellas personas interesadas en escribir a título personal en la web, constituye uno de los temas más importantes en relación con el estado actual de los blogs en Cuba. En nuestros días, la mayoría de las páginas personales de periodistas cubanos se encuentran alojadas en servidores gratuitos internacionales. Algunos de los servicios más usados son Blogger, Blogia, Ya.com y WordPress.

La posibilidad de sumar al contenido producido por los órganos de prensa las bitácoras de los periodistas y así incrementar numéricamente las alternativas informativas sobre el tema Cuba en Internet estimuló el empleo de servicios internacionales gratuitos. Sin embargo, esto provocó la dispersión y el bajo nivel de acceso de la mayoría de las bitácoras, por lo cual se hizo necesario reconsiderar el desarrollo de aplicaciones cubanas donde incluir los blogs realizados desde la isla.

La UPEC de la provincia de Cienfuegos se constituyó entonces en el polígono de ensayos para un experimento de este tipo. Así, se creó un sistema de blogs dentro del servidor del sitio principal de la UPEC en la provincia, donde los periodistas podían insertar sus bitácoras. Durante 2007 se incorporaron seis blogs en fase de prueba y actualmente se encuentran un número mayor en preparación por parte de sus autores.

Según Adonis Subit, el sistema se compone de una “plantilla fija, pero modificable en cuanto a diseño. Para acceder al blog, el periodista tiene su nombre de usuario y su contraseña independiente, sin acceso al resto de los recursos del servidor”. Esta alternativa se vio desbordada por un servicio mucho más abarcador realizado por el Centro de Información para la Prensa (CIPRE). Durante los primeros meses de 2009, esta oficina de apoyo a la labor periodística inauguró la primera plataforma de blogs para periodistas cubanos: Blogcip.

Sus creadores defienden la conversión de este espacio en un ensayo de un nuevo modo de hacer periodismo en la red, donde prime ante todo la solidaridad, la coordinación y la integración. No obstante, la plataforma recién inaugurada adolece de elementos esenciales como la variedad de plantillas, la personalización de la página atendiendo a la inclusión de categorías y widgets e, incluso, de la cabecera genérica. Esta última se mantiene estándar para todas las bitácoras y, en la mayoría de los casos, reproduce propaganda política sin atender siquiera al contenido del blog; lo cual demuestra el estado primigenio de una blogosfera que recién comienza a usar los servicios nacionales.

Agenda Cuba: entre lo políticamente correcto e incorrecto

La mayoría de los comunicadores cubanos identifican entre las ventajas de la práctica periodística en los blogs la posibilidad de personalizar los contenidos y promover sus puntos de vista en la redacción de los artículos. Sin embargo, la agenda temática de las bitácoras cubanas, así como la forma de abordar los diferentes tópicos, evidencian el traslado de los grandes temas y los rasgos discursivos propios de los medios tradicionales al entorno digital.

Aunque la mayoría de los periodistas asume una agenda propia para que “el enfoque ideológico no aflore explícitamente”[4], la realidad demuestra que muchos de los tópicos se tornan politizados o encierran una enseñanza moralizante. Más que una construcción personal de los diferentes temas, el autor –señala Recio– “se subsume dentro de una discursividad que lo trasciende, para que a través de él hable una colectividad, en este caso nacional, políticamente colocada”.

Entre los factores que intervienen en la determinación de la agenda temática, los periodistas sitúan el olfato periodístico, el tiempo dedicado a la actualización, el interés de los lectores, la actualidad y los gustos propios de quien realiza la página. La revisión crítica del periodismo constituye uno de los tópicos abordados de manera explícita en la mayoría de los blogs, a partir del análisis de la profesión y su vínculo estrecho con la ética ciudadana.

En las prácticas comunicativas de los periodistas cubanos subyace la evidente connotación política que atraviesa el ejercicio del periodismo en el país. En este contexto, el mayor conflicto que se presenta a los periodistas, al abordar el tema Cuba en sus blogs, viene dado por la contradicción existente entre la narración franca de una isla real, con sus divergencias y matices, y la auto-censura o el miedo latente de que este discurso sea interpretado como políticamente incorrecto o entendido como agresión a los principios de la Revolución.

Lo anterior se hace perceptible tanto en el tratamiento de los tópicos como en el uso del lenguaje, de las fuentes y en la estructuración de los textos. En las construcciones discursivas de los periodistas se reproducen las características formales y de contenido legitimadas por los medios tradicionales cubanos. A través de la adopción de estas recetas, previamente establecidas, el mensaje propuesto en la bitácora poseerá la corrección y gravedad fijadas por la prensa cubana como institución.

A su vez, esto va en detrimento de la característica esencial del blog como medio de comunicación que promueve la expresión de la individualidad, característica ampliamente citada por los profesionales cubanos cuando explican las causas de asumir el formato, pero que muchas veces solo potencian cuando escriben sobre temáticas no sensibles políticamente.

No obstante, algunos autores intentan analizar conflictos propios de la Cuba actual, tales como: “la burocracia, la corrupción, la desidia (…) junto a males sociales como el jineterismo, la marginación y el robo”, en un esfuerzo por demostrar que en Cuba los profesionales “son capaces de abordar temas peliagudos o tal vez incómodos”[5], siempre dejando en claro la defensa de los principios de la Revolución.

La contraposición entre indicadores favorables en Cuba –como es el caso de la mortalidad infantil, el nivel educacional, la salud, etc.- y su contraparte en el resto del mundo, traslada la idea de un país casi perfecto, carente de problemas y conflictos internos. Incluso en el tratamiento de temas no directamente políticos, como pudiera ser el deporte, subyace un discurso que refuerza claramente la intención propagandística y persuasiva. Así, la temática central se ve desbordada por la promoción de los logros cubanos en la red.

Las bitácoras cubanas deberían enfocar el tema nacional desde una perspectiva personal y sus autores asumirse como participantes activos del entorno que los rodea, ya sea a partir de crónicas vivenciales o reportajes interpretativos donde analicen críticamente estas realidades. Para ello, resulta necesario despojarse de la autocensura o de la excesiva autorregulación predominante en estas prácticas, teniendo en cuenta la inexistencia, hasta el momento, de códigos reguladores o políticas editoriales que determinen los contenidos a tratar. Resulta de vital importancia potenciar la libertad creativa de quienes escriben para comenzar a construir una Cuba en Internet donde se enuncien, de forma balanceada, los aspectos positivos y negativos de la realidad nacional.

Apuntes inconclusos sobre una blogosfera desde la prensa

Las Tesis y Resoluciones de los diferentes congresos del Partido Comunista de Cuba, así como los debates sobre el tema del papel de la prensa, analizado en los congresos de la UPEC, afirman que es tarea del periodismo cubano educar, informar, orientar, organizar y movilizar al pueblo; contribuir a que las masas no sean solo receptores pasivos de un mensaje, sino que consideren a los distintos órganos de prensa como espacios donde expresar sus criterios, sus sugerencias y quejas; evaluar los hechos de manera profunda y asumir un papel activo en la promoción y orientación de la crítica a escala social, así como constituirse en medio fundamental para identificar y llevar a la luz pública las deficiencias existentes en el país.

Si bien esta no es la tendencia predominante, algunos periodistas han asumido la creación de sus bitácoras como medio para dar cauce al análisis crítico que promueven las Tesis y Resoluciones de los diferentes congresos del PCC. Tal es el caso del blog Patria y Humanidad, donde su autor, el periodista Luis Sexto, sostiene un debate continuo y múltiple sobre diferentes aspectos de la realidad social que caracterizan a la Cuba actual.

En 2006, la periodista cubana Milena Recio, después de analizar las características de los blogs realizados desde Cuba, invitaba “a romper la agenda y el lenguaje de las letanías habituales, de uno u otro signo. Cuba habla mejor y más fuerte desde sus paradojas y sus conflictos, demostrando su fortaleza como comunidad cultural que aspira a toda la soberanía posible”.

Cuatro años después, la Cuba que se presenta en la inmensa mayoría de los blogs de los periodistas no rebasa el discurso carente de problemas. La verdad que trasladan es la de una realidad cubana lavada, ausente de contradicciones y pulcra, presentada a través de un lenguaje costumbrista centrado en la mera descripción. Es frecuente observar el reflejo de un país con pequeños percances, estancado en el tiempo, sin diversidad y triunfalista; un país en blanco y negro, desprovisto de matices.

Aunque el objetivo manifiesto del surgimiento de los blogs periodísticos cubanos es el de contribuir a difundir “la verdad sobre Cuba”, todo esto habla de un deber ser o de intenciones iniciales. La realidad de la mayoría de los blogs que aparecen en el listado de la UPEC, muchos de ellos desactualizados o abandonados casi al inicio, demuestran la presencia de una discurso hierático, poco conversacional, donde predomina la función persuasiva y propagandística por encima del diálogo reflexivo y el análisis y la re-publicación de la obra periodística del autor en el medio tradicional donde labora.

De manera general, la mayoría de los autores de bitácoras se concentra en “resaltar”, ofrecer “una visión abarcadora”, “dar a conocer”, todo esto con una clara tendencia promocional, y no en ofrecer el análisis y la interpretación de los hechos imprescindibles en el periodismo cubano actual. Difundir la verdad sobre Cuba implica la ruptura con ciertos esquematismos de la profesión, como el culto a la objetividad y la impersonalidad de la información, para adentrarse en un mundo donde el “yo” comienza a legitimarse y la experiencia personal se convierte en un discurso periodístico nuevo, pero igualmente válido.

Lo anterior, no obstante, tampoco es una conclusión uniforme, pues sería injusto olvidar el esfuerzo de algunos blogueros que han demostrado que, desde la práctica de un periodismo audaz, novedoso, responsable y no por ello menos comprometido, pueden dar colorido y profundidad a la defensa de una sociedad como la cubana, sin por ello caer en lugares comunes o frases vacías.

Este es, quizás, el mayor desafío que tienen los periodistas cubanos que hoy cuentan con un espacio en la blogosfera: el de trascender el lenguaje y los límites discursivos imperantes en los medios tradicionales, para difundir, aprovechando las características de la comunicación en red, con acierto, sin temores a equívocos o exageraciones, la verdad sobre el proyecto social del cual forman parte.

Referencias bibliográficas

Andrews, P.: “Is blogging journalism?” en Nieman Reports, 57 (3), fall, 2003, pp.63-64.

Blood, R.: “Weblogs and journalism: do they connect?” en Nieman Reports. 57(3), fall, 2003, pp. 61-63.

Comellas, J y Sánchez, M.: De frente al laberinto y sin el hilo de Ariadna. Las experiencias de cinco medios cubanos online. Universidad de La Habana. Tesis de Licenciatura en Periodismo. Facultad de Comunicación, 2005.

Fumero, A.: “Anatomía y fisiología de un blog”, en VVAA, La blogosfera hispana: pioneros de la cultura digital (Coord., J. M. Cerezo). España, Fundación France Telecom, 2006.

Martín, J.A.: “Hablemos y actuemos sobre la plataforma cubana para los blogs de los periodistas”, 2006. Recuperado el 8 de octubre de 2009 en: http://quienesquien.cip.cu/noticias/hablemos-y-actuemos-sobre-la-plataforma-cubana-para-los-blogs-de-periodistas/

O’Reilly, T.: “What is web 2.0. Patterns and Business Models for the Next Generation of Software”, 2005. Recuperado el 18 de septiembre de 2009 en http://oreilly.com/web2/archive/what-is-web-20.html

Recio, M.: “Blogs Cuba: una identidad atrincherada”, 2006. Recuperado el 26 de septiembre de 2007 en: http://enlaces.wordpress.com/2006/05/13/blogs-cuba-identidad-atrincherada-i.

“Blogs Cuba: una identidad atrincherada. El “blogqueo” contra Cuba”, 2006. Recuperado el 26 de septiembre de 2007 en: http://enlaces.wordpress.com/2006/05/13/blogs-cuba-identidad-atrincherada-segunda-parte/ .

Blogs Cuba: una identidad atrincherada III. Cubano-soy-cubano-soy, 2006. Recuperado el 26 de septiembre de 2007 en: http://enlaces.wordpress.com/2006/05/14/blogs-cuba-identidad-atrincherada-tercera-parte/ .

Salaverría, R.: Redacción periodística en Internet. La Habana: Pablo de la Torriente Brau, 2005.

Sexto, L.: “Forbes cree que somos bobos”, en Patria y Humanidad, 2006. Recuperado el 30 de septiembre de 2008 en: http://luisexto.blogia.com/2006/050801–forbes-cree-que-somos-bobos.php

Subit, A.: Blogs en servidores nacionales, 2007 Recuperado el 25 de septiembre de 2007 en: http://www.latecla.cu/bd/digital/blogs_adonis.htm



[1] Este concepto forma parte de una entrevista electrónica sin publicar realizada a Rebecca Blood para esta investigación, el 28 de marzo de 2008.

[2] La Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) es una organización social y profesional, no gubernamental, constituida el 15 de julio de 1963, como resultado de la unión de los profesionales de la prensa hasta entonces agrupados en el Colegio Nacional de Periodistas, la Asociación de Reporteros de La Habana, la Asociación de la Prensa de Cuba y centenares de pequeñas organizaciones y asociaciones periodísticas que agrupaban a reporteros, corresponsales, correctores de pruebas, fotógrafos, camarógrafos, dibujantes y humoristas.

[3] Circles Robinson es un periodista estadounidense radicado en Cuba hasta 2009. Su blog, “Circlesonline”, además de ser uno de los primeros en crearse desde la isla –data de 2004- trata diferentes temáticas, con especial énfasis en los tópicos relacionados con Cuba. A partir de análisis propios y del uso del reportaje como género periodístico, su autor reconstruye los principales acontecimientos en este país. Entrevista realizada el 6 de mayo de 2008.

[4] Entrevista electrónica realizada a Juan Morales Agüero, periodista y corresponsal de Juventud Rebelde en la provincia Las Tunas y realizador del blog “Cuba Juan”. Recibida el 21 de abril de 2008.

[5] Entrevista realizada mediante correo electrónico a Douglas Nelson, caricaturista y realizador del blog “La chispa del humor”. Recibida el 5 de mayo de 2008.

*El artículo científico que da origen a esta monografía fue publicado en la Revista Latina de Comunicación Social, no. 65.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.