“Lenternet” en Cuba: alternativas para evitar el naufragio

Bloquear recursos gráficos y emplear diversos navegadores permiten sortear las conexiones lentas desde Cuba.

Tomado de Interworldrk

Una de las principales dificultades para el acceso a Internet desde Cuba es la lentitud de las conexiones

Una de las principales dificultades para el acceso a Internet desde Cuba es la lentitud de las conexiones, que limita el aprovechamiento de los recursos online por parte de los internautas, quienes, sin embargo, acuden a vías alternativas para extraer el máximo a velocidades que apenas sobrepasan los 52 Kb por segundo.

El correo electrónico, por ejemplo, constituye uno de los servicios más empleados y numerosos usuarios y usuarias comparten el uso de webmails de alcance nacional y/o internacional desde sus centros de estudio y trabajo, además de mantener cuentas en otros servicios como Yahoo Mail, o el e-mail de Google, entre los más populares.

Una opción recomendable descansa en las versiones de los e-mails para conexiones lentas: “Tengo una cuenta de correo en mi trabajo, una en Yahoo y otra en Gmail, y siempre uso la vista básica HTML que sugiere este. He podido acceder a la vista estándar del correo de Google, pero casi nunca he logrado usarla a plenitud”, comenta un estudiante de Informática.

La vista básica HTML permite realizar la mayoría de las acciones más comunes de Gmail, aunque inhabilita otras muy utilizadas en la vista estándar como el chat, el corrector ortográfico, la administración de filtros y el formato enriquecido, por sólo mencionar algunas.

Otras personas apuestan por la configuración del Outlook para optimizar el tiempo de conexión o la instalación de plugins de notificaciones en el navegador, para mantenerse actualizados fuera del servicio online: “Para mí esta es una variante muy útil. Tengo habilitados mis mail notifications para mi cuenta Yahoo y la de Gmail en Firefox, que me avisan cuando tengo un nuevo correo o la cantidad de correos sin leer. Eso me evita tener que entrar a la web”, agrega el estudiante.

Las redes sociales acogen de manera creciente nuevos perfiles desde Cuba. A pesar de estar bloqueadas en numerosos centros y universidades del país, en la actualidad representan, además, uno de los entornos de más difícil acceso para conexiones limitadas por su velocidad. Las renovaciones de Facebook y Twitter en este sentido han determinado que no pocos reajusten los modos de uso de estas aplicaciones.

“Con la versión anterior de Twitter podía entrar a la web sin muchos obstáculos, pero con esta última actualización me resulta casi imposible. ¡Hay días en que ni siquiera he podido autenticarme! Ahora sólo uso el cliente Echofon, funciona perfectamente desde mi cuenta por módem, y me permite monitorear los tweets, las mentions y los mensajes directos sin ningún problema”, afirma una profesora de la Universidad de La Habana.

En 2009 Facebook lazó su versión para conexiones lentas, denominada Facebook Lite, que mantenía las usuales publicaciones del muro, la gestión de fotos y videos y la visita a otros perfiles, pero limitaba las aplicaciones de terceros, con el fin de agilizar el funcionamiento de la plataforma.

Antes de que cumpliera el primer año, la iniciativa dejó de estar disponible para quienes preferían un escenario más dinámico de la red social, circunstancia que dejó pocas alternativas a quienes no disfrutan las bondades de la banda ancha.

No obstante, la perseverancia ha impedido que muchas personas abandonen Facebook gracias al acceso a través de su versión móvil, una opción aprovechable también en Twitter y hasta en el propio servicio de correo de Google. La fórmula, si bien atenta contra la interfaz atractiva de las versiones web y elimina prestaciones significativas, brinda un “atajo” a tener en cuenta en las horas más lentas de Internet en Cuba.

Otro tanto sucede con los navegadores, cuya elección y empleo se establece a partir de criterios entre los cuales se destaca la velocidad. “Los navegadores no son responsables de la lentitud, si la conexión no es buena, no se puede hacer mucho. Claro, algunos son extensibles como el Firefox, que permite instalarle complementos de mucha ayuda”, opina un estudiante de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI).

Internautas más avezados eligen la combinación de varios navegadores: “Por cuestiones de trabajo suelo utilizar, en este orden, Chrome, Opera y Firefox. Chrome, por la eficiencia en la gestión de recursos; Opera por las facilidades del Turbo para conexiones lentas y Firefox, que permite habilitar plugins de uso científico no disponibles aún en otros navegadores”, explica un investigador del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría.

Precisamente, la versión actual (11.11) de Opera ha sido reconocida en varios foros de la Web por los beneficios del Turbo, una funcionalidad que puede ser activada por los usuarios y que se apoya en los servidores del propio navegador para la compresión de imágenes y otros elementos, lo cual alivia “el peso” de los datos y, por tanto, incrementa notablemente la velocidad de descarga.

Aunque las imágenes ven reducida su resolución, el resto de los contenidos de las páginas permanece casi intacto, lo que hace de Opera un sistema a valorar para la navegación diaria desde conexiones lentas.

A las alternativas mencionadas se unen el bloqueo de los gráficos en los navegadores web y el uso de los agregadores RSS, acciones que completan algunas de las vías más socorridas por los internautas para sortear, desde Cuba, los avatares de “lenternet”.

Más información

Diez razones para cambiar tu navegador por Opera

Accede a Gmail desde conexiones lentas

Un comentario

  1. César

    Muy informativo, Gracias.
    Siento mucho que gente joven y capaz tengan que estar sufriendo esas inconveniencias. Pero ¿saben algo?: Esos obstáculos hacen que ustedes sepan más sobre conexiones que el estudiante promedio aquí en Puerto Rico.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.