Memes: el mundo de las ideas virales

Los memes son ideas virales que viajan de un lado a otro a través del mundo virtual.

“…crece la ola, crece la espuma, cuando cada vez más gente se suma”

MultiViral, Calle 13

El término meme fue empleado por vez primera en el campo de la biología, durante los ya lejanos años setenta. La primera alusión directa al mundo de la memética fue realizada por el zoólogo Richard Dawkins en su libro The Selfish Gene. Por aquellos años, sin embargo, hablar de memes significaba exclusivamente describir unidades culturales que son transmitidas entre individuos por vías muy diversas, pero a través de un canal común: la comunicación.

Del mismo modo, sin hacer referencia directa a la palabra “meme”; el sociólogo francés Pierre Bourdieu describió, en sus teorías sobre la reproducción social, un fenómeno que explica el modo en que los bienes simbólicos (habitus) se transmiten a través de las instituciones sociales más importantes: la familia, la escuela y los medios de comunicación masiva. Pero ni Bourdieu ni Dawkins, en medio de toda su lucidez teórica, pudieron anticiparse entonces a lo que vendría después de la mano de la revolución tecnológica.

 En la época previa a la Era Digital, propagar una idea se hacía el doble de complejo de lo que es ahora. El boom 2.0, la aparición de las redes sociales, los chats, canales de video online, entre muchos otros espacios de intercambio en la web, han posibilitado la desaparición de las fronteras de tiempo y espacio que antes limitaban el flujo de información a nivel global.

Por todas estas realidades, la información se ha convertido en un fenómeno viral. Los mensajes de formato diverso, ya sean imágenes, texto, sonido o video, pueden dar la vuelta al mundo en 80 segundos, quizás menos.

Pero ¿que tiene esto que ver con la teoría de los memes que dio inicio a este trabajo? Pues todo. Los memes, en su acepción adaptada a la comunicación online, no son sino esas ideas, mundos llenos de símbolos, que las personas divulgan y popularizan a través de toda su red de contactos en la web; incluso fuera de ella.En el artículo “El secreto de la viralidad”, publicado en El Huffington Post, la autora Delia Rodríguez nos dice que “un meme no es solo un monigote feo de Internet, un chiste sobre el “relaxing cup of café con leche” de Ana Botella, el Gangnam Style, Kony o los montajes del Cristo de Borja. Un meme es cualquier idea contagiosa”.

Las grandes industrias culturales, en su gran y oficiosa tarea mercadológica, han sabido aplicar con el rigor necesario el principio de éxito de las ideas, que no es otra cosa que su capacidad para ser transmitidas de un lugar a otro. Y no morir en el intento. ¿El secreto del éxito? La emoción, los sentimientos, el saber cómo mover sensaciones en los mundos individuales de cada persona y motivarla a querer “compartir” ese estado anímico con el mundo, literalmente.

Pensamientos replicados, ideas virales, en definitiva: memes. Sea cual fuere su denominación, la “memecracia” –como lo nombrara Delia Rodríguez en su libro Memecracia. Los virales que nos gobiernan– ha alcanzado el clímax de la virtualidad. La utilización del sufijo “cracia” responde a la necesidad de la periodista española en llamar la atención en torno al lugar que han venido ocupando los memes desde hace algún tiempo. Como ella misma dijera en el artículo citado: “hoy compramos, votamos, nos informamos y opinamos con memes que no hemos elegido de forma racional, sino emocional, y que otros han sembrado por nosotros. A este sistema lo he llamado Memecracia”.

Están por todas partes. En forma de comics virtuales, videos, canciones. El Happy de Pharrell Williams es un ejemplo de ello. La canción no es solo música, es una idea, un estado de ánimo que el mundo entero reproduce porque vende emociones positivas, un feeling positivo. El formato no es tan relevante como la idea en sí misma, lo que está intentando mover y el éxito que consiga lograr en el proceso. La canción ha logrado que se realicen versiones en ciudades como Dubai y La Habana; un ejemplo más de meme triunfador. Así sucedió también con la iniciativa del “Ice Bucket Challenge”, que forma parte de la campaña promovida por la ALS Association para sensibilizar a las personas en torno a la Esclerosis Lateral Amiotrófica; y a la cual se sumaron personas del mundo entero, entre ellos una buena parte del star system como Shakira, Lady Gaga, entre muchos otros.

El mundo conectado es actor y espectador al mismo tiempo en este universo de lo viral. En Cuba, por ejemplo, es notable el crecimiento y popularización de estas prácticas; especialmente en el sector joven. Muchas veces, sin embargo, este segmento de la población conectada asocia a los memes con la díada texto-imagen que tiene una intención burlesca.

“Para divertirnos y bromear un poco, básicamente”, fue la respuesta de un usuario joven de Facebook cuando se le preguntó con qué propósito publicaba memes en su muro. “Antes me tomaba el trabajo de hacerlos –continúa–, ya no; ahora solo pongo en el navegador: déjame tranquilo meme, Madonna meme, ay ya meme, me duele la cabeza meme, y sale de todo lo que busco”.

Ya sea en su versión “comic” –la más conocida en Cuba– o mediante videos y canciones virales; lo que si queda claro es que las ideas están vivas y el mundo de hoy es un hervidero de símbolos viajando de un lado a otro, contagiándose, expandiéndose a través del marketing de ideas que se ha vuelto moda en la web. Los memes llegaron para quedarse, inmersos en una red de información global, en la cual las buenas historias se traducen a número de veces compartidas en Facebook, retuits, favoritos, suscripciones en YouTube y comentarios en blogs. Siempre que sea atractivo, conmovedor, contagioso, el meme tendrá el mundo a sus pies; lo cual es, en definitiva, su principal función.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.