Sobrevivir con Windows XP

Después de 13 años Microsoft decidió dar por terminado el soporte técnico a una de las versiones más exitosas de su sistema operativo

Los usuarios de Windows XP han sido “víctimas” de la obsolescencia programada, una tendencia cada vez más común no solo entre las empresas productoras de software y hardware y que establece —incluso antes de ser presentado— un cronograma para el final de la vida útil de un producto o servicio.

Después de 13 años de explotación, Microsoft decidió dar por terminado el soporte técnico a una de las versiones más exitosas de su (todavía) popular sistema operativo: el Windows XP —las siglas vienen de experience, en inglés—, presentado oficialmente en el mercado en octubre de 2001.

Este sistema fusionó las dos líneas de desarrollo que mantuvo Microsoft en la década del noventa del siglo pasado; es decir, la doméstica con la serie de Windows 95, 98 y Me y la empresarial, a partir del núcleo NT, en el Windows NT y Windows 2000. Con el XP, las personas tuvieron un ambiente gráfico más agradable que en las versiones anteriores, las secuencias de inicio e hibernación fueron más rápidas y también mejoró la capacidad para instalar nuevas aplicaciones y desconectar un dispositivo externo, sin la obligación de reiniciar el sistema.

La última actualización del XP (el Service Pack 3) se produjo en 2008. Seis años más tarde, Microsoft reconoció que no invertirá más tiempo y recursos en el soporte técnico a un sistema operativo que ya considera superado por el Windows 7 y 8. “En 2001, cuando apareció Windows XP, la población que se conectaba desde su PC a Internet rondaba el 10 por ciento, mientras que hoy esa cifra se eleva al 77 por ciento”, reconoció la empresa con sede central en Redmond, para justificar el final del apoyo a su antiguo sistema.

No obstante, algunos han tratado, a un costo millonario, de prorrogar el soporte técnico al XP. Los gobiernos del Reino Unido y de los Países Bajos lograron un acuerdo para que Microsoft extendiera la atención al sector público de esos países, porque consideraron que les resultaba más barato pagar millones antes que actualizar, también con un enorme gasto, al mismo tiempo, el sistema de todas sus computadoras.

¿Qué significa el “fallecimiento” del Windows XP para los (millones) de usuarios que todavía tienen instalado ese sistema en su computadora? El hecho de que el sistema operativo detenga sus actualizaciones no significa que dejará de funcionar; sino que los ingenieros de Microsoft no van a investigar más ni a producir nuevos parches de seguridad y esto aumentará la vulnerabilidad de las máquinas frente a posibles ataques de malware o hackeos.

De acuerdo con Microsoft, el XP es cinco veces más susceptible de sufrir infecciones por virus y ataques de hackers y superarlas con éxito que Windows 8; aunque estos datos siempre vendrán acompañados de una mirada de recelo, porque resulta que esa empresa es la principal interesada en que las personas abandonen XP y adquieran Windows 7 u 8 (o el 8.1).

Los hackers saben que, si descubrieran un fallo en el XP, tendrían el camino abierto para explotar al máximo ese defecto en las PC que lograran penetrar. Esto obligará a no pocos en el mundo a adoptar varias decisiones. Además, tampoco podemos olvidar que es muy probable que el nuevo software y hardware que produzcan los fabricantes sea incompatible con el XP.

¿Cómo afrontar este problema? Microsoft ofrece como primera recomendación la instalación de inmediato de las versiones más recientes de Windows (especialmente el 8); pero estas exigen que la computadora tenga mejores prestaciones (un procesador más potente, al menos 1 gigbyte de memoria RAM y mayor capacidad de disco duro.) Con todo esto de por medio, quizás no sea una solución económicamente viable para algunos, así que pueden emplearse otras opciones.

Una de las variantes menos complicadas y más recomendable para quienes naveguen por Internet es instalar un navegador que todavía reciba actualizaciones para XP, sobre todo el Mozilla Firefox, que anda por la versión 29.0.1 o el Chrome, de Google, ya que esta compañía aseguró que dará soporte a su navegador en XP hasta abril de 2015. Además, también pudiera ser muy útil ajustar los permisos de los usuarios que trabajan en la computadora. Por ejemplo, si se utilizara todo el tiempo una sesión de usuario sin privilegios y se emplearan los permisos de administrador solo para tareas concretas, entonces se reduciría el peligro, porque la persona evitaría la acción de exploits que aprovechan las fallas del navegador, de Java o Flash para infectar la PC.

Otra posibilidad, probablemente más interesante, sea olvidar a Windows y comenzar a utilizar un sistema operativo de código abierto como Ubuntu, que “corre” sobre una PC con menos prestaciones. Este sistema tiene una interfaz gráfica cada vez más amigable y viene con una amplia variedad de software de código abierto como Firefox, Thunderbird y LibreOffice.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.