Vientos de cuaresma: Candito el rojo

Seis imágenes de la novela de Leonardo Padura, Vientos de cuaresma, protagonizada por el popular detective Mario Conde.

Casa de Josefina y Carlos, refugio espiritual de Mario Conde.

«Candito el Rojo había nacido en un solar de la calle Milagros y aunque ya había cumplido los 38 años todavía vivía allí». (p 56).
Iglesia de Los Pasionistas, en La Víbora, donde Conde fue a buscar a Candito el Rojo.
«El viento peinaba la Calzada del barrio como si aquel arrastre de suciedades y tierras muertas fuera su única misión en el mundo. El Conde lo sintió hostil, compacto, pero decidió enfrentarlo. Le pidió a Manolo que lo dejara allí mismo, en la esquina del cine, sin decirle que solamente quería caminar, caminar por su barrio…» (pp 78-79).
«[…] aquel paseo en solitario por el barrio era un placer que cada cierto tiempo el Conde se concedía: en aquella geografía precisa habían nacido sus abuelos, su padre, sus tíos y él mismo y deambular por aquella Calzada […] era una peregrinación hacia sí mismo hasta los límites que pertenecían ya a las memorias adquiridas de sus mayores». (p 79).
«Avanzando hacia su casa, de cara al viento y dejando que la brisa arrastrara minutos vacíos, el Conde sintió otra vez la comunión sentimental que lo ligaba a aquella calle mal pintada y sucia en la que faltaban ya muchos girones de sus propias remembranzas…» (p 80)

3 comentarios

  1. Dalia Acosta

    Siempre que se lee un libro existe una diferencia entre el mundo real, el que nos cuenta el escritor y el que nosotros imaginamos. En estas fotos, de pronto, las realidad-real, la creada y la imaginada, empiezan a mezclarse.

  2. zoraida portillo

    No he tenido la suerte de conseguir Vientos de Cuaresma aún, pero acabo de leer ElHombre que amaba a los perros y, varios días después de finalizar su lectura aún sigo subyugada, sin atreverme a empezar otro libro. Creo que esta es su mejor obra, no solo porque logra una verdadera novela histórica sino por esas pinceladas –o brochazos– de su propia realidad: hace reflexionar, cuestionarse y replantearse muchas cosas tenidas como ‘verdades’ inamovibles, pero de una manera tan sana, tan fresca, tan natural que no hacerlo sería pecar de necedad. Voy a hacer circular su libro por medio Lima.

  3. Pamela McCollum

    Leí el “Cuarteto” y me encantó. Yo visité a La Havana y me imaginé como era la casa de Carlos y su mamá pero fué una gran sorpresa encontrar una foto aqui. He revisado todas las fotos de los libros y creo que es un regalo a los lectores. Es muy original y personal. Grácias.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.