Canciones para una dama que cumplirá 500 años

Múltiples son las melodías dedicadas a La Habana. El cantautor Amaury Pérez las reúne en un CD, en vísperas del 500 aniversario de la ciudad.

Uno de los cálidos atardeceres en La Habana.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La otrora villa de San Cristóbal de La Habana, que este año llegará a sus 500 de fundada, ha sido objeto a través del tiempo de la atención de los compositores e intérpretes musicales de diferentes estilos y generaciones.

Hace poco el cantautor Amaury Pérez Vidal decidió reunir en un CD once de las más conocidas y bellas canciones que llevan la impronta del título del fonograma: De amor a La Habana.

En él se mezclan aquellas más añejas y nostálgicas como la Hermosa Habana de los Zafiros hasta otras más recientes como Sábanas Blancas, de Gerardo Alfonso o menos difundidas, como la antologable Habáname, de Carlos Varela de la que la cantante española Ana Belén tiene una hermosa versión.

Todas hablan de un lugar mágico pero en sus palabras de presentación del disco, Pérez Vidal se refiere a la labor titánica de Eusebio Leal para quien también hay en la recopilación el homenaje del trovador Polito Ibáñez que se titula, como el documental para la que fue compuesta: Leal al tiempo.

Vista del Parque Central desde los altos del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Foto: IPS_Cuba

“Eusebio, dice Amaury, es el amigo leal desde los días inciertos de nuestra ciudad (…) Los dos preferimos las dudas toda vez que comprendimos temprano que las certidumbres son el refugio de los tontos”.

Con un bello diseño que incluye fotos del Malecón y otros sitios emblemáticos de la capital cubana, el disco de Amaury nos muestra a un intérprete que ha sabido llevar a su estilo todo el caudal de danzones, baladas, melodías del pop y hasta guaguancó lo que da muestras de una versatilidad poco frecuente así como de su buen gusto para escoger el repertorio contenido en este CD.

En las citadas notas al álbum, Pérez Vidal expresa: “Cuando sus predios se circunscribían únicamente al Palacio de los Capitanes Generales y los míos al de una guitarra y unos cuantos entusiastas que seguían mis canciones de parque en parque, Eusebio me brindó, en las escaleras que impulsan al infinito en la vetusta edificación, alivio y acomodo”.

Tradición y modernidad conviven naturalmente en la capital de Cuba.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

Después de una larga referencia a su amistad con Leal, al que lo une, entre otras cosas, el credo religioso, Amaury concluye: “Por eso y más me he permitido regalarle este disco que recoge una parte de las canciones que nuestra ciudad mereció, porque cantarla y honrarla debía ser el empeño de cada cubano noble que en cualquier confín del planeta se sienta en deuda con ella y con quien levantó y movió el corazón de las piedras, las lozas, las murallas, los edificios y los Paseos para que hoy, orgullosos los disfrutemos”.

Nada más justo que recordar a Eusebio Leal cuando de hable, se cante o se escriba de una Habana que nadie como él ha sabido preservar y levantar de sus ruinas en el transcurso de décadas y tiempos difíciles.

Este disco de Amaury Pérez contribuye a demostrar cuánto los artistas, en este caso los músicos, aprecian a su ciudad, esa dama que próximamente llegará a sus 500 años de existencia en medio de la resistencia y la refundación de hombres que no la dejaron ni la dejarán morir en lucha permanente contra la erosión y la desidia. (2018)

4 comentarios

  1. Enrique Pineda Barnet

    Menos mal que podemos recoger las sábanas.

  2. Lourdes de los Santos

    Me gusta mucho las crónicas que escriben en La Esquina, por qué no hacen una dedicada a los 500 años de la ciudad en otros municipios que no sea Habana Vieja. Los festejos abarcan toda la capital y eso parece estar en el olvido de quienes pueden hacer algo para revitalizar instalaciones patrimoniales de esos sitios.

    Un abrazo,

  3. Marta Elena

    Genuino defensor de lo que piensa, cree y vive al lado de los que lo quieran, y también al lado de los que no lo quieren y no se dan cuenta que están dejando pasar al amigo, compatriota y ante todo cubano, como sus padres le enseñaron a ser,decir y actuar desde la cuna, en pleno derecho de ser humano.
    Te admiro mucho, vivimos cuando niños en el mismo edificio, soy la sobrina de Manolín Álvarez Robles y prima de Manolín Álvarez Martínez, tengo tu misma edad.

    Saludos

  4. Odet

    Una excelente manera de homenajear a nuestra Habana, tan reconstruida pero tan maltratada por algunos de sus habitantes. Me pregunto si ya se ha hecho costumbre el hecho de que para muchos ciudadanos ver montones de basura por dondequiera sea algo natural. Ojalá y estemos a tiempo para sanearla con el aporte verdadero de todos.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.