Rafael Alcides: Un poeta de pura cepa

Con la muerte del escritor, ocurrida el pasado 19 de junio, Cuba pierde al más confesional de los coloquialistas de la isla.

Rafael Alcides fue el más coloquialista de los poetas cubanos.

Foto: Tomada de Editorial Verbum

Más allá de sus controvertidas posiciones políticas, el poeta Rafael Alcides, fallecido el pasado 19 de junio a consecuencia de un cáncer, deja un inmenso vacío en el panorama de la literatura cubana del cual fue un imprescindible y notable protagonista.

Nacido en Bayamo, en 1933, Alcides se dio a conocer tras el triunfo de la revolución cubana de 1959 con los cuadernos Himnos de Montaña, de 1961 y Gitana, de 1962.

Pero no fue, en mi opinión, hasta 1983 con la publicación de Agradecido como un perro cuando este escritor alcanza su mejor definición en la vasta corriente del coloquialismo cubano a la que aportó una emotividad, una sinceridad y una ingeniosidad que difícilmente pueda ser superada por alguno de sus contemporáneos.

Este libro lo convirtió en un referente para los poetas nacidos en la década de los 50 del pasado siglo y dio a Rafael Alcides un lugar de honor en la poesía cubana que ninguna veleidad política conseguirá borrar.

En opinión del crítico Virgilio López Lemus el poema homónimo que figura en este volumen “resulta una obra de arte de la palabra conversacional, propio de la línea emotivo-especulativa o emocional y meditativa que él arrojó dentro de la corriente poética comandada por su generación: el coloquialismo”.

Aunque se aventuró alguna vez en la prosa con su novela Contracastro que obtuviera mención en el concurso de la Casa de las Américas, en 1965, y con la colaboración que hizo a El Cazador del también poeta Raúl Luis, es indiscutible que Alcides era fundamentalmente un hombre de versos cuya autenticidad y carácter convencional lo llevaban a tocar, con un trasfondo semi-filosófico, todo lo relativo a temas como la realidad social, el amor, la amistad y la vida cotidiana sin reparar en el tono levemente antipoético que él asumía con ejemplar magisterio.

Dos de los varios libros publicados por el poeta Rafael Alcides.

Foto: Tomada de amazon.es

Graduado de química industrial en la Escuela de Artes y Oficios de La Habana se dedicó, sin embargo, en lo fundamental, a su propia obra escritural y además se desempeñó como productor, director y escritor de radio desde donde —con su programa “En su lugar, la poesía”— promovió a los poetas cubanos.

Aunque ya he dicho que Agradecido como un perro es la que considero su obra cimera no pueden tampoco ser olvidados libros posteriores como Nadie (1993). Noche en el recuerdo (1989) e Y se mueren y vuelven y se mueren, también de 1989.

En ellos Alcides asume un lirismo que parte sobre todo de temas autobiográficos que encontramos a lo largo de toda su obra y que lo convirtieron en el más confesional de los poetas coloquiales cuya etiqueta mantuvo hasta el momento de su muerte.

La cultura cubana pierde con él a un hombre que, al menos durante los años que publicó su poesía en las editoriales cubanas, mantuvo siempre una excelente calidad y un estilo inconfundible capaz de influenciar a más de una generación de poetas cubanos.

Lamentable esta muerte que nos llega junto a la de otros escritores, como Miguel Mejides, en este junio fatídico.

La literatura cubana está de luto pero nos quedan los libros de un autor al que solamente el tiempo decidirá hacer trascender o confinar al olvido. En el presente su obra continúa en el recuerdo de los que lo admirábamos. (2018)

4 comentarios

  1. Miguel Ángel

    Olvidado en Cuba, venerado entre la diáspora que lo considera un maestro de la poesía coloquial. Gracias por recordádnoslo.

  2. Luis Alberto

    Al maestro Alcides lo seguiremos recordando más allá de su muerte, por su poesía.

  3. Aimé

    LO SIENTO, NO CONOCÍ NADA DEL OCCISO. PERO QUE DESCANSE EN PAZ, IGUAL. ALLÁ ARRIBA CREO QUE HAY UN PARNASO DE VERDAD.

  4. Ángel

    Qué gran poeta olvidado e icomprendido. Gracias por rescatarlo

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.