Con Leonardo Padura y Mario conde en una isla desierta (III)

Lecturas para la cuarentena.

Luego de haber leído en a(isla)miento la tetralogía Las cuatro estaciones (Pasado perfecto, Vientos de cuaresma, Máscaras, Paisaje de otoño), además de La cola de la serpiente, Adiós, Hemingway, y La neblina del ayer, le llegó el turno a la siguiente novela en la que Mario Conde ejerce como detective por cuenta propia.

Los efectos de la globalización en la joven narrativa cubana

En días de confinamiento por la covid-19, editoriales como Cubaliteraria o Claustrofobias promueven la lectura digital de obras de jóvenes narradores cubanos que apuestan por crear historias, que por su universalidad, se acerquen más a las preocupaciones del ser humano.

A consecuencia de la actual pandemia del nuevo coronavirus, no pocas editoriales cubanas promueven la lectura digital de obras de autores cubanos. Esta posibilidad la he aprovechado para acercarme a la creación de los más jóvenes narradores, en especial aquellos que cultivan el cuento y la novela.

El mercado de la literatura: ¿necesidad o coyunda para el escritor?

El mercado del libro en Cuba es apenas considerado por las editoriales pero resulta acaso una necesidad porque conlleva a un menor derroche de recursos en la hora actual de Cuba.

En los últimos meses he leído algunos artículos, entrevistas y comentarios donde las alusiones a la importancia o necesidad de un mercado para el libro en Cuba parecen estar abriendo una brecha en la hasta hace muy poca generalizada opinión de que escribir para vender es despojar al acto creador de su pureza original.

Internet y redes sociales

La expansión de la conexión Cuba.

El enorme avance de la tecnología en la informática ha modificado todo el campo de las comunicaciones y construido nuevos modos de ofrecer y situarse en la noticia, recepcionarla, y devolverla en la lectura. Su impacto ha tardado en llegar a Cuba, pero ya está aquí.