Academia Cubana de la Lengua: por una mayor visibilidad

Una de las instituciones más grises de la vida cubana empieza a dar pasos significativos por hacerse presente en la sociedad.

A la Academia Cubana de la Lengua le queda mucho por hacer.

La Academia Cubana de la Lengua, una de las instituciones que parecía cocinarse en su propia salsa ha comenzado a despertar, especialmente después de hacer público su desacuerdo con la supresión del examen de español para el ingreso de los estudiantes de los preuniversitarios vocacionales de ciencia (IPVCE) a la educación superior.

Aunque el Ministerio de Educación contestó con sus argumentos a esa decisión, la incidencia de la Academia en el asunto sirvió para acercar a lo que hasta ahora era casi un círculo cerrado de eruditos a la comunidad.

Vea más:

La Academia Cubana de la Lengua manifiesta su desacuerdo con la eliminación del examen de Español de los estudiantes de los IPVCE a las pruebas de ingreso a la educación superior.

En opinión del intelectual Reynaldo González, miembro de la citada institución “desde que se ha vinculado más estrechamente en el cumplimiento de labores como la confección de diccionarios y asuntos de metodología, las academias de la lengua están funcionando con más certeza”.

Según González en ocasiones la distancia fue adversa, mostraba un centrismo dañino. “La nuestra, como posiblemente todas, padece de algún enseñoramiento de vieja dama que muestra sus medallas y puede funcionar mejor en la misma medida que se asuma como parte de la comunidad frente a temas que no siempre tienen rango elevado, pues el habla se ejercita a diario y sin tantas previsiones”.

En estos días, afirmó el académico, por la prisa de resolver lo que parece insuperable se intenta tomar medidas tipo úcase en relación con la enseñanza de la lengua y corremos el riesgo de tener mañana especialistas baldados para mostrar su especialización.

En la Academia, continuó, entendemos que se desvalorizaba la enseñanza y el uso del español y saltamos. No siempre lo hicimos con tanta celeridad aunque en cuanto al uso del español estamos en un período de total desvarío.

“Esa confrontación es tarea de la Academia Cubana de la Lengua. A nuestra sociedad, que no está empleando con propiedad el idioma, le urge un aprendizaje del español, desde el grado más bajo hasta la cumbre. Los futuros científicos requieren del idioma en grado sumo para que resulten buenos científicos, con lo aprendido bien cimentado y expresado”, concluyó.

Por su parte, el actual director de la Academia cubana, Rogelio Rodríguez Coronel estima que la institución que preside, durante los últimos tiempos ha ganado en organización, visibilidad y participación efectiva no solo en los proyectos panhispánicos sino también en los propios así como en el desempeño de su misión social.

Tras enumerar una larga lista de trabajos desarrollados por la institución resaltó el del diccionario escolar en el cual, según declaró, ha habido este año un resultado sobresaliente puesto que en él se han tomado en cuenta las particularidades de la variedad cubana del español.

El Ministerio de Educación de Cuba anunció en abril de 2018 la decisión de suspender el examen de español para el ingreso de los estudiantes de los preuniversitarios vocacionales de ciencia (IPVCE) a la educación superior.

Esperamos —dijo— que una edición de lujo se presente en las celebraciones por los 500 años de La Habana, y que también se pueda imprimir y distribuir una mayor cantidad en las escuelas.

Interrogado sobre lo que a muchos parece una tardía incorporación de nuevos miembros con la reciente de Leonardo Padura (ya miembro honorífico desde hace algún tiempo de otras dependencias latinoamericanas, Cira Romero y Reynaldo Montero), Rodríguez Coronel reconoció que se fue moroso al no concederles antes un puesto en la institución.

Pero, explicó, el proceso de entrada a la Academia sigue los pasos refrendados en los estatutos.

Confesó que mucho les hubiera gustado, a él y a otros académicos que las tres personas mencionadas y otros fueran miembros plenos de la corporación desde hace mucho tiempo.

Precisó sobre el proceso de admisión, que la cantidad de académicos está sujeta al número de letras del alfabeto. “En la Real Academia Española, por ejemplo, se eligen los miembros teniendo en cuenta las mayúsculas y las minúsculas. En Cuba solo las mayúsculas”,

Luego, indicó, cuando hay plazas vacantes y se abre el período electivo el posible nuevo miembro tiene que ser nominado por, al menos, tres académicos numerarios y con su correspondiente fundamentación, basada en su obra y quehacer en el campo de la lengua española.

“Se circulan los currículos y se eleva a análisis en el pleno de la Academia. Posteriormente se realiza una votación secreta para ocupar la silla vacante y quien logre, en una primera vuelta electiva las dos terceras partes de los votos, es elegido para ocupar esa silla”

Es elegido, subrayó, quien reciba el apoyo de la mitad de los votantes más uno. “Este proceso generalmente dura un buen tiempo porque cada etapa se realiza en una sesión del pleno que tiene lugar una vez al mes”.

En abril de 2018, a Leonardo Padura se le concedió la condición de
Miembro de Número de la Academia de la Lengua de Cuba, tras haber sido
nombrado antes Miembro Honorario de las Academias nacionales de Puerto
Rico, Panamá y Costa Rica.

Foto: Lucía López Coll

Pero repito, declaró Rodríguez Coronel, tienes razón y analizaremos las posibilidades que nos dan los estatutos para que podamos ser menos morosos.

En definitiva todo parece indicar que la Academia Cubana de la Lengua ha tomado un buen rumbo y que como dice su director aunque mucho se ha hecho, imposible de ser enumerado totalmente en este espacio “se ha avanzado pero queda mucho por hacer. (2018)

2 comentarios

  1. Teresa

    Qué buena noticia que Padura ya sea miembro de la Academia Cubana de la Lengua. ¡Al fin le reconocen el mérito por la calidad literaria de su obra!

  2. Osvaldo Betancourt

    La verdad que la Academia debe tener más vínculo con la sociedad. Ojalá que sea así su desempeño. Felicitaciones por tocar este tema.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.